Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

domingo, 28 de marzo de 2010

LA REVOLUCION RUSA DE 1917

Una presentación en 13 segmentos en video de la revolución rusa de 1917. Conocer la historia nos brinda la oportunidad de tener una visión más clara del presente y del futuro.

LAS PIRAMIDES DE EGIPTO


Esta exposición en video sobre las pirámides de Egipto nos ayuda a comprender las encumbradas preguntas respecto de cómo fueron construidas con las limitadas técnicas de ese tiempo. Un intento por conocer la grandeza de esa civilización.

sábado, 27 de marzo de 2010

Maravillas Modernas: Tecnologia del futuro

ADELANTE le acompaña para hacer volar la imaginación con las invenciones del futuro. Una época del porvenir donde no va a existir el límite de velocidad y la transportación se hará en medios multifuncionales: tierra, mar y aire. Vivamos la ficcion de hoy (una produccion de the History Channel)

PARA TOMAR MEJORES FOTOGRAFIAS

ADELANTE le ofrece algunas sugerencias técnicas a ser aplicadas a la fotografía. Para aquellos que gustan de este arte los recursos disponibles en la red pueden ser muy beneficiosos.

viernes, 26 de marzo de 2010

Las Tribus Indios de America


ADELANTE le presenta "Video_cultura", donde se han expueston en vídeos las costumbres y tradiciones de las tribus de indios de América. Otros videos producidos por reconocidas empresas de documentales sobre temáticas de la antigua y actual cultura de América se presentan en este blog.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Día D (lo que nunca vimos)

ADELANTE le presenta un documental directo del internet, originalmente publicado por the Historic Channel (en español)

Sandro la historia detras del mito



ADELANTE presenta un atributo a Sandro de América, el cantante argentino que cautivó los corazones de los jóvenes de América en un tiempo de grandes dificultades para tanta gente pobre de nuestros países. Fuente: Youtube.com.

martes, 23 de marzo de 2010

Fidel la historia no contada


Mire una serie de 9 vídeos sobre la historia no contada de Fidel Castro. Conozca la verdad sobre la revolución cubana, detalles no expuestos por los medios dirigidos por los Estados Unidos.

lunes, 22 de marzo de 2010

Armas raras de la II Guerra Mundial (Videos)

Los imperios envueltos en la Segunda Guerra Mundial en su afán por ganarla, desarrollaron nuevos inventos bélicos, muchos muy éxitosos otros grandes fracasos. Esta presentación queda a merced de los curiosos y los eruditos de la investigación de la histórica.


La rebelión de los desheredados

Rebelión

domingo, 21 de marzo de 2010

Guerra contra la Democracia/War on Democracy

Le presentamos un documental atrevido de John Pilger realizado en el 2007 sobre la guerra que libra Estados Unidos contra la libertad de los pueblos latinoamericanos. Aquí se muestra la verdad de lo que pasó en Venezuela durante el golpe de estado y por que el odio contra su presidente. Tómese el tiempo para estas reflexiones. Con la verdad que seguiremos ADELANTE. Ver el documental...

sábado, 20 de marzo de 2010

JUICIO AL GENERAL PEDRO SANTANA

Luis M. Campillo
Para muchos el general Pedro Santana y Familia fue la primera espada de la independencia de la República Dominicana. Aunque no estamos de acuerdo con esa aseveración, reconocemos que su participación en los acontecimientos que sucedieron a la gesta del 27 del febrero de 1844, fue determinante. Seguir leyendo...

jueves, 11 de marzo de 2010

Periodismo cultural en los primeros años del siglo XX

Un científico dominicano poco conocido

LECTURAS POR Santiago Estrella Veloz
Los dominicanos generalmente damos poca importancia a nuestros hombres de ciencia, quizás por la creencia de muchos de que el país no ha tenido ni tiene científicos. Se trata de un grave error, pues sí los ha habido y los hay; lo que pasa es que casi siempre las mentes brillantes suelen escudarse en la humildad, sin alardes, algo propio de los genios. Seguir leyendo...

Sobre el general Desiderio Arias

Con ánimo de agradecida cortesía, correspondo al pedido de los lectores que, desde el exterior y desde aquí, me han enviado mensajes en solicitud de datos sobre el general Desiderio Arias. Seguir Leyendo...

La felicidad a su entera disposición


Lunes 08 de Febrero de 2010 03:52 Eramis Cruz

La vida nos invita a la felicidad. Basta con observar un arcoíris inesperado; oír el canto de un ruiseñor una tarde de verano; el descenso de una catarata o la secuencia de las olas del mar, el estruendo de su espumosa agua deslizándose sobre la arena.

La melancolía nos embarga con frecuencia al recordar el lar nativo. Al morir la tarde el entorno se decora con la sombra de los cocoteros. Quién no da un salto al pasado para sentir las manos protectoras de la abuela todavía caliente, como la tasa del café recién colado. Fueron nuestros antepasados los primero evocadores de héroes y heroínas que con valentía desafiaron al cruel invasor y al criollo traidor. Es difícil olvidar cuando la vieja de atuendo desteñido se sentaba rodeada por los niños y narraba sus cuentos e historias, demostraba con destreza y habilidades increíbles e incomparables con los diestros productores de cine y literatura de hoy. Los mayores conservaban en su memoria diáfana voces y ecos de esas tradiciones culturales. No deja de ser impresionante saber que nuestros antepasados fueron fuentes principales de grandes libros y enciclopedias que descasan empolvadas en los estantes de las bibliotecas y pasaran al futuro en las fuentes digitales del universo. Hablamos de un pasado de grandes, alegrías, dificultades, y contratiempos para mostrar que la felicidad sólo es posible concebida con una simultaneidad, concurrente a sus contrariedades.

La felicidad es proyectada como el fin de la vida, se nos presenta en líneas verticales y horizontales que se niegan a descender cuesta abajo. Aquel que acondiciona su felicidad al proyecto que no alcanza o al recurso que no tiene, vivirá compelido a carecer de ella. Debemos reconocer que para muchos la felicidad tiene un precio muy caro a pesar de que todos podemos ser felices. Tu felicidad no depende de nadie más que de ti, reside en lo recóndito de tu interior donde sólo tu libre albedrío impera.

No cuentas con nada más valioso que la vida, y ni siquiera ésta puede ser una condición para que sucumba el poder de tu interioridad. No es infeliz aquel que llora, ni aquel que reclama y no necesariamente aquel que cumple una condena. La felicidad no es relativa al mundo exterior del ser pensante, no es un estado ajustado al juicio del observador que asume según sus percepciones.

......La nueva vecina parece que vive al borde de un ataque cardíaco, da la impresión de llevar una vida miserable, dependiente de un marido abusivo, unos niños caóticos y ruidosos, y dos jóvenes rayando la adolescencia. Si el hijo no está arrestado es porque está libre bajo palabra. La hija no estudia ni trabaja, y se pasa el tiempo rodeada de prospectos maridos graduados en la universidad de los fracasos. La mujer no puede sobrevivir sin los cupones de alimentos, sin el subsidio de vivienda para pagar el alquiler. El marido de la mujer dice que odia las corbatas, se justifica diciendo que no soporta el agravio de una prenda innecesaria. Maneja un carro destartalado que consume más que lo que produce. El hombre no tiene tiempo para nadie en la casa, lo usa para ver el fútbol y tomar cervezas.

Esta mujer es coparticipante y responsable directa de la vida que lleva, una etapa de su vida le ha conducido a la otra. Podría resolver todos estos problemas si en primer lugar estuviera consciente de que tiene un problema, que requiere de un plan para resolverlo. Esto es partiendo de la premisa de que su vida pudo tomar otro camino si no se hubiese dejado arrastrar por las casualidades y las causalidades. Nada en la vida es tan gratuito como parece y todo lo que requiere esfuerzo es porque tiene su valor, hay que saber mirar más allá del día siguiente y ser cauteloso a la hora de firmar un compromiso. Lo que la vida no garantiza para ti tampoco lo garantiza para otros. El principio de que todo lo que empieza termina es relativo, porque niega los procesos evolutivos que garantiza el avance progresivo de esencialidad y la existencia perenne, las cosas se transforman pero no desaparecen.

Esto no quiere decir que al hacer de la felicidad un proyecto personal adherente a la misma vida, se excuse al estado y a la sociedad en su conjunto de su responsabilidad de hacer disponibles los medios necesarios para el desarrollo de ser humano. Es obvio que nos referimos a esas condiciones que demuestran que existe una falta acción efectiva por parte del individuo, una carencia de inversión en su propia persona, consecuentemente se afecta a los que dependen de sus activos para sus realizaciones, en el caso específico de la familia. Un marido abusador multiplicado por una mujer atropellada y dividido por los hijos victimados dará como resultado factores de violencia domestica, que para colmo resultará sucesivo para sus proles. En este escenario la felicidad sufre los embates de conceptos errados sobre la manera de tomar control del yo, y de lo que de él depende.

En el transitar por este mundo todos tenemos tiempos prósperos, pero también confrontamos grandes dificultades y hasta frustraciones. Pero existen necesidades básicas e imprescindibles que deben ser satisfechas para no atrofiar la capacidad de pensar y de existir. Imponerse a los problemas y levantarse de la caída parece ser una condición para forjar la fortaleza y el carácter. La felicidad puede ser una constante y ser feliz siempre, aprender a ser feliz en todas las circunstancias. Es que la felicidad es una satisfacción, un premio por la tarea bien desarrollada, un sentido del triunfo por ganar lo confortante y duradero, la felicidad es muchas otras cosas aún no definidas. Un empleo mal remunerado no tiene que ser una condena a una vida miserable, uno puede cambiar el empleo o regresar a la universidad para hacerse una carrera que lleve a otra escala en el mundo laboral.

Aunque emprendamos empresas para ser felices los problemas no deben convertirse en factores destructores de la felicidad. No hay razón para que un hombre que se queda sin trabajo en poco tiempo se queda sin el automóvil y luego también pierde a su mujer, su vida sigue a la deriva y termina pagando manutención de niños y tomando terapia o tratamiento de salud mental. Cuando se permite una reacción en cadena se produce un efecto dominó y consecuentemente todos se derrumba a nuestro derredor. La vida demanda vivir atento a los signos que preceden al inicio del fatalismo. La felicidad demanda de condiciones que de una u otra manera no excluyen a nuestros relacionados.

Es verdad que uno puede vivir feliz, y no es menos cierto que uno puede morirse feliz, todo depende del concepto de la vida y de la muerte. La gente que verdaderamente comprende el concepto de la felicidad ven cada día como un gran logro, como un gran escalón, independientemente de cuál es la misión en la que enfocan sus afanes. No hay dudas de que nuestro cuerpo exige porque necesita el oxigeno que abunda en el aire, para ellos debemos aprender a respirar, en esta dirección debemos preocuparnos por mantener un medio ambiente sano, libre de contaminación, para que juntos disfrutemos de la vida, con mayor felicidad. Quiere decir es existe la posibilidad de que como miembros de una comunidad entremos en conflictos con intereses gubernamentales o privados para proteger la ecología. Igual que el efecto dómino, aquí podemos concebir la ley de la relatividad conectando nuestro empeño por ser feliz.

Autor: Eramis Cruz

Cuando la gente piense en lo que piensa

Viernes 05 de Febrero de 2010 01:38 Eramis Cruz

¿Por qué no pensamos un poco? esto es algo que no cuesta mucho, los seres humanos pensamos inclusive antes de nacer. ¡Tan fácil que es pensar! sin embargo existen cosas muy valiosas en las que nunca pensamos. ¿Será que uno tiene que aprender a pensar? Pedagógicamente aprende y pensar no es la misma cosa, aunque es cierto que uno aprende pensando lógicamente matizando la praxis.

De seguir el curso que llevamos, pensar será cada vez más difícil, el mundo está lleno de distracciones por todos lados. Existe cada vez más comodidad para hacer fácil las cosas cotidianas y las funciones profesionales. Si de algo realmente somos libres es de pensar lo que nos venga en gana. Claro, hace mucho tiempo que quedó establecido en todos los países del mundo que los hombres (incluidas las mujeres) somos iguales. El presidente de tu país no es más que tu, tu jefe en tu trabajo no es más que tu, Bill Gates con todos sus millones no es más que tu, de manera que ningún hombre ni ninguna mujer de este mundo es más que tu, pero tu tampoco eres más que nadie. En palabras más simples, independientemente de la posición que una persona desempeñe en la sociedad y la cantidad de dinero y bienes que posea, eso no la hace más grande que otra persona, aunque esa persona sea un limosnero o un ignorante que raye en lo ridículo. El honor de un Juez en una corte es atribuido a su puesto, no a su persona, luego que baja del estrado es igual que los demás. El lenguaje corporal del mundo de la gente está repleto de percepciones erróneas. Uno necesita fuerza para ignorarlo.

Esto es importante tenerlo presente porque si algo afecta a la sociedad que vivimos es la discriminación y la auto-discriminación, cuando la persona tiene una autoestima baja y depresiva por sentirse como ciudadano de segunda clase. Sabemos que la discriminación es un problema gravísimo en grado superlativo, especialmente porque muchos negros y otras minorías han tomado una actitud de indiferencia y el tema se trata superficialmente luego de las luchas civiles en los Estados Unidos. Los ciudadanos que viven al margen de la sociedad no se sienten seguro de expresar su pensamiento libremente a causa de las experiencias negativas acumuladas. El hecho de que un negro se moleste porque le llamen negro, no implica que deja de ser un negro, y no hay ninguna razón por la que debería sentirse avergonzado, pero cuando el adjetivo es tergiversado entonces la actitud es ofensiva, pero si las minorías se detienen a pesar el campo de ataque es en la sociedad que radica todavía, en la discriminación institucional.

Este principio de la igualdad de todos los hombres, fue mejor establecido con la Revolución Francesa de 1789, pero pensándolo bien, nunca debió ser de otra manera, especialmente en los pueblos que vivieron por mucho tiempo bajo el cristianismo. Entonces ¿cómo puede uno explicarse tantas contradicciones, tantos males y tantas desigualdades inclusive en el mundo de hoy?

Como dice el dicho, una cosa piensa el burro y otra cosa piensa el jinete, y si el jinete se descuida es probable que lo tumbe el burro. Si queremos ser hombres y mujeres libres debemos de aprender a ser libres para pensar, hombres y mujeres libres de pensamiento, y así podemos ser libres también en nuestro mundo. Una persona que piensa libremente pondrá como condición vivir en una sociedad también libre.

Libre de formar una familia con derecho a vivienda digna, a educación accesible, libre a vivir con una estabilidad económica y un trabajo libre de explotación y humillaciones, que le permita vivir con seguridad, sin temor a perder la fuente principal del ingreso. Es fácil oír la expresión “Esta despedido”, “you’re fired”, claro, en una sociedad donde el trabajo es un artículo que se vende y se compra, estas cosas son permitidas porque no se piensa verdaderamente.

Pensar lo que otro quiere no es pensar con cabeza propia. Hay un periodista que trabaja para la cadena Univisión llamado Jorge Ramos. Este es el niño dorado de ese gigante de la comunicación. Este hombre, como otros tantos de la otra cadena, CNN, es de los que no informan los hechos ni los procesos, sino que los elaboran según su propia óptica, de manera que el televidente asimile una noticia amañada, torneada como conviene al mundo de la manipulación del pensamiento. No es necesario ser un analista, simplemente observe y piense, no sólo qué se informa sino como se informa. Ya Haití dejó de ser noticia de primera plana, otra vez nos llevan a la rutina, a los programitas de luces de colores que consumen nuestro tiempo libre para pensar. Otra vez la Belleza Latina, una máquina para clonar muchachitas morenas para convertirlas en rubias plásticas con pelo dorado, y depravaciones sexuales, esto lo hacen tan simple como darle un bezo a un sapo. Tienen éxito con la gente que no piensa como se le usa. Piense cuantos programas de Univisión son realmente formativos, cómo nos cultivan las novelas o culebrones.

Univisión es solo un ejemplo de otras tantas cadenas que presentan programas que nos no representan, y que enfatizan con doble acento el racismo y la exclusión, el consumo a través del estilo de vida vanidoso propio de la globalización.

¿Cómo se aniquila la capacidad de pensar del ser humano, cómo se desgasta el talento, cómo se gastan los recursos en un sistema educativo que no hace feliz a nadie porque el hombre es parte de una maquinaria para la intelectualidad al servicio de la producción? Usted se ha fijado en la cara de los profesionales, en la cara de su doctor, de su jefe, se ha fijado en la cara de muchos padres de familias adineradas, ¿se ven realmente felices? Uno se pregunta por qué no los son. Los hombres sólo podemos ser felices en plural, en la diversidad, esta incrustada en nuestra naturaleza.

Pero como dijo alguien, que no se engañe nadie no que ha de durar lo que espera más que duro lo vio… La vida no es sólo pensamiento, pensamos porque estamos en este mundo, no al contrario. Este mundo no existe simplemente porque nosotros los pensamos, por eso es difícil de transformarlo siguiendo a los positivistas, enfatizando solamente en el crecimiento del individuo que se somete a una terapia para que piense según los principios de los Toltecas, o en base a los secretos contenidos en las pirámides egipcias, o simplemente leyendo a Paulo Coelho con su Alquimista y otros cuentos, a pesar de ser tan buenos, no basta, reconozcamos que ayuda a los deprimidos, pero no basta para transformar una sociedad, de un sistema basado en el sometimiento a una sociedad libre para el pensamiento y la acción. No se debe confundir el aspecto principal del problema con el problema principal, si se nos permite frasear a un famoso de la filosofía.

No se puede pensar libremente cuando las personas están sujetas a vivir como los esclavos, un corre corre del trabajo a la casa, en la casa la novela y las películas con efectos especiales. Una película como esa porquería titulada “Avatar”, cargada de racismo y de racistas, donde se muestra que los pueblos fuera de las coordenadas de los Estados Unidos no ganaría una guerra usando flechas y poderes prácticamente imposibles al menos que lleguemos al planeta Marte para regenerar la vida como la conocemos los humanos en la tierra. Qué le importa a James Cameron si usted y yo pensamos o no, su plan ya estaba hecho y sus millones muy bien calculado, pero deja filtrado en sus efectos especiales su prepotencia para disfrazar su condescendencia contando con la idiotez de los que no cree capaz de pensar mejor que él.

Estudios demuestran que la mayoría de las cosas que pensamos cada día no sirven para nada, y de las pocas que tienen algún valor, son repeticiones de días anteriores, de modo que es fácil pasarse toda una vida sin saber lo que se piensa. Esto no pasaría si nosotros nos ocupáramos un poco más en saber los que pensamos, su razón y su eficacia en término de una praxis más elocuente.

Autor: Eramis Cruz

La tecnología digital es la que viene a usted, tenga cuidado

Domingo 31 de Enero de 2010 00:17 Eramis Cruz

Hay una canción titulada “Lo que son las cosas”, pero ahora quiero decir cómo son las cosas; le refiero porque a pesar de los avances de los tiempos, se suelen dar diagnósticos equivocados, resultados sorprendentes al respecto de cómo la gente, en general y en diferentes ámbitos, responde o se ajusta a las necesidades. Este principio ya está concebido como una ley de la sociedad que dicta que la necesidad es la madre de las invenciones. Primero lidiamos con la ciencia ficción y después esta se convierte en ciencia y de ahí desciende su aplicación.

Ya sabemos que los empleos no desaparecen, como se creía, con la llegada de la tecnología, simplemente se modifican o sufren transformaciones. La gente se da cuenta de ello en el área de la medicina y de la comunicación, entre otras. A la mayoría no le importa un bledo como se llega a los avances tecnológicos, sólo le importa los resultados en la modalidad de vida y su impacto en el costo para el consumidor. Por ejemplo la televisión análoga pasó de moda. ¿Quién no tuvo una en su casa? Sin embargo a excepción de los técnicos a nadie le importaba cómo funcionaba o que diferencia tenía ésta de la digital.

Esto es más importante de lo que mucha gente cree. Sabemos que si el Internet no existiera Barack Obama no hubiese llegado a la presidencia de Estados Unidos, porque sin los recursos obtenidos por ese medio hubiese sido muy difícil financiar su campaña y aparte de eso, muchas personas que votaron por él no lo hubiesen conocido. Ya sabemos que años atrás los medios tradicionales hubiesen distorsionado sus intenciones y su perfil por su condición de hombre de color.

La revolución digital ha cambiado nuestras vidas de una manera u otra, inclusive las de aquellos que no saben el significado de esa palabra y también las de aquellos a quienes no les interesa el tema. La tecnología es como la política, no hay manera de escaparse porque los humanos somos seres políticos por naturaleza.

Con el tiempo la palabra computadora perderá su connotación igual que la palabra digital, y una computadora no será como la conocemos ahora, sobre una mesa, con una impresora, un monitor y otros artefactos atados por cables pocos estéticos. Luego que su uso sea generalizado y aparezca insertada en todo lo que rinda alguna función a la vida de la sociedad y de la persona, incluida la persona misma, pues no será necesario referir a una parte como si fuera un todo. Un vehículo lleva una computadora y pocas veces nos referimos al carro de alguna otra manera.

En el presente cuando hablamos de tecnología la gente concibe que hablamos de algo ligado a las computadoras o tal vez al Internet, o algunos de esos aparatos en miniaturas que se usan para escuchar música en mp3, vídeos de YouTube, o se toman fotos digitales, se graban conversaciones y se pueden mandar mensajes en textos, o impresionamos con fotos en secuencias que denuncian hasta nuestras intimides. Estamos hablando de una industria monopolizada por varias compañías a nivel mundial, el pequeño comerciante sólo participa como distribuidor, y la persona común como consumidor. La revolución digital no está ni a mitad del camino, para mediado de este siglo las predicciones podrían ser increíbles para nosotros, no para la gente de ese futuro cercano. Pronto será posible que en vez de una aspirina te tomes un microchip, eso ya existe para hacer una colonoscopia.

Hay que saber que todos estos medios son sólo facilitadores, no un fin en sí mismos. En este contexto muchas personas resultan perjudicadas en vez de beneficiadas. Usan el lenguaje escrito en el chat, en Facebook, o cuando envían textos en los celulares sin ningún cuidado de las reglas del idioma, contribuyendo negativamente con su educación, lo que puede perjudicarles a la hora de competir por un empleo. Otros se hacen adictos a la pornografía o a los juegos de efectos especiales. Los casos más penosos ocurren en la explotación sexual de menores y el tráfico humano.

Debemos tener presente que igual que en la época del imperio Romano, hoy también existe el imperio de un sistema económico que usa la tecnología a su favor, para reducirnos a consumidores, y de esa manera desvalorizarnos. Tenemos que cuidarnos y cuidar el espacio de este mundo donde vivimos, la tecnología no debe ser un medio para perjudicarnos sino para beneficiarnos como familia y como pueblo, de otra manera no se debe pagar por ella. Primero la persona humana, después lo que este produce. Un vecino compró un celular a su hijo de cinco años, el niño renunció al aparato porque nadie le llamaba, el pequeño se sintió discriminado en relación a los demás usuarios mayores que él. Es verdad que debemos tener cuidado, cada objeto en su lugar y a su tiempo, como son las cosas.

El sistema de cartas electrónicas o mensajes electrónicos (e-mail) es uno de los medios más usado por personas y compañías. Uno recibe decenas de mensajes de personas y entidades que no conoce, ni sabe qué hay de tras del envío. Es aconsejable tener mucho cuidado y no ofrecer información personal de cierta discreción porque tarde o temprano le pueden sorprender sabe Dios de que manera. Pero a pesar de eso, tenemos otros grupos de personas en nuestra libreta electrónica de direcciones que son amigos, familiares o de algún modo nuestros relacionados. Algunos de ellos no los conocemos pero tenemos idea de su buena reputación por su posición social, les tenemos confianza e intercambiamos ideas y proposiciones.

Diariamente recibo mensajes de amigos escritores que poseen una libreta electrónica con cientos de nombres, hay otros que prácticamente tienen un periódico, o parece que poseen una oficina de correo para ellos sólo, y te envían diariamente hasta diez correos electrónicos con adjuntos extensos. Con el tiempo uno se familiariza con el mensajero y con los mensajes, y muchos de esos mensajes irán al zafacón porque no interesan. Cada cual tiene su manera propia de lidiar con el exceso de mensajes, pero para los menos hábiles es un verdadero hostigamiento, por lo menos al principio. Para mí esto no es un problema, hay muchos que ni los miro, no interesaran para nada o son “junk mails”.

Lo que sí es un problema, es la insensibilidad de algunos que se creen dueño de la verdad absoluta, y tratan a sus lectores como si no lo fueran, estos eventualmente dejaran de leerlos, mandaran sus trabajos al zafacón de la basura. Recientemente recibí un artículo de una persona, sobre un tema controversial. El asunto del memorándum era diferente al título del trabajo que era enviado, decía: “Lea, no sea ignorante”. A quien se le ocurre enviar un escrito con tan semejante insulto, y por cual razón la persona habrá de leer su trabajo, por bueno que sea, si la primera impresión que tuvo al recibirlo es denigrante. Finalmente no sólo aconsejo tener cuidado con la facilidad que nos brinda la tecnología, debemos también demostrar maduré en el modo de relacionarnos. Esto es imperativo si queremos tener éxito. En el aérea de la computadora o la tecnología ser respetuoso sigue siendo un requisito igual o mejor que antes, siga el consejo de sus abuelos, no fume su pipa pero recuerde sus palabras. ¡Como son las cosas!

Autor: Eramis Cruz

Eso del Diálogo

Viernes 16 de Octubre de 2009 22:56 Eramis Cruz

¿Realmente lo ha pensado usted? ¿Hay alguien con quien debería dialogar? Tal vez su hijo o hija necesita dialogar con usted o alguna otra persona allegada o relacionada, y lo peor del caso, es que usted ni siquiera lo sabe. Seguro piensa usted que es un experto o experta en eso del dialogo especialmente tratándose de un hijo, hija o subalterno. Y dónde aprendió usted a dialogar (la técnica), el diálogo en sí (definición). Dialogar no es hablar, no es echar un discurso ni sostener una conversación menuza.

Para sostener un dialogo es necesario estar enmarcado en un punto común con el interlocutor o interlocutores y se tiene propósito de llegar a un consenso o acuerdo con un final feliz para las partes, que se supone que no serán persuadidos si no auto convencidos. Se concurre y se discurre, se concierne y se discierne de una manera que pone al descubierto los factores de forma y de fondo que causan las diferencias, o complican las relaciones.


En el área académica se puede aprender mucho con el uso del diálogo, pero esta técnica es poco usada en el salón de cátedra debido a que el sistema que educa en nuestra sociedad ofrece una educación de embudo en la que se impone el conocimiento según demanda la élite social predominante.



En el mundo empresarial está de moda las llamadas presentaciones en Power Point (Slideshow). Este llega finalizado de manera que tal vez algún participante tenga una simple pregunta que casi siempre queda contestada en la página número tal. Estos avances tecnológicos no parecen motivar al diálogo en el contexto utilizado comúnmente.

En el ámbito familiar cada miembro parece estar más ocupado atendiendo su celular, explorando el internet o viendo un programa televisivo. Los jóvenes se auto consideran adultos a más temprana edad y con derecho a vida propia aunque económicamente encuentren ciertos desafíos en termino de empleo, experiencia y expectativas. En las grandes ciudades uno escucha a personas hablando por un celular o contestando un mensaje de texto que conversando con otra persona. De la gente en los medios de transportación masiva ni hablar.

Está aceptado que en los Estados Unidos existe miedo al diálogo referente a los problemas raciales que también tienen incidencia en grandes diferencias económicas entre los blancos y las minorías, sin dejar de entender que estos términos étnicos suelen ser no específicos, sin embargo no hay dudas de que existe una problemática interracial que no se soluciona con la elección del primer presidente negro en esta nación.

El diálogo es un método para llagar a la verdad, a la esencia que lo motiva, es por eso que el opresor nunca dialoga, no, éste grita, da órdenes, demanda, enseña, humilla. El oprimido puede aprender a dialogar, el opresor nunca, al menos que renuncie a su condición de tal. La no violencia activa implementada por Gandhi en la India fue un llamado al diálogo entre una isla y un continente. Aunque el método de Mahatma Gandhi no descartaba la desobediencia civil, al final era el diálogo entre las partes lo esperado.

El diálogo es el método ideal para la familia, independientemente del número de miembros que la compongan, por eso es importante estar consciente de las condiciones necesaria para dialogar, especialmente el respeto a la persona del otro, sin importar la edad, ni la relación de parentesco. Para los padres provenientes de familias de progenitores machistas el diálogo es una técnica comunicativa sin espacio ni posibilidades al menos que se den cambios significativos en los incluyentes.

El diálogo es muy poco usado nuestras empresas, debido a que el sistema de comunicación de la administración no contempla esta técnica como medio de comunicación entre trabajadores y ejecutivos o supervisores. Esta técnica del diálogo no es nueva, existe desde la antigüedad, pero pocas personas han sentido la necesidad de aprenderla. Los presidentes ejecutan decretos, los militares dan órdenes, los curas predican, los profesores enseñan y los vocalistas cantan a su público, los periodistas leen o escriben noticias. ¿A quienes va esta comunicación de una vía? Para las masas inertes del sistema piramidal que oprime al de abajo, haciéndole creer que está para escuchar el buen mensaje de los oportunistas. El que está arriba no permite que el debajo suba, al menos que este le garantice que subiendo fortalece la seguridad y el estatus quo.

Pero lo más complicado no es aprender la técnica del diálogo, sino que se den las condiciones para que este se desarrolle y se aplique. Es que esta técnica del diálogo es un método de comunicación para seres humanos, para los cuales sus valores fundamentales de persona no son cuestionados. Inmediatamente usted se considere un ente superior o de algún modo desigual se produce una rotura del diálogo efectivo. Si usted no respeta a sus trabajadores entonces no podrá dialogar con ellos. Si el esposo no respecta a la esposa y viceversa entonces no pueden dialogar. Un líder político que se cree dueño de la verdad no puede dialogar con su pueblo.

Existen los casos en que una de las partes no quiere el diálogo, porque no quiere compartir el motín que está en juego, sea en el sentido objetivo o subjetivo. A pesar de lo básico que nos parezca este asunto, en realidad trasciende. Grandes líderes de las naciones de este mundo dirigido por una alta tecnología tienen grandes dificultades para establecer un diálogo. Les parece más fácil hacer una guerra que tener un diálogo, no porque no saben, sino porque los intereses en juego parecen estar en peligro en el uso de esa técnica. Un ejemplo claro puede ser imaginarse un dialogo entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro o el presidente Manuel Zelaya y el golpista Roberto Micheletti en Honduras.

Dos personas o más dialogan con un propósito, existe una necesidad de comprender lo intrincado de algo que les es común. Pero no es lo mismo cuando una persona quiere imponerse sobre los demás motivado por interese o beneficios que de algún modo hiere a segundos o terceros.

No se trata de sensibilidades, este asunto llega mucho más lejos. Pregúntense la razón de la violencia, de los insultos, de las enemistades, de los conflictos familiares, de los divorcios, de los hijos que abandonan el hogar. Los estudiantes que abandonan las escuelas, y los que fracasan en la carrera o en los negocios. El diálogo podría resolver muchos problemas antes de declararse la guerra. Los caseros no quieren dialogar con los dueños de los pequeños negocios en la Ciudad de Nueva York.

Una persona experta en la técnica del dialogo se dará cuenta cuando la segunda parte no tiene la capacidad para desarrollarla, o sea no tiene educación para dialogar, con eso no se nace, eso del dialogo se aprende.

Hay gente que habla bonito, o tal vez cierta persona sea buena conferencista, o buena para dirigir un plenario, un equipo de trabajo, otra para dirigir una mesa directiva, hasta podría ser muy buen parlamentario, sin embargo no necesariamente es alguien que domine la técnica del diálogo, simplemente porque para que el dialogo se desarrollo los envueltos deben existir un función del objetivo sobre el que convergen o divergen.

La causa número uno del fracaso del diálogo es la falta de respeto a la dignidad y la integridad a la persona. Uno puede estar en desacuerdo sobre cualquier punto y usar el dialogo para resolver la diferencia, eso no implica recurrir al insulto o elementos denigrantes. Para dialogar es necesario estar en la capacidad de exponer los criterios con sinceridad y sin subterfugio, de otra manera no se obtendrán buenos resultados.

Un ejemplo: Existen padres que aman a sus hijos pero con la condición de que hagan los que ellos dicen y sean como ellos demandan, o sea, los aman por lo que hacen y no por lo que son. Esa no es una condición para un diálogo eficaz entre ellos, los hijos terminaran inseguros de la integridad del amor de sus padres, como demuestra un reciente estudio. Son padres que no permiten que sus hijos sean ellos, sino se ajustan a condiciones pre establecidas, logran hacer de los hijos lo que quieren al precio de la verdadera felicidad. De esta manera hay muchos padres felices porque sus hijos fueron obedientes, porque no exponían su punto de vista y luego resulta que pueden ser potenciales víctimas de violencia domestica, cuando no, tímidos para diferir en la sociedad, no aprendieron a dialogar.

Para un diálogo exitoso escuchar es los mas importante, uno quiere saber que dice el interlocutor, cuando la persona quiere imponer su criterio no muestra interés en escuchar. El diálogo es un método de comunicación que se desarrolla en línea horizontal, nunca vertical, el mensaje es codificado y descodificado entre elementos situados en el mismo nivel.

¡Eso del dialogo es bueno para aplicarlo!

Dios no tiene la culpa


Martes 26 de Enero de 2010 04:29 Eramis Cruz

Lo primero que quiero aclarar es que un terremoto es una acción de la naturaleza. Lo que tiene un sismo de extraordinario es su capacidad destructiva, su carácter impredecible y sobre todo, que escapa a nuestro control. Para nosotros los humanos, es natural que llueva, que la nieve baje de las alturas, blanca y bella como alas de ángeles, pero no nos parece tan natural que un terremoto ocurra, a pesar de que los sismos siempre ocurren en lugares donde antes han sucedido. Un terremoto, grande o pequeño, uno como el que acaba de ocurrir en Haití, no tiene nada que ver con Dios. Creo que es mejor que así sea para muchos de esos creyentes, los que adoptan una fe ciega, que están dispuestos a creer por encima de todo, de todas las leyes naturales, a los que sin esa fe no son nadie, para ellos el mundo no tiene explicación sin esa fe que dicen sostienen sin necesidad de investigación alguna. Yo puedo decir que tienen mucha razón, deben de creer de esa manera, porque su fe parte del principio de que su Dios es un misterio que no puede ser explicado ni descubierto. Los milagros no han vuelto a suceder, nadie ha sido capaz de resucitar un Lázaro a plena luz del día, ni en medio de mucha gente, algo así como el mercado de Villa Consuelo.

De manera que él que no cree según esa fe, no puede usar la naturaleza para demostrar su ateísmo o su materialismo, pero los creyentes usan la naturaleza, sus leyes y sus procesos para presentarlos como evidencia de la existencia de la razón de su fe, y no sólo la naturaleza sino todo cuanto existe. Los creyentes suelen ser intolerantes frente a los que no comparten su modo de creer, y se amparan en el poder, no en el que su Dios le ha concedido, sino en el poder del estado, de los cuerpos represivos del estado, para de modo directo o indirecto denegar y combatir a los no creyentes, de tal manera que los creyentes que dicen ser más compasivos y consecuentes, resultan ser menos tolerantes a la hora de rebatir en el orden de las ideas o de la ideología, la diversidad metodológica va desde las cruzadas hasta la Santa Inquisición, aunque son más vigentes las rejas y las cortes judiciales o esa clase de relación de la iglesia hondureña con Roberto Micheletti.

Hemos escuchado que el terremoto que sucedió en Haití es inexplicable desde el punto de vista providencial y ciertamente el auxilio ha venido de todos lados. Estados unidos ha visto en la tragedia una gran oportunidad para establecer ahora cierto control en esa tierra de nadie, aunque no se trata de una guerra, responde con el ejército, uniformado y armado para la guerra. De manera que Estados Unidos debe de contar con la bendición de Dios y de las iglesias por venir en auxilio de los pobres y esta vez de los más pobres. ¿Acaso no son los pobres lo más favorecidos por el Señor?

El comportamiento de mucha gente no deja de ser extraño en estas circunstancias. Ciertamente viene mencionar que la misión de Estados Unidos siempre ha sido muy bondadosa, muchas de sus invasiones en Latinoamérica han tenido como objetivo salvar vidas, especialmente de ciudadanos americanos, no de panameños ni negros haitianos, esta vez el presidente Barack Obama no ha sido tan sínico, tal vez porque no se trata de una acción de los comunistas, que ahora los llaman también terroristas, no anarquistas o clandestinos. La gente se extraña cuando un país pobre como Haití sufre una tragedia como la reciente a causa de un evento natural y como sabemos inevitable, pero las tragedias haitianas vienen ocurriendo desde hace un largo tiempo sin que le quitara el sueño a muchos que tienen en sus manos los recursos para hacer algo en su favor. Quieren adoptar niños haitianos, eso está bien, pero los hombres de hoy fueron los niños de ayer, y ayer hubo indiferencia frente a la necesidad de un destino mejor para ese puedo. Los artistas, los actores de Hollywood, los millonarios de los medios, ellos también vienen en auxilio de esos pobres negros y de esos negros pobres, abandonados por Dios en esa tierra de terremotos. ¿No es irónico? Pero ya dije que Dios no tiene nada que ver con eso. Dios no mandó un terremoto a Haití, para beneficio de los religiosos, y no vengan con el cuento ese de que todo sucede porque así Dios lo quiere porque entonces si se van a meter en problemas para justificar su posición. Es mejor no abrir la boca cuando falta la razón, al menos que se trate de sectarios. Usted no debería ser tan cruel contra el Dios a quien le confesa su fe, eso no parece tener sentido, ni tampoco va para que los haitianos se ayuden a sí mismo.

Ahí andan de nuevo los creyentes, rezando a Dios por los sobrevivientes del terremoto. Pero es que no se dan cuenta que si eso fuera algo que tuviera que ver con Dios, lo mejor que pude hacer era evitar el terremoto mismo. Que admitan la verdad los charlatanes históricos de la religiones, los oportunistas vividores de la fe, los terremotos siempre han sucedido y van a seguir sucediendo y es tan cierto que sabemos dónde suceden y hasta con que intensidad aproximadamente, simplemente no tenemos un reloj debajo de la tierra para medir la presión de esta placas tectónica. Este es un proceso natural. Lo que sucede es que los hombres no tomamos las medidas necesarias para aminorar los efectos de las tragedias de este tipo.


¿Usted ha pensado que pasaría si dejara de llover sobre la tierra? ¿Y qué hubiese pasado si desde los tiempos primarios la tierra no sufriera movimientos internos algunos, como se hubiesen formado los continentes que habitamos los hombres, y los mares que son fuetes de vida? ¿Es verdad que la cordillera Himalaya se mueve? ¿Y es cierto que subir la cima del Everett puede costarle la vida a cualquiera incapaz de readaptar su cuerpo al fino aire de allá arriba? ¿Por qué no nos damos un paseo el interior de un volcán? Un terremoto nos cae como una gran tragedia, y deberíamos estar mejor preparados para enfrentar sus consecuencias, porque por trágico que nos parezca es mucho mas justificable que las bombas que caen sobre los pueblos beligerantes.

Hay gente que no sabe que le usa, pregúntense por qué esos condescendientes de los medios no usan su influencia y su poder en los medios para llamar a la atención sobre las muertes de los que caen en Irak, en Afganistán, de los niños que viven bajo limitaciones a consecuencia del embargo estadounidense a Cuba. No estamos en contra de que se preste la ayuda necesaria a los haitianos pero no sólo en este momento, sino que se le briden los medios para que dejen de ser el país más pobre del globo, no tiene que ser ayuda, sino asistencia, la cual es una obligación moral de las economías desarrolladas y los países en vía de desarrollo, si es que se puede usar esa terminología.

La naturaleza tampoco es culpable de las tragedias, somos los humanos los que escogemos localidades en la orografía del globo terráqueo para establecer poblaciones sin tomar las medidas necesarias. En otras palabras, la tragedia puede ocurrir de nuevo, puede ser en cuarenta o sesenta años. La Ciudad de la Vega en la Republica Dominicana se hundió el 2 de diciembre del año 1562 a causa de un terremoto, fue construida en la cercanía del río Camú, volvió a ser destruida el 7 de mayo de 1842. En el mundo existen estos grandes fenómenos que se cocinan en el interior de la tierra y un día toma efecto, cuando los humanos menos lo esperamos, lamentablemente.

Lo que duele es el oportunismo y el engaño, cuando se usa a Dios para manipular y expandir la ignorancia, y la gente vive creyendo que Dios le librará de algo que en el evolucionar del universo es natural y parte de la gravitación del cosmo, que sólo puede existir gracia a su equilibrio y al balance en el movimiento de la traslación. La ciencia no está al servicio de los pobres, no tanto como la religión, el fanatismo y la superstición. Usted si quiere puede creer en Dios, pero no en el que otros hombres igual que usted le han puesto sobre su cabeza, sin conocer que políticamente se le maneja para perpetuar el estado de dominio de un sistema históricamente condenado al fracaso en las medidas que los hombres descubran la verdad detrás de los terremotos y sabrán a tiempo que la culpa no es Dios. El pueblo haitiano se levantará de nuevo, como tantas veces lo hizo en su historia accidentada, pero debe y debemos comprender que los hombres progresamos en la media en que tomamos nuestro destino liberador en nuestras manos sin dejarlo a merced de los duendes y oportunistas enriquecidos y poderosos, profetas de la mentira y el engaño, miopías de los pueblos.

Autor: Eramis Cruz

Secuestran a Juan Pablo Duarte

Secuestran a Juan Pablo Duarte
Miércoles 27 de Enero de 2010 23:55 Eramis Cruz .El autor es escritor, actuamente reside en los EEUU. (Imagen: Googleimages)

En el día de su natalicio fue secuestrado el fundador de la República Dominicana, Juan Pablo Duarte y Diez, nacido el 26 de enero del año 1813. El secuestro de este gran padre de la patria de esa media isla fue protagonizado por el gobierno dominicano. Las razones del secuestro se extienden más allá de las ideas del hombre que siempre soñó con fundar una patria libre de toda potencia extrajera. El pueblo dominicano permanece en un estado atónico, pasmado frente al secuestro de quien desde el principio de la fundación de esa nación fuera símbolo de independencia y libertad.

El patricio Juan Pablo Duarte, quien es reconocido por los dominicanos como el padre de la patria, hace años que venía silente, y muchos dominicanos conscientes de su deber con este gran líder se venían preguntando qué había sucedido con el padre de la patria. Luego de que el oficialismo dominicano anunciara la promulgación de una nueva constitución de la republica, olvidando el proyecto de Juan Pable Duarte, se tenía la sospecha de un secuestro de parte del gobierno y sus secuaces.

En la Ciudad de Nueva York el secuestro salió a relucir ya que solamente el representante del gobierno tuvo la voz cantante para presentar la figura del patriota dominicano como un símbolo de su gobierno dirigido por el Dr. Leonel Fernández Reina.

Cada año se viene notando que Juan Pablo Duarte ha sido un prisionero del oficialismo no sólo en la Republica Dominicana sino también en el exterior. Al igual que en Nueva York, en Providencia, Rhode Island, también se presentan al pie de la estatua del patricio ofrendas florales y se dicen discursos en favor del Estado y del gobierno y para confirmar esto siempre son los oficiales los que dicen los discursos principales. Durante esas ceremonias raras veces se hacen alusiones a otras figuras patrióticas como los que murieron durante y después de la invasión norteamericana de 1965. Este año le tocó el turno al nuevo concejal por Washington Heights, Ydanis Rodríguez. Este joven se creía que presentaría una agenda distinta y distante de la tradicional, pero esto aun pende por verse. Al reconocido duartista Bienvenido Lara Flores se le ha visto trabajando en el background después que renunciara al Instituto Duartiano debido a diferencias con otros miembros de esa organización.

El secuestro de Juan Pablo Duarte salió a la luz después que se conociera que su Estatua en la ciudad de Nueva York fue erigida por gestiones del gobernante aliado del PLD, el también Dr. Joaquín Balaguer, y que muchos de los miembros de los institutos duartianos son también balagueristas y miembro del PLD, mucha gente no entiende como se puede estar con Dios y con el Diablo al mismo tiempo. Otra evidencia es que a pesar de que son los de los gobiernos quienes dicen amar a Juan Pablo Duarte en estas ceremonias, sin embargo estos institutos carecen de fondos y programas importantes que proporcionen recursos para dar a conocer el pensamiento de este gran patriota.

Juan Pablo Duarte fue secuestrado por el Estado Dominicano hace muchos años, y el propósito del secuestro fue impedir la independencia de la nación dominicana que luego de zafarse de los haitianos, pasó al dominio español y después al dominio de los Estados Unidos.

El pensamiento duartiano no se ha aplicado en la República Dominicana debido a que los secuestradores se han empeñado en presentarlo como santificado, clásico, dócil, y sin la energía suficiente y signo de vida poderoso para ser capaz de autogenerarse para los nuevos tiempos.

Pero el gran temor de la clase dominante en la República Dominicana es que los dominicanos retomen la figura de Juan Pablo Duarte y se la arrebaten al gobierno y el pensamiento hispánico, para darle su color original auténtico.

El rescate a pagar por Juan Pablo está estrechamente vinculado a la toma de conciencia del pueblo dominicano. Esta toma de conciencia hoy se nota empañada por los efectos del neoliberalismo, del concepto de la globalización bajo el cual los grandes capitales de los consorcios internacionales se consolidan para expandir su control de gobiernos flácidos como el de la República Dominicana, dirigido por un partido y un gobierno que tolera la corrupción y el narcotráfico.

Juan Pablo Duarte espera con desespero que sus hermanos dominicanos se acojan a su pensamiento y le rescaten del oficialismo que le silencia y tergiversa los sagrados principios sobre los que concibió la nación dominicana.

Autor: Eramis Cruz

viernes, 5 de marzo de 2010

El valor del trabajo y la dignidad del trabajador

Eramis Cruz

Muchas personas creen que trabajan porque son pobres y que son pobres porque así nacieron. Para otros, la pobreza es una maldición y el trabajo un castigo. En parte ese fue el dictamen, vivirá del sudor de tu frente. Vivir del sudor de la frente, en otras palabras de tu propio esfuerzo, no resulta nada desgraciado, todo lo contrario, es lo más digno que existe. Lo que sucede es que la gente en general es muy inteligente, cuentan con una sabiduría que procede de la misma vida. El ser humano aprende de lo que ve, o sea aprende a levantar el pie a fuerza de tropezones. No hay mejor maestro que la experiencia. El trabajo para muchos de nuestros ciudadanos no es más que una mala experiencia. A pesar de que se produce más calidad y belleza, el atributo individual se pierde en la división del trabajo en las grandes empresas, no es el producto personal, sino del grupo.

Esta conceptualidad proviene de lo que la mayoría vive al trabajar. En esta sociedad el trabajo es un artículo muchas veces barato, lo que se paga por el trabajo no eleva su calidad, y esta calidad disminuye cuanto exigen mayor cantidad, más rendimiento. El término salario mínimo define que se paga muy poco. Uno no espera que a eso se le llame salario digno, porque lo que mucha gente gana, aun esté por encima del salario mínimo, no es nada digno. Y es que el trabajo, como cualquier otro artículo se aprecia en término de dinero, se le da un precio nominal. De esta manera el empleador está feliz con el simple hecho de pagar por el trabajo, no lo ve relativo o otros múltiples factores, como el costo de vida y el poder de adquisición de la moneda.

El peor de los casos es que una persona que curse el camino del sistema educativo de la sociedad y que termine con una maestría, sale en busca de un empleo que le pague lo que merece por lo invertido en su carrera, sin embargo no cuestionará el concepto del trabajo, le basta con que le paguen lo que cree merecer. Esto demuestra que el sistema educativo es diseñado para el servicio del tipo de sociedad para el cual existe. Uno sociedad dominada por los empresarios, no por los trabajadores.
En primer lugar, aunque la mayoría de las personas trabajen en el sector privado, incluyendo el sector informal, a pesar de que muchas pequeñas empresas de las comunidades de minorías no pagan impuestos por sus empleados, a pesar de que muchos trabadores de la sociedad norteamericana sean explotados sin compasión, el trabajo es una función social. El trabajo no es, ni puede ser un artículo por el que se compite, o que se vende y se compra según la oferta y la demanda.

El trabajo siempre ha tenido un gran valor y en ese valor es que consiste la importancia de la esclavitud como sistema social, porque a pesar de que no se le pagara al esclavo por su trabajo, no por eso el trabajo dejaba de tener una función social en todos los niveles. Principalmente porque es a través del trabajo como se acumula capital, patrimonio, propiedades. Luego que con el trabajo se produce un valor que puede ser convertido en servicios, en dinero, en propiedades o en empresas, ese valor adquiere una característica de perpetuidad en el entorno familiar del magnate.

De manera que muchas de las riquezas que existen hoy no fueron pagadas honestamente en el pasado, por esa razón el derecho a la propiedad privada, no es un derecho justo, porque discrimina contra los que hacen posible la producción de lo que se denomina como propiedad. Existe una revolución cuando se rompe una cadena, y el derecho de propiedad es una cadena sostenida por los dueños. Dicen esto es mío y nadie me lo quita. Hay que distinguir entre lo que posee una persona o familia como medio indispensable para vivir de una propiedad de impacto en un país o sociedad.
Si hablamos de una persona muy rica como Carlos Slim Helú que el año 2004 se ganó diez mil millones de dólares, o Bill Gates con una fortuna de 40 mil millones de dólares en el 2009, es fácil suponer que es imposible que un hombre solo acumule tal fortuna. Estas personas lo que han hecho es utilizar la capacidad productiva de otros seres humanos para acumular riqueza que luego por derecho sólo a ellos le pertenece. Esto no nos parece justo pero es legal según el sistema jurídico que vivimos. Esa gran riqueza, y otra no tan enorme, de la gente que emplea a otras personas será una propiedad perpetua en su familia. Esto es lo que se llama capitalismo, donde hay gente que no trabaja para ser rica, sólo se la ingenian para poner a trabajar a otros. Esos otros no tienen derecho al capital, porque su trabajo no es considerado tan imprescindible a pesar de que todo el mundo sabe que lo es.
En el caso de Alexander Emmanuel (Alex Rodríguez), A-Rod, su contracto con los New York Yankees firmado en el 2007 por 275 millones de dólares, puede considerarse para definir cómo el concepto del trabajo llega a su valor más ínfimo. Uno no aprovecha la frescura de una tarde de verano para ir a cobijarse debajo de un árbol y al mismo tiempo toma la oportunidad para recoger 275 millones de dólares. No, alguien tiene que ganarse ese dinero, lo hacen los trabajadores, se gana con el trabajo, los pagan los fanáticos, sea comprando los tickets de entrada o pagando los impuestos para construir un nuevo estadio.

La sociedad que no valora el trabajo, usará el dinero indebidamente, especialmente si ese dinero se obtiene explotando al trabajador o simplemente jugando pelota, mientras miles carecen de lo elemental. Cuando se explota al trabajador, cuando se le hurta su fuerza de trabajo, se está negando la oportunidad de gastar, se le niega la oportunidad de mantener a su familia dignamente, se le niega la oportunidad de educar a sus hijos, de pagar su renta de alquiler, o de comprarse una casa o tener unos ahorros necesarios para la seguridad personal o de los suyos. El trabajo no puede ser un artículo que se compra y se vende, el trabajador no puede ser alguien a quien se le despide sin miramiento de su empleo. El trabajo y el trabajador debe ser reevaluado a todos los niveles para que no sea un medio de hurto social por aquellos que acumulan riquezas de manera vergonzante.

El estado es el primero llamado a proteger y cambiar el concepto del trabajo. Con la globalización y el neoliberalismos, el trabajo y el trabajador han perdido y pierden, porque el estado es substraído de su misión como empleador y creador de empresas para ceder esa misión al sector privado a través de los consorcios o multinacionales, no sólo en Estados Unidos sino más allá de sus fronteras. Las Uniones o Sindicatos han perdido fuerza, y apenas negocian contractos con aumentos de salarios y viejas conquistas, dejando atrás las condiciones de trabajo, y la incidencia social del trabajo en la sociedad.

La tecnología en la comunicación a facilitado la expansión y el monopolio empresarial pero al mismo tiempo le ha restado capacidad al movimiento laboral. Las Federaciones cuentan con números limitados de negociaciones de contractos colectivos en los países del tercer mundo. Pero quien está llamado a proteger su producto es el trabajador más que cualquier otra entidad, no sólo en término de su valor nominal sino en término de su función social y medio de acumular riqueza a través de la producción. Los trabajadores deben presionar a los gobiernos para la implementación de medidas en favor del trabajador en relación con la seguridad social, plan de salud y mejoras económicas a través de proyectos y legislaciones.

El trabajo no es un castigo, es el medio más digno para la transformación de la naturaleza, disponibilidad de servicios y creación de medios necesarios para la vida y el bienestar de las futuras generaciones. El que no vive del sudor de su frente, de su esfuerzo, es porque ha asumido una función parasitoides, lo cual es muy propio de los que ven en el trabajo un medio de enriquecimiento. Es propio del sistema social contemporáneo ocupar los trabajos intelectuales, mejor remunerados, y dejar los trabajos manuales y que requieren esfuerzo físico a los trabajadores marginados de los privilegios de la sociedad. Esa formula es contraria a las posibilidades de progreso histórico de una comunidad. Todo trabajo debe ser digno de una paga relativa al valor de la función que se ejerza.