Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

martes, 28 de abril de 2015

8 Ways Haitians Have Been Severely Mistreated in the Dominican Republic




Nick Chiles

Based on the color of their skin and their African heritage, Haitians, and more generally people of African descent, have been stigmatized in the Dominican Republic, as in other countries in the Western Hemisphere, since the arrival of enslaved Africans in the 16th century. This historical stigmatization manifests itself as an ideology called antihaitianismo (anti-Haitianism), whose origins can be linked to the racial prejudices of the
Spanish inhabitants of the colony of Santo Domingo, as pointed out by Ernesto Sagás of Colorado State University. Spanish colonization in the 16th century brought sugar, slavery and also racial prejudice to the island. To be sure, it should be stated that there are many Dominicans who proudly identify with their African heritage and treat Dominicans of Haitian descent with respect.

A Deep-Seated Stigma Against Dark Skin


Dr. Ernesto Sagás, associate professor of Ethnic Studies at Colorado State University, said that through antihaitianismo, whiteness came to be identified with “Dominicanness,” while “blackness” was rejected as alien, Haitian and barbaric. In this (re)definition of “race,” the Black and the mulatto masses had but two choices: to “lighten” themselves by assuming the indio identity and Hispanic culture, or to be ostracized and excluded from the national mainstream. In their development of a Dominican national identity, Dominican elites combined race, nation and religion, creating a marker of difference between Haitians and Dominicans that would pass from generation to generation, LaToya Tavernier of Framingham State University wrote in Socialism and Democracy.



The Parsley Massacre
This anti-Black, anti-Haitianness was taken to its logical conclusion under the dictatorship of Rafael L. Trujillo. In October 1937, Trujillo ordered the massacre of Haitians living and working in the border areas of the two countries. Over a period of five days, thousands of Haitians [estimates range from 1,000 to 30,000] were brutally killed with guns, machetes, and knives by Dominican troops, civilians and local political authorities, Jemima Pierre wrote on Black Agenda Report. Some were killed while trying to escape across the aptly named “Massacre River” into Haiti. The reasons for this massacre vary, but Trujillo’s anti-Blackness was key. Haitians claim it was so difficult to distinguish the Haitians from the Dominicans that the soldiers seeking Haitians needed to listen for the Haitian accent in the Spanish word “perejil” (parsley) to determine the difference between non-Black “native” and Black “foreigner.”


Rafael Trujillo
Dominicans Created a Stigma That Made Discrimination Easier
Dominicans created a national identity that defined Dominicans as white, Catholic and culturally Hispanic, in stark contrast to Haitians whom they characterized as being black, voodoo practitioners and culturally African, according to Ernesto Sagás. Sociologist Erving Goffman argues that stigma allows us to dehumanize people and makes it easier for us to discriminate against them. Stigmatization has enabled
Dominicans to subject Haitians to abuse for centuries.


Stripping ‘Irregular’ Migrants of Citizenship

On Sept. 23, 2013, the Constitutional Court of the Dominican Republic ruled that the children of “irregular” migrants born in the Dominican Republic after June 21, 1929, would be stripped of their Dominican citizenship. The ruling – which could render 250,000 Dominicans of Haitian descent stateless – came as a result of a challenge by Juliana Deguis Pierre against the Dominican Electoral Board. The Electoral Board refused to issue Pierre an identification card. They argued that although she was born in the “national territory,” because she was the daughter of migrants in transit she did not have the right to Dominican citizenship. The decision also formalizes a process of exclusion, racism and harassment that had already construed Dominicans of Haitian descent as second-class citizens in their own country while marginalizing Haitian immigrants. In the two previous years, Haitian immigrants were the victims of demeaning raids and dragnets by the Dominican security forces, resulting in more than 47,000 undocumented Haitians being expelled from the country– more than twice the figure of 20,541 expelled during the previous year.

Abuse of Construction Workers
The Dominican construction industry over the past two decades has come to depend heavily on the work of Haitian migrant workers, but a 2013 report by ICF International found that those workers are frequently exploited and abused. The report said they are subjected to dangerous working conditions, long hours, months with no pay, forced labor, threats and physical abuse. For example, there are practices like confining workers in their workplaces to prevent them from claiming their rights from construction business owners
and evidence that the police, in cooperation with the employers, have been heavily involved in covering up
accidents and abuse. By threatening to call immigration authorities or by staging false raids, the employers avoid paying fair wages and end any attempts by workers to claim their rights.


Barred From School

Although the Dominican Republic’s constitution grants everyone a right to education, including children without documentation, children of Haitian descent born in the Dominican Republic are increasingly being barred from attending school after a court ruling that could lead to tens of thousands of people being stripped of their citizenship, according to a report released by the Human Rights Institute at Georgetown University Law Center on Friday. As a result, some children drop out of school or lose scholarships while others are forced into underage labor, said Kimberly Fetsick, one of the report’s authors. “Children are being harmed, and their human rights are being violated,” she said. “Action must be taken to protect these children.”

Haitians Set On Fire

Many Haitians were shocked in August 2005 when a Dominican mob on the outskirts of Santo Domingo, the capital, captured four Haitian men, gagged them, doused them with flammable liquids and set them on The New York Times, leading Haiti to temporarily recall the leader of its diplomatic mission in the Dominican Republic to protest what it described as a “growing wave of racist violence” against its people.
fire. Three of the men, from 19 to 22 years old, died of their injuries, according to



False Adoptions Lead to Indentured Servitude
In hopes of giving their children a better future, some poor Haitian families arrange for Dominican families
to “adopt” and employ their children, according to a report published by the U.N. Refugee Agency. The result is usually a form of indentured servitude for the “adopted” children and adolescents. The Haitian children are never treated like full members of the family or allowed to attend school. Instead they are expected to work in the family house or businesses, often putting in long hours. The Dominican government has been reported by human rights organizations for allowing the abuse of Haitians, including child labor. However any remedial action is usually only temporary.




domingo, 26 de abril de 2015

TINA (BAZUCA), HEROÍNA ANONIMA DE ABRIL 1965





Como olvidar a Tina, popularmente conocida como BAZUCA o LA BAZOOKERA, una adolescente de dieciséis años; delgada del color del caliche, con cicatrices de balas y navajas en su cara de media luna; Tina Bazuca, desde el 24 de abril, estaba preparando sus bombas molotov en los patios y callejones de los barrios de Borojol y Guachupita; luego se le veía llenas de bombas molotov amarradas con hilo gangorra en su frágil cintura y hombros, por los alrededores del Puente Duarte. Luego se hizo famosa en el Comando de POASI, cuando vestida de verde olivo y botas militares, salía con un fusil G-3, al hombro y una bazuca en un jeep que ella y dos hombres ranas les habían quitado a tiro limpio a unos soldados estadounidenses.

Tina Bazuca era una combatiente de primera línea de la parte Norte de la ciudad de Santo Domingo, donde fue unas de las heroínas en las batallas de los días 25, 26, 27, 29 y 30 de abril.
El 1, de mayo cuando avanzaban las tropas estadounidenses formando el cordón de seguridad que dividió la ciudad de Santo Domingo en dos y se incentivaba la deserción de los militares constitucionalistas desde Radio San Isidro, la emisora de los militares anti pueblo; alentándolo a desertar a volver a sus cuarteles, ya que según ellos la revolución estaba dirigida por comunistas castristas.

En ese entonces es donde la mayoría de los combatientes civiles hombres y mujeres, se dividen en comandos, dirigidos por los políticos de los partidos participantes: PRD, PSP, PCD, MPD Y 1J4; asesorados por los hombres ranas, Cuerpo Elite de la Marina de Guerra, dirigido por el Capitán de Navío Ramón Montes Arache. En esos barrios también había deserciones de civiles constitucionalista, pero Nina Bazuca, no abandono la lucha, estuvo en todas las batallas y escaramuzas dando el todo por el todo. ¡De aquí pal Cielo! Decía.

En los intensos combates de los días del mes de mayo especialmente los de los días 1, 14,15 y 16, cuando se inician la cacería humana llamada Operación Limpieza, en los barrios marginados de la ciudad; donde perdieron la vida más de seis mil civiles, no combatientes. Allí estaba presente Tina Bazuca.

Al igual que los bombardeos de la ciudad, por tropas de intervención estadounidenses de los días 15 y 16 de junio, donde se intentó tomar a Ciudad Nueva, con todo tipo de armamentos y le fue imposible gracias a los soldados constitucionalistas y los jóvenes de ambos sexos de los comandos muchos de ellos sin apellidos, sin escolaridad y sin partido político alguno. Como era el caso de Tina Bazuca.

Ya en la Academia Militar 24 de Abril, en Ciudad Nueva, Tina Bazuca, era una estudiante ejemplar. De ella nos cuenta la instructora, Sagrada Bujosa, en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨Tina era la bazookera del comando POASI, y cuando a mí me dicen: ¨estas son las compañeras que tú vas a instruir¨, yo la recuerdo a ella, aquella mujer joven pero acabada, de pueblo, llena de cicatrices en el rostro. Luego continua diciendo ¨……esta era una mujer que impresionaba. Siempre andaba vestida de verde olivo. Luego entablamos conversación y ella me hablaba de los combates en la parte Norte de una forma tan natural, de sus heridas en los combates en la parte Norte, con la misma simpleza con que la gente hace las labores cotidianas en una casa. Era de la gente que más asimilaba las instrucciones, de la gente más diestra, y era la que era distinta; era la mujer del pueblo, la que representaba al pueblo ahí. Era la mujer que había combatido, porque la mayoría, la mayoría no, todas incluyéndome a mí que era instructora, ninguna de las compañeras que estaban bajo mi mando habían participado en combate. Solamente Tina¨.

De ella nos dice Brunilda Amaral en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨yo recuerdo que Tina decía: ¨ yo soy muy bruta, yo soy una mujer de los muelles. Yo soy una mujer brutisima, pero yo tengo que aprender; entonces, tengo que poner atención dos veces¨. Yo no sé, pero este tipo de mujeres, esta mujer, esta anónima, esa que quizás no aparezca en ninguno de los anales de tantas historias que se han escrito aquí sobre la mujer y su participación en tal o cual hecho, esas mujeres fueron precisamente las que dignificaron el papel de la mujer en la guerra de abril¨.

Después de finalizada la Revolución, se emprendió una cacería contra todos los sin nombres y apellidos, que pelearon en la revolución, a Tina Bazuca, le toco la mala suerte. La degollaron, profanaron su cadáver y lo tiraron desde el puente Duarte hacia el rio Ozama. En el puente que ella con las armas en las manos defendió con gran valentía y bravura los días 25, 26, 27, 28 y 29 de Abril de 1965.

Honremos su memoria, que es la memoria de los miles de descamisados y descamisadas de siempre. Los huérfanos y huérfanas, los que luchamos sin ideologías, sin partidos. Solo con el supremo objetivo de defender la Soberanía de la Republica. Los que no tenemos nombres, ni apellidos; ni casa, ni tierra, ni educación. Los de abajo. Los sin trabajo, ni salud; Los hombres y mujeres del pueblo, esclavos de la Patria sin saberlo. Honremos a esos y esas que abonaron con sus sangres purpuras las guerras y las revoluciones que otros iniciaron desde la retaguardia o en sus mansiones con aires acondicionados. Esos, los que se llevan las glorias y los puestos. Los que tienen nombres y apellidos. Dueños de las tierras y los ganados; las fábricas, las minas, las vidas y las muertes de los que solos tenemos ¨Patriotismo¨…
Fuente : Articulo de la Autoria de Tirso Medrano.31 de Marzo del 2015
Imágenes de Nuestra Historia ®



POEMA !VIVA TINA BAZUCA!
EMILIO ZALDAÑA GODOY

Hay grandes cosas que son pequeñas,
hay valientes que viven eternamente,
hay dolor que embarga a la gente,
recuerdos que se quedan eternamente.

Recuerdos como Tina bazuca,
mujer que cuenta alguien que la conociera,
quien la viera durante la guerra civil que
muchos armaron detrás de su gloria falsa,
rascándose la pansa se siente victoriosos.

Grito de ausencia de Tina Bazuca,
mujer valiente que le quitaron la vida allá
sobre una puente, cobardemente en casería
humana muchos de ellos tenientes en armada.

Tina le toco la mala suerte de caer en manos
de los cobardes que la llevaron al puente,
la mataron destrozándole su garganta,
para después arrojarla del puente,
que cobardes fueron tales soldados contra.

Una gran mujer valiente,
quien murió físicamente en aquel entonces,
pero hoy vive para siempre aunque no
tuviera un apellido tan solo su nombre,
Tina Bazuca la guerrera mujer valiente.

Que en paz descanse la guerrera mujer,
aquella que hoy se encuentra con Dios,
Tina Bazuca quien la llamaron por ser sin
apellido que importa si tiene una gloria
eso tiene nombre y apellido viva Tina Bazuca
Que viva Tina Bazuca para siempre,
viva la mujer valiente, quien muriera físicamente,
vive para siempre viva Tina Bazuca para siempre.

8:51 PM = 4 / 25 / 2015
POETA ZALDAÑA
EMILIO ZALDAÑA GODOY
GUATEMALA Y SALVADOR
RESIDENTE U.S.A.

miércoles, 22 de abril de 2015

UN NIÑO EN ABRIL APODADO PACHÍN



Tirso Medrano

El 24 de abril de 1965, Pachín contaba con trece años, estaba cursando el sexto curso de la primaria en la escuela República de Chile y trabajaba como aprendí de zapatero, en la zapatería de Ricardo Peña, ubicada en la calle Altagracia numero 64 parte atrás. Vivía y había nacido en la calle Altagracia número 68., del barrio San Carlos. Su vida transcurría entre chichiguas, trompos, disfraces de máscaras e ir a buscar cangrejitos a la Zurza. Pero ese sábado 24 de Abril de 1965, su vida cambio.
Me cuenta que había una gran efervescencia en las calles después del llamado de Peña Gómez, exhortando al pueblo a la calle. El ve un grupito de jóvenes parados en el local del Catorce de Junio que estaba en la calle Caraca esquina Altagracia. Como a las cinco de la tarde se apersona al local acompañando a una multitud de adolescentes y jóvenes del barrio. Allí ve por primera vez a Fafa Taveras, que entraba y salía apresuradamente al igual que a Oscar Santana, Amín Abel Hasbun, Miguelón el Mocho y la China. Entre los jóvenes con menos de veinte años, se encontraban Rafael Augusto Matos, conocido como El Inglés, Leopoldo Mármol Solís, conocido como Maca, Ben Castillo, conocido como Yayo el Chino; era un grupo de adolescentes inquietos que estaban esperando un momento de acción. 

Pachín, cuyo verdadero nombre es Agustín Rodríguez Spearing, me dice: -Yo a esa edad no sabía lo que era política, no tenía militancia ninguna. Solo quería ayudar como los hacían los demás adolescentes. Empezamos preparando bombas molotov, unos buscaban botellas, otros clavos, grapas, arenas, y pedazos de hierros, mientras Oscar Santana y los demás dirigentes nos daban la gasolina y las instrucciones de lugar. El 24 al amanecer 25 de abril, nos las pasamos haciendo bombas molotov y el 25 temprano en la mañana, nos fuimos en grupo hacia el puente Duarte a esperar los tanques. Me acuerdo que desde las siete de la mañana se veían por todas las esquinas multitud de gentes bajando de todos los barrios a pies, con el cuerpo lleno de bombas molotov; y en las manos piedras, palos, varillas, machetes, puñales, cuchillo y algunos con revolver Enriquillo. Al llegar a la Av. Duarte con Caracas, una turba destruía la tienda Sederías California. La Duarte estaba llena de gentes, la seguimos hasta la esquina Teniente Amago García Guerrero donde se contemplaba un mar humano hacia el Puente Duarte. Nunca había visto yo tanta emoción, tanta entrega, tanto entusiasmo.
Los adolescentes y jóvenes de los barrios, se les escapaban a los padres para ir al puente, para ayudar en lo que fuera. Empezamos a poner obstáculos en las calles aledañas al puente; otros abrían zanjas o hacían trincheras.

Estábamos esperando los tanques de San Isidro, pero nos engañaron, como a las cuatro de la tarde empezaron a bombardear el puente. Yo vi una casa de dos plantas cerca del Puente Duarte, cuando el plato de la segunda se desplomo uniéndose con el de la primera planta producto de las bombas de los aviones. Frente al Destacamento de la Policía que estaba en la Av. Teniente Amado García Guerrero, cerca de la escuela Perú, vi a un señor partido en dos, encima de un triciclo lleno de plátanos. Desde ese momento un grupo de adolescentes y yo de 12 y 15 años, salimos desesperados a buscar armas donde quiera. Entonces la consigna generalizada era ¡Armas para el Pueblo!, ¡Armas para el Pueblo!, ¡Armas para el Pueblo! 

Yo conseguí un revolver treinta y ocho en el destacamento frente al parque Enriquillo. Cuando llegue a mi casa, mi madre me quito y lo voto.
Yo era muy flaco, apenas tenía noventa libras. Mi padre me dijo: ¨hijo para defender a la Patria, solo hay que tener valor y salud; yo estoy muy viejo y enfermo, represéntame tú. ¡Que la gloria este con el pueblo!¨
Ese día me fui con un grupo a la escuela Arzobispo Valera, que quedaba en la Jacinto de la Concha. Ahí nació el comando Cucaracha. Allí estaba junto a Jorge Puello Soriano, popularmente El Men, que era unos de los comandantes.
El 30 de abril participo en el asalto a la Fortaleza Ozama, es ahí donde obtengo el primer fusil, un M-1. Corrí donde Miguelón, que estaba atrincherado en la calle 11 esquina Juana Saltitopa. Él fue que me enseñó a disparar y a reparar el fusil y me dijo escucha bien, esto no es un juguete, nunca dispare alegremente, ni tampoco le apunte a alguien si no le va a disparar. Última advertencia, si te deja quitar el fusil, ere hombre muerto.
El 1 de mayo, a las 3 de la tardes salimos en diferentes grupos hacia la parte norte de la ciudad, con el objetivo de darle apoyo a los grupos que enfrentaban la avanzada yanquis y su cordón de seguridad.

Los enfrentamientos eran en cada esquina de los barrios de villa Juana, villa Consuelo, villas Agrícolas y el ensanche la Fe. Tuvimos enfrentamientos con los americanos y los del CEFA, en las calles Eusebio Manzueta, Peña Batlle, Francisco Villa Espesa, María Montés, Av. Máximo Gómez y Av. San Martin.

El día 2, salimos un grupo grande de militares y civiles constitucionalistas, a tomar a Transportación del Ejercito Nacional, ubicado en el ensanche la Fe. En ese grupo estaba los Hombres Ranas Santiago Disla y uno apellido Heredia; los civiles Blanco Peña, Pérez Guillen, la coronela Gladis Borrel, Diomedes Mercedes, Marinito, la Rubia, Alfredo Toussaint, la China, Tina Bazuca, Genaro Brito, Hitler Moreta, Higinio Machuca apodado Gino, Belkis, Barahona el flaco, Batata y Freddy, un adolescente de 14 años, blanco, delgado, con los ojos como un gato, cuyo valor superaba a diez hombres. Allí cayeron cientos de constitucionalista dentro de ellos un adolescente de San Carlos apodado el Jabao. Fue una de las más cruentas batallas en la que participe. Todos los guardias anti pueblo que defendían a Transportación murieron. Los que fueron agarrados vivos fueron rematados por los mismos soldados constitucionalistas que los conocían.
Esa encarnizada batalla, duro hasta la madrugada del día siguiente; dejamos a los militares constitucionalista allí y salimos hacia la fábrica de clavos Enriquillo, ubicada en la Av. Máximo Gómez, donde había un reducido grupo de guardias del CEFA, atrincherados. Llegamos como a las 4 de la mañana y ya a las 9 lo habíamos aniquilado.

Fue ahí donde me toco cargar con un compañero muerto el cual yo pensaba que estaba herido y a dos cuadras, me caí con él y me entro un ataque como de locura; dicen que yo reía y lloraba a la vez. Yo solo sé que salí de la fábrica de clavos sordo y agotado. Solo en Transportación fueron más de 10 horas de estruendosas bombas, granadas, bazucas, morteros, fusiles y ametralladoras; Silbándome en los oídos.
Otra de las grandes batallas de la parte norte, fue la librada en el Cementerio de la Máximo Gómez y sus alrededores. Allí duramos más de una semana resistiendo, tanto dentro como fuera del cementerio. Una de la ventaja que nos ofrecía el cementerio era que el cementerio tiene un kilómetro lineal de cada lado.
 Los guardias del CEFA, se apostaban en la esquina de la Av. Máximo Gómez con Pedro Libio Cedeño y en la Av. Máximo Gómez con Américo Lugo, mientras nosotros a un kilómetro entre las calles Pedro Libio Cedeño y Moca; y Moca con Américo Lugo.
A demás nos desplazábamos por los, patios y callejones los cuales se intercomunicaban de una forma que uno salía de una calle a otra por los callejones. Además los enfrentábamos dentro del mismo cementerio. 

Nosotros éramos cientos de combatientes constitucionalistas, dirigidos por varios comandantes y subcomandantes, civiles y militares. Los que teníamos armas largas íbamos delante y los demás detrás. El adolescente Freddy, peleo junto conmigo en Transportación y en la fábrica de clavos, ahora también estaba inquieto, intranquilo como siempre. Freddy tenía un fusil M-1, disparaba y a la vez iba voceando palabras desafiantes y avanzando hacia ellos. Era un francotirador natural; en esos momentos se amarraba un pañuelo en el ojo derecho. Nosotros les vaciábamos: ¡Freddy te van a matar! y que va. Freddy se hizo popular todo el mundo mencionaba su nombre en las batallas. Nunca había visto un muchacho tan guapo. Después de la guerra, no supe más de él. No sé si se fue; pero no creo que este muerto…. Dicen que los americanos se llevaron muchos adolescentes valientes como él-.
Hablando con el combatiente Nicolás Matos, apodado Pipí la Guerra, quien combatió junto a Freddy en los alrededores del cementerio de la Av. Máximo Gómez, en los días de Operación Limpieza. Nos cuenta los siguientes: -Freddy de la Rosa, lo llamaban Freddy; creo que está vivo. Para mí él tenía más de catorce años. Talvez entre vente a treinta años más o menos. Él vivía en Villa Juana en la calle Mauricio Báez casi llegando a la Calle María Montés. En Operación Limpieza, combatimos juntos por los alrededores del cementerio. Era muy inquieto, yo le dije a Freddy y al grupito de combatientes que nos acompañaban que siempre se mantuvieran detrás del tanque que les cogimos prestados a los muchachos de Villa Consuelo.

Siempre siguiendo las huellas de las ruedas, ya que si nos disparaban con una bazuca, el proyectil penetraba debajo del tanque y los que estaban siguiendo el trillo de las ruedas se salvaban; pero los que estaban en el centro podían ser arrasado por el disparo a lo que Freddy de la Rosa no hizo caso; se movía mucho, era muy inquieto, no obedecía órdenes y lamentablemente una bazuca disparada por los enemigos, les destrozo las dos piernas. Eso fue en la calle Moca esquina Américo Lugo. Lo recogimos y por los callejones fuimos a salir a la María Montes, penetramos en una casa la cual abrimos a la fuerza; cogimos una sábana e hicimos una litera. En un garaje que había cerca, el dueño lo conocía y nos llevó en un vehículo al hospital Morgan. Allí lo dejamos. Después de la guerra lo vi con un par de muletas en la calle Mauricio Báez, entre Moca y María Montés todo el mundo por ahí conoce a Freddy de la Rosa. Debe de estar vivo-
Pachín continúa su historia: -En esos combates sufrí una parálisis infantil y me internaron en el hospital Salvador B. Gautier, cuando volví en sí, el hospital estaba lleno de heridos y familias refugiadas. Además en el patio del hospital habían fosas llenas de cadáveres que las ambulancias de la Cruz Roja, iban recogiendo por las calles de la ciudad y los arrojaban allí.
Dentro del hospital circulaban rumores de que los soldados del Ejército y el CEFA, secuestraban a los menores para sacarles información. Mi madre me puso un vendaje de gasas y mercurio, en el hombro derecho donde yo apoyaba el fusil, porque los guardias a los que tenían marcas en el hombro o en el dedo pulgar de la mano derecha los desaparecían.

Cuando me dieron de alta, el hospital estaba rodeado de alambres de púas y soldados del CEFA; al salir nos preguntaron de una forma rápida y enérgica:¡De donde vienen! ¡Para donde van!¡Que van hacer!

Una vez salido del hospital, ya había pasado Operación Limpieza, entonces me fui al comando Enriquillo, donde también estaba un hermano mío de 17 años llamado Ramón Eusebio Rodríguez Spearing, conocido como Chelo.
El comando Enriquillo estaba en la Salcedo esquina Félix María Ruiz. Ya había poco movimiento. Me tenían haciendo mandado.
El 15 y el 16 de junio, fueron días infernales. En San Carlos se peleó palmo a palmo, calle a calle contra las tropas invasoras yanquis. Tuvimos muchas bajas, pero ellos también.
La mayoría de las bajas nuestras eran de civiles, que no estaban peleando por ejemplo los yanquis mataron a Kulelé, un joven con problemas mentales que estaba en el patio de su casa, al lado del Club Enriquillo, en la calle Enriquillo, esquina Ravelo.
Después de la revolución, tuve que huir. Me fui a esconder al batey Angelina en San Pedro de Macorís. Ya a la edad de 16 años, salgo del escondiste, saco cédula y me inscribo en el Movimiento Popular Dominicano: MPD. Pase a Formar parte de los Comandos Clandestinos del MPD.
Desde el año 1968 hasta el año 1978, mi vida era en la cárcel o en la clandestinidad. Todos los que llegaron a ser jefe del Servicio Secreto de la Policía Nacional, lo primero que hacían era allanar la casa de mis padres, buscándome. Hubo uno que hasta el pasaporte de mi madre con residencia americana lo rompió. Los golpes recibidos durante esos diez años me han provocado parálisis momentáneas en diferentes partes de mi cuerpo aun todavía. 

Huyendo conocí a Santiago, Puerto Plata, Moca, Bonao, Cotui, Barahona, la Romana en casas de familiares de amigos constitucionalistas que me daban refugios. Yo les debo parte de mi vida a los campesinos dominicanos. Esas gentes humildes del campo que sin conocerme me daban asilo en su casa y muchas veces dormía con sus hijos sin preguntarme porque huías-
Al terminar de contarme las peripecias de su existencia humana, empezó a llorar. No tiene trabajo ni seguridad social.
Entrevista realizada por Tirso Medrano, el 4 de Abril 2015.