Adelante

Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

viernes, 24 de noviembre de 2017

El trago amargo del caliz


Eramis Cruz


Un mañana sombrío se espera cuando los jóvenes no tienen líderes ni ideales, no se llega lejos si se camina con pies de barro. Cuando los pueblos permiten que sean las elites la que dirijan su destino solo les aguarda el conflicto, la guerra de los depurados para repartirse lo que el mundo les puede ofrecer, no importa cuantas vidas cueste, para ellos los pobres son demasiados.
Es difícil que un joven lea este mensaje y menos que le haga un comentario, del mismo modo que sus padres viven un tiempo que los tiene descorazonado. Pensemos en las 10 más grandes maravillas del mundo, en las historias más fascinantes de la humanidad, las grandes transformaciones políticas antes, durante y después de las guerras mundiales, nada de esto logró terminar la miseria humana, porque ese no era el propósito. Especialmente cuando 99% piensa que el futuro es fatal. Tampoco hoy las guerras ni las grandes inversiones de los imperios para luchar contra un supuesto terrorismo con el que se logra distraer la atención del público mientras los grandes ricos echan aire a la burbuja monetaria de la economía, no son capaces de alcanzar una reacción justamente humana.
La gente debe entender que se le mata lentamente, con la venta de productos genéticamente modificados y que luego la medicina es peor que la enfermedad. Finalmente se logró sacar del diccionario las molestas palabras subversivas y fueron sustituidas por dosis de la comunicación manipulada, parte de un pensamiento que tiene señalado atacar las neurosis del pensamiento libre. Para ellos fue necesario comprar a los líderes caudillos de izquierda y de derecha para obtener una nomenclatura del consumo descontrolado bajo un establecimiento que ha sido bautizado como modelo neoliberal.
Cuando un líder dice "no se puede", cuando pregona que "hay que esperar porque este no se el momento", deja indicado que el momento que busca es el suyo y en ese tipo de líder no se puede esperar. No hace tanto se bailaba al ritmo de la Macarena pero hoy se demanda "Despacito". No hay razón para la prisa, no hay nada que hacer por nadie excepto lo que conviene a uno mismo. Tal parece ser el mensaje claro a diestra y siniestra.
La sombra de un árbol sin ramas, que se precipita sobre un terreno arenoso no alcanza para los rumiantes de la política corrupta de los criminales de cuello blanco. Los tontos útiles esperan que Dios les ayude, pero éste se queda anonadado cuando mira a tantos de sus viñadores  descorazonados. 

==============================