Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

lunes, 24 de enero de 2011

EL DESAFIO DE SCHOMBURG


Un hombre con una historia (Afroborinqueno)

Eramis Cruz

Arturo Alfonso Schomburg nació en Santurce, Puerto Rico, el 24 de enero de 1874. Su madre fue María Josefa, una negra libre de nacimiento de St. Croix y Carlos Federico Schomburg, mestizo mercader de descendencia alemana. Schomburg fue historiador, escritor, activista comunitario y un altisonante expositor de sus ideas en círculos de ilustres intelectuales. Su educación se inicia
en Puerto Rico, asiste al Colegio Popular de San Juan donde aprendió impresión comercial, y al Colegio de Saint Thomas en Islas Vírgenes donde estudió literatura negra, se conoce más bien como un autoeducado de dotes sobresalientes.

La gente demuestra empeño por saber en qué se inspiran las personas creativas, aquellas que impresionan a los demás con el fruto de su genio y esfuerzo. Sin embargo, las grandes creatividades, que toman una vida entera para acumular los meritos que se merecen, no siempre nacen de bellas experiencias ni momentos plácidos. Imagínese que un día viene usted al salón de clase motivado por sus altas calificaciones o a su empleo satisfecho por lo bien que viene desempañando sus funciones, y durante un intercambio su maestro o su jefe le diga que usted proviene de una raza que no tiene historia, no tiene héroes ni conquistas. ¿Cual sería su reacción? Posiblemente sienta que no viene de muy lejos y que su destino y el de sus descendientes es incierto, carente de inspiración o valor alguno.

Esto fue lo que sucedió a Arthur A. Schomber un día que su maestro le dijo que los negros
no tenían historia, héroes ni conquistas, según su propio testimonio. Pero este joven, aunque
tal vez sintió ganas de llorar, no se quedó allí estático, discriminado y humillado, su sentido
de la realidad era muy amplio, sabía que alguien lo discriminaría otra vez, con otras
palabras o en otro lugar, no era la voz de su profesor, era la elocuencia del distorsionamiento filosófico del opresor lo que había escuchado bajo el amparo del manto de la misión académica, institucionalizada, como la discriminación misma de nuestros días. En ese momento el insulto encendió en él la chispa originaria de una llama que permaneció iluminando su camino su vida entera para demostrar la falsedad de esa aseveración y al mismo tiempo documentar las razones de su
convicción de que la historia de los afro-americanos trasciende a la de los blancos anglosajones, no sólo en América sino en otros lugares.

Arturo Alfonso Schomburg hoy se conoce como el coleccionista, curador de libros, y fundador de una de las fuentes más amplias sobre el pasado histórico de los negros, de la literatura negra, de los remanentes que dejaron las emigraciones negras desde África hacia Europa, las América y otras áreas del globo.

Es un personaje de gran interés para los afro-americanos, los latinos y demás descendientes del continente del sol. Su gran mérito consistió en armonizar en un cuerpo los trabajos de otros (hombres y mujeres) negros prominentes. Dedicó su vida a restaurar y organizar, para hacer accesible, las fuentes dejadas escondidas, en diferentes formas y géneros, en algún lugar del mundo para
ponerla a luz y reflejaran sobre el espacio y el tiempo los argumentos de la historia. Su trabajo fue de gran importancia al servir a la creación de conciencia para las luchas civiles y políticas por restituir los derechos de igualdad y oportunidades de la gente de color en el siglo recién pasado.

Schomburg junta las evidencias, las huellas indicadoras de que los negros, no sólo de Estados Unidos, sino también los diseminados por otros países y etnias (los latinos, los mestizos, los indios, los mulatos, los de color chocolate), porque entiende que estos si tienen un pasado que debe ser
reconstruido desde sus propias ópticas para hacer posible realizar el futuro con perspectivas a la libertad y la prosperidad a que todos tenemos derecho.

Hoy esto se traduce a un lenguaje más digerible para los conservadores y manipuladores de la política y los monopolios económicos, al referirnos al derecho a viviendas, salud, educación, libertad de
expresión e igualdad de oportunidad de empleos dignos. Nadie tiene la culpa de nacer blanco o nacer negro, el color no es más que una percepción subjetiva carente de base para los prejuicios. Los colores existen para engrandecer y embellecer la naturaleza y los hombres, no para privarlos de sus valores esenciales.

Este hombre no era un coleccionista simplemente, no hacía su trabajo por amor al arte solamente, ni andaba en busca de curiosidades o raros artefactos para hacerse rico posteriormente, era un restaurador no sólo de los objetos obtenidos o las pagina olvidadas, sino de la historia misma de los
negros porque entendía que el orgullo de la raza del negro era el antídoto contra el prejuicio en su contra.

A diferencia de lo que se pueda pensar, Schomburg, igual que Gandhi o Luther King, no tenía odio racial, porque eso sería inconsecuente con sus principios fundamentales de que los hombres somos
iguales. El también trascendía por encima de esos bajos sentimientos porque igual que Pablo Freire sabía que la misión del oprimido es liberarse y a la vez liberar al opresor de sus jaulas mentales y ambiciosas, porque no existe racismo sin motivaciones económicas, aun se escondan detrás de los sofismas y los protocolos sociales, o detrás de aparentes ingenuidades, cuando no en creencias
dogmáticas.

Es importante entender que debido a que Arthur Schomburg nació en Puerto Rico e inmigró a los Estados Unidos, a Harlem, New York, el 17 de abril de 1891, nos benefició a todos con su trabajo intelectual e investigativo por su perfil multicultural y universalista. Entiéndase que con Arthur A. Schomburg ocurre lo mismo que sucedió con Audubon, no era hombre procedente de la cúspide
académica, como los que estamos acostumbrados a interpretar en los hombres sobresalientes. Schomburg fue un autodidacta que al igual que John James Audubon se mereció el respeto de sus contemporáneos por su trabajo honesto con propósito humanista, estos dos hombres no fueron
simples teóricos, sino que sus trabajos de colección, cada uno en su rama, eran irrefutables, objetivos, y para el servicio de todos.

Schomburg es conocido como el padre de la Historia Negra, él mismo se describía como Afro borinqueño (African-Puerto Rican), después de haber confrontado la discriminación por su color y descendencia. Desde su residencia en Harlem Schomburg comienza su trabajo de colección, estaba
interesado en todo lo que contribuyera con la historia, el arte, la literatura y los artefactos convertibles en documentos reales para revelar la historia de los negros diseminados por el mundo, pero especialmente con énfasis en los afroamericanos.

A la vez que trabajaba en esa dirección se integraba a la lucha. Por casi una década participó en el movimiento por la independencia de Cuba y Puerto Rico y fue miembro del Comité Revolucionario de Puerto Rico. Su accionar por la independencia de estas islas de las antillas, entonces dependientes de la España colonial, le asoció de modo muy cercano y directo con los prominentes líderes como José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, también con su mentor político, Ramón Betances, a través del Club Borinquen.

En su opinión Puerto Rico no debería ser una colonia de España ni tampoco de los Estados Unidos, por lo que se hacía precursor de la lucha de Puerto Rico por la independencia, una tesis que sigue siendo un objetivo de muchos ciudadanos de ese gran país colocado en una pequeña isla.

También demostró que existen vínculos unitarios, raíces e intereses comunes entre los latinos y los afro-americanos, con la documentación de esclavos que llegaron a Virginia antes de 1619 en un barco español del 1526. Inclusive, Schomburg exploró los indicios de una colonia de africanos en Sevilla, España, demostrando lasos y evidencias históricas relacionadas con las raíces afro-latinas en los tiempos de la Europa colonial.

En 1892 Schomburg se hace masónico e ingresa a la Logia No. 38, llamada El Sol de Cuba que funcionaba en español. En esta logia fue electo Gran Secretario de la Gran Logia en el 1896. En ese año comienza a enseñar español en la ciudad de Nueva York.

El 30 de Junio se casó con Elizabeth Hatcher, procedente de Stauton, Virginia. Tuvieron tres hijos: Máximo Gómez, Arthur Alfonso, Jr., y Kingsley Guarionex. Elizabeth murió en el 1900, el se casó entonces el 17 de marzo de 1902 con Elizabeth Morrow Taylor procedente de Williamsburg, Carolina del Norte, con ella procreó dos hijos: Reginald Stanton y Nathaniel José. Morrow Taylor murió temprano, entonces Schomburg se casa en el 1914 con Elizabeth Green, una enfermera con la que tuvo otros tres hijos: Fernando, Dolores Marie, su única hija, y Plácido Carlos.

Por varios años Schomburg trabajó como mensajero, recepcionista o cajero (Clerk) para una firma legal (de Prior, Mellis and Harris) en la ciudad de Nueva York. En el 1906 comenzó a trabajar para el Bankers Trust Company. Tiempo más tarde tomó un puesto como supervisor en el Caribbean and Latin American (Mail Section) hasta que dejó el empleo en el 1929.

En 1911 Schomburg fue cofundador de the Negro Society for Historical Research (la
Sociedad de Investigación Histórica del Negro), fue electo presidente de “American Negro Academy”, la cual fue pionera en el desarrollo de la historia de los negros (afro-americanos).

Schomburg dejó expuesto en pocas palabras el propósito de su colección y de todo el trabajo realizado en el trayecto de su vida, “El negro americano debe reconstruir su pasado con miras a edificar su futuro”. Y agrega: “La historia debe reponer lo que la esclavitud arrancó, lo cual es el daño social de la esclavitud que la presente generación debe reparar y restablecer”, (The Negro Digs Up His Past, 1925).

En el 1926 La Biblioteca Pública de Nueva York compra la colección de libros de Schomburg, los impresos y manuscritos, con una subvención (grant) de $10,000 dólares proporcionada por la Fundación Cornegie. La colección fue ubicada en una sucursal de la Biblioteca Pública en la calle 135th de Manhattan. Fue la piedra angular para el establecimiento nombrado “The Schomburg Collection of Negro Literatura and History” en el 1973“. Mas tarde cambió su nombre por “Schomburg Center for Research in Black Culture”.

El Centro Schomburg para la Investigación de la Cultura Negra, es uno de los más importantes en el mundo para el estudio y la investigación de la historia y la cultura de los descendientes de África, sigue siendo una dependencia de la Biblioteca Pública de Nueva York. Esta ubicada en el 515 Malcom X Blvd. (Calle 135). Este centro posee más de cinco millones de libros y otros objetos y elementos que sirven de fuente a la cultura o a la investigación. El visitante puede observar manuscritos originales de escritores y poetas, objetos rarísimos, colección de arte africanos en bronce y en madera, armas y objetos religiosos, trabajos de artistas contemporáneos, artes de Jazz, pinturas y fotografías sobre la influencia de ese genero musical, documentos y fotos alusivas a Nelson Mándela, Imágenes del siglo 19 de los Negros en América del Sur y el Caribe, entre otras riquísima fuentes de
información y cultura de un elevado valor para la ciudad de Nueva York y el mundo.

Schomburg enfermó gravemente luego de una cirugía dental, muere el 8 de junio de 1938
en el Madison Park Hospital de Brooklyn y su resto descansan en Ciprés Hills Cemetery de ese condado de Nueva York.

viernes, 14 de enero de 2011

Isótopos en Los Haitises

Por: R. Osiris de León

Desde el 15 de abril del 2009, cuando fuimos consultados por la prestigiosa comunicadora Consuelo Despradel, respecto a la pertinencia o no de la instalación de una planta de cemento Portland en la región hidrogeológica de Los Haitises, dijimos públicamente que de acuerdo a los estudios hidrogeológicos que habíamos desarrollado para el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, INDRHI, en el periodo 1981-1983, dentro del Plan Nacional de Investigación, Aprovechamiento y Control de las Aguas Subterráneas, PLANIACAS, la región de los Haitises no admite ningún tipo de industria, y menos una cementera.

En múltiples conferencias, entrevistas y artículos que escribimos y publicamos en el año 2009, dijimos que la región cárstica de Los Haitises, con una extensión superficial de unos 1,617 kilómetros cuadrados, constituye uno de los ecosistemas de paisajes geomorfológicos de domos calizos y sumideros de aguas superficiales más importantes del país y del mundo, donde las lluvias anuales promedian unos 1,700 milímetros por cada metro cuadrado, y que esas aguas se infiltran rápidamente gracias a la alta permeabilidad de las rocas calizas y gracias al extenso sistema de cavernas que se intercomunican subterráneamente.

Dijimos, y escribimos en la prensa, que por sus grandes reservas de aguas subterráneas no contaminadas, el ecosistema cárstico de Los Haitises representa la principal alternativa para el futuro suministro de agua potable para unos 5 millones de habitantes de la ciudad de Santo Domingo y toda la región Este del país, y que cualquier actividad industrial que se desarrollare allí, especialmente una cementera que explotaría la roca caliza mediante el uso de explosivos elaborados en base a nitrato de amonio y fuel oíl, contaminaría rápidamente las aguas subterráneas, y que eso había que evitarlo.

Manifestamos públicamente, una y otra vez, que por tal motivo la cementera Estrella autorizada por el Gobierno y por el Ministro de Medio Ambiente debía ser emplazada en otro lugar, alejado de Los Haitises, porque en la República Dominicana hay miles de lugares donde se puede instalar una cementera, principalmente en toda la franja sur comprendida entre Bávaro y Pedernales. Nunca estuvimos en contra de la cementera, sino en contra del lugar que fue muy mal escogido.

Pero decir y sostener este criterio, el cual es estrictamente científico y ambiental, motivó que el Vicepresidente de la Republica, Rafael Alburquerque; el Ministro de Medio Ambiente, Jaime David Fernández; el Vice Ministro de Áreas Protegidas, Eleuterio Martínez; el vocero de Medio Ambiente, Mayo Rodríguez; el Director de Minería, Octavio López; el subdirector de Minería, Santiago Muñoz; el Director del periódico El Caribe, Manuel Quiroz; el articulista de El Caribe, Marcos Taveras; y los comentaristas matutinos Christian Jiménez, Oscar Medina y varios más, dijeran que nuestra oposición a la cementera estaba apoyada por los intereses económicos de las industrias cementeras privadas que no querían competencia en el mercado del cemento. Un argumento ridículo y falaz.

César Medina pidió en sus programas de radio y de televisión que ningún medio de comunicación entrevistara a Osiris de León, Manuel Quiroz instruyó a los periodistas de El Caribe para que ninguno entrevistara ni publicara nada dicho o escrito por Osiris de León, además de permitirle a Marcos Taveras el uso de las páginas de El Caribe para que dijera que los ecologistas son unos mercenarios, y es que el actual Gobierno, sus funcionarios, sus voceros y sus aliados, siempre quieren ganar los debates técnicos por descalificación, nunca por tener la razón.

Afortunadamente el Recurso de Amparo que interpusimos ante el Tribunal Contencioso, Tributario y Administrativo, fue tan contundente en su estructura analítica, que la juez Sarah Henríquez Marín falló a nuestro favor ordenando detener los trabajos de instalación de esa cementera, lo que obligó al Presidente de la República, Leonel Fernández, a solicitar la opinión técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

Ante tan delicado encargo, el PNUD se auxilió del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, y de más de una decena de especialistas internacionales, quienes luego de escuchar a todas las partes que opinaban al respecto, incluyendo a la Academia de Ciencias, y luego de estudiar la realidad hidrogeológica de la zona, concluyeron, en noviembre de 2009, que el proyecto de la cementera en Los Haitises “NO ERA VIABLE”.

Pero no obstante la contundencia de las conclusiones del PNUD, el Jefe del Ministerio de Medio Ambiente, y los Directivos del Consorcio Minero Dominicano, promotor del mal emplazado proyecto, expresaron su total desacuerdo con el informe del PNUD, y dijeron que dicho informe estuvo influenciado por nuestras opiniones técnicas contrarias a la instalación de una cementera en Los Haitises. Lágrimas propias de la derrota.

Sin embargo, ahora, un año después del informe del PNUD que rechazó la cementera en Los Haitises, el Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, INDRHI, ingeniero Frank Rodríguez, dice públicamente que el gobierno ha realizado una nueva investigación hidrogeológica en la región de Los Haitises, mediante la utilización de trazadores isotópicos radiactivos.

La investigación hidrogeológica fue denominada “Proyecto de Aplicación de Técnicas Isotópicas para el Estudio y la Evaluación Integral de la Explotación de Aguas Subterráneas en Los Haitises”, y fue realizada con la asistencia técnica y financiera de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), un organismo de las Naciones Unidas con sede en Ginebra, Suiza, y en coordinación con la Comisión Nacional de Energía.

Frank Rodríguez dijo que “La región de Los Haitises tiene un suelo compuesto principalmente por roca caliza de alta permeabilidad, que ocasiona que las aguas de lluvia se infiltren casi en su totalidad, impidiendo que las mismas circulen en fuentes superficiales, por lo que para la obtención del recurso se tiene que recurrir a la extracción de aguas subterráneas”. Tal y como habíamos dicho en el año 2009.

También dijo que “El principal hallazgo obtenido hasta ahora ha sido que en esa zona cualquier sustancia contaminante se transmite rápidamente, afectando los cuerpos de agua interconectados, ya que la velocidad de transmisión es de apenas siete horas, lo que pone en evidencia la alta vulnerabilidad del agua localizada en el subsuelo”. Similar a lo que habíamos dicho en el año 2009.

Pero lo más importante que ha dicho Frank Rodríguez, Director del INDRHI, es que “Esos resultados nos permiten afirmar que las aguas residuales por actividades agrícolas o de ganadería deben ser controladas y evitarse las actividades de tipo industrial, que acarrearían serios problemas a este singular ecosistema. Cualquier tipo de intervención o explotación en esta zona tendría consecuencias muy negativas sobre la calidad de las aguas, que se extenderían a las cuencas de los ríos en la Planicie Costera Oriental, la parte baja del río Yuna y parte de la cuenca del río Ozama”. Similar a lo que habíamos dicho en el año 2009.

Ya anteriormente la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena, había auxiliado al INDRHI en la utilización de trazadores isotópicos para determinar el sentido del flujo de las aguas subterráneas en el acuífero cárstico de la sierra de Bahoruco, y para determinar las vías de filtraciones en las presas de Chacuey y Maguaca, y en los tres casos los resultados fueron 100% coincidentes con nuestros resultados de 1983 y 1987.

Lo vergonzoso para quienes hicieron el ridículo público de defender una cementera indefendible, es que el INDRHI es una institución gubernamental adscrita al Ministerio de Medio Ambiente, lo que quiere decir que el nuevo estudio no lo ha hecho un “Geotodólogo enemigo del Gobierno”, como usualmente nos llaman algunos Geoignorantes que están al servicio pagado del gobierno, y habría que esperar a ver si ahora se atreven a acusar al Director del INDRHI de estar siendo pagado por las cementeras privadas para decir que en Los Haitises deben “evitarse las actividades de tipo industrial”, tal y como dijimos nosotros en el año 2009.

Lo penoso del caso es que ninguno de ellos tiene el valor de admitir que mintieron deliberadamente para intentar engañar a un país donde el 85% de la población dijo NO A LA CEMENTERA, ni el Ministro de Medio Ambiente tiene el valor de renunciar a su cargo por autorizar y defender un intento de agresión a un ecosistema estratégico que siempre había sido respetado por todos los ambientalistas y por todo el pueblo dominicano.

La reflexión final que podemos extraer de este nuevo estudio hidrogeológico realizado por el INDRHI, mediante técnicas isotópicas, es la de que cuando usted predica el evangelio de la verdad, puede sentarse tranquilo bajo la sombra de un samán a esperar que el funeral de la mentira y la calumnia pase discretamente en su camino hacia el cementerio construido sobre un suelo calcáreo que ha de neutralizar la acidez producida por la descomposición bacterial de las lenguas perversas que se accionan mecánicamente cada vez que reciben las 30 monedas de plata que sirvieron para que Judas vendiera a Jesús. Lástima que muchos de ellos no hayan leído a Mateo 27:5.

miércoles, 12 de enero de 2011

Los vanos cibernéticos

Eramis Cruz

Los hispanos tenemos una representación en Nueva York con un locutor considerado el más vano del mundo, aunque tratándose de locutores él no es el único que se le puede dar este apelativo, sin embargo no parece estar equivocado cuando usa la frase “y a mí que me importa”. Uno se da cuenta al invertir tiempo mirando Facebook y otras páginas sociales, de cuanta gente vacía escribe vacuidades. El mundo se puede acabar hoy y los frívolos no se dan cuenta o simplemente no les importa. No tienen inquietudes políticas, ni literarias, fueron a la escuela y se graduaron para ser tan comunes como el que más.

Y a mí que me importa, diría un superficial con título académico, mejor unas cuantas fotos para que miren mi perfil desde todos los ángulos, siempre fui inseguro de mi apariencia, de ese color de piel que niega mi afinidad con lo blanco y la filosofía de la pureza, esa duda era lo único que tenía y nadie se daba cuenta, ahora es diferente en Facebook, tengo el mismo beneficio de un espacio pagado en la prensa. Mírenme bien, éste soy yo, es mi foto.

A mí que me importa si el mundo se acaba, yo no fui que lo hice. No solo échame una mirada, mira también la intimidad de mi habitación, la comida que consumo y la muchacha que me gusta. Para que diablo escribir, una foto vale por mil palabras. Antes de Facebook, Twitter o Myspace nadie sabía que ella tenía unos pechos exuberantes. Ni la dimensión de sus atributos con los que complace a su marido, y a mí que me importa si a nadie le importa. Quiero saber si me vieron en Facebook, claro que si, recibo un correo electrónico cada vez que alguien toca algo en mi cuenta, sé que me vieron aprisionado entre los encantos de una mujer desconocida para la mayoría, qué diablo sucedía en aquel lugar, seguro que luego nada queda en la clandestinidad, lo que no se adivina se supone.

Para una juventud con poca preparación para hacer frente a los desafíos del futuro, la superficialidad, el menor esfuerzo, la corrupción en el lenguaje y el irrespeto a las reglas idiomáticas no resultan nada alegador, al contrario es lamentable. Con rapidez aprenden a cometer plagio y no tienen delicadeza en publicaciones gráficas o referencias a asuntos personales de carácter privado.

Lo que no me informa en el correo electrónico es quien finalizó un artículo publicado, o esa historia fascinante de un pasado reciente, y a mí que me importa si la lee o la arroja a la basura, ese autor no es el único que escribe palabras al viento. Los habilidosos del poder, manipuladores de las masas están más felices que nunca, ahora a mucha gente no le importa un bledo, si el mundo es el mismo mundo, y a mí que me importa si en el futuro próximo le pasa la cuenta con elevados intereses, después que no digan, los tantos indiferentes, que no se lo dijeron.

La baba abunda de tal manera en Facebook que se resbala con frecuencia el cursor hacia temas baratos y palabreríos sin sentido. Para la comunidad más joven las páginas sociales se han convertido en lo que son las telenovelas para los adultos desde el punto de vista de la sanidad psicológica y la incidencia en el comportamiento social en comunidades vulnerables de minoría que viven al margen de los beneficios económicos y sociales.

Las grandes compañías y agencias gubernamentales son las beneficiadas con la información contenida en estas páginas sociales, resultan ser medio de control y de estudio para la inversión de capitales o promoción de productos. También les facilita dizque la aplicación de las leyes pero que todo el mundo sabe que es una persecución política contra grupos étnicos sensitivos a los temas de inmigración. El usuario está consciente del yo, pero no está al tanto del nosotros. Se constituye en un medio que manifiesta los puntos débiles de una sociedad demarcada por el sistema llamado neoliberal, lo cual es un tema que por sí solo vale la pena estudiar y tomar en cuenta.

lunes, 10 de enero de 2011

Desde aquel día de mis dudas

Eramis Cruz

Un día desperté confundido, creí dormir doce horas continuas, lamentaba haber pasado un día sustraído de la vida. ¿Por qué nadie me despertó? Supe la razón de inmediato, todo el mundo estaba pendiente de su propio mundo, nadie me echó de menos, ni de más. Pensé que había estado peor que muerto ya que había visto como la gente atendía un muerto, toda la atención ofrecida al recién difunto, desde el momento que moría hasta que desaparecía debajo de la tierra luego de un protocolo nunca antes ofrecido, en ningún capítulo de su vida.

Era cierto, antes de que existieran funerarias por todos lados, y de que la gente perdiera la vergüenza de llorar, los velorios eran todo un espectáculo, especialmente durante las primeras horas con la llegada de los familiares y durante las últimas horas, cuando se sacaba al difunto o difunta por la puerta principal de la casa que fue su hogar. Y es que no es lo mismo salir del hogar muerto para no volver, que salir de un lugar público donde no les dueles a nadie, sino que han prestado un servicio para que todo aquello sea mas cómodo y se vea mejor el cuerpo maquillado.

El velatorio en el hogar se usa todavía, pero es más común entre los pobres sin recursos para pagar el servicio de una funeraria. En la funeraria todo es tan diferente, no hay que suportar ese olor característico a gente muerta, y todo el mundo viene curioso a ver como se ve el difunto, si por lo menos se parece a la persona que conocíamos. Recuerdo muy bien lo que pasó con la vecina, la mujer de Alonso, conocida como Lola la borracha, la gente decía que esa no era ella, sino una extraña, menos mal que tenía todavía el lunar en la mejilla y la verruga encima del ojo izquierdo que le identificaba.

Ese día y un tiempo después, pensé en esas cosas, que hace la gente cuando llora un muerto, por lo menos no hace nada para el ser fallecido, éste no se da cuenta de nada, si todo el mundo sabe que está muerto, posiblemente sea una manera natural del vivo para aliviar su propia pena, un paliativo para el vivo aliviar su conciencia, no para el muerto que no la tiene.

Al morir la gente cumple una ley de la vida que tiene la propiedad de ser más imponente que el nacer. Ese día terminan las dudas de cuanto se quería al ser amado que se despide, la única diferencia es que ahora no lo sabe ni tampoco le importa. Toda una vida compartida, entre maldiciones, insultos, cascarrabias y mal entendidos, pleitesía, contradicciones, críticas despiadadas, saludos hipócritas, sin decir nada que valiera la pena para mostrar el amor y después tanto alboroto, tanta algarabía, tanto desgarro interior por el hijo, por el padre, por la madre que trajo con dolor sus hijos al mundo, esa que sustenta a los hijos con un manantial de su pecho. Y uno lo ve todos los días, hijos crueles con las madres, incapaces de tolerarle las torpezas que llegan con el tiempo. Cuan hábil era cuando cambiaba sus pañales, cuando sostenía con cariño el biberón, como puede no recompensarse tanta nobleza, sin esperar el día cuando ya es demasiado tarde.

Uno se pregunta muchas veces, que hay después de la muerte, sin tener una repuesta congruente, es diferente cuando se cuestiona que tanto se puede hacer por la felicidad en la vida, que es corta y maravillosa. Uno se cansa del trabajo, pero se echa un sueño y al despertar está sustituida la energía, uno se molesta con alguien, pero lo piensa bien y luego vuelve a quererle, uno ofende a un amigo, pero luego de una reflexión reconciliación ayuda con más fuerza a ceñir los lazos de la amistad, uno se equivoca y luego de reconocerlo se complace en la verdad, en la lógica de los procesos, cuanto se simplifican las reglas. Tenemos esa capacidad de recuperación, de reivindicar lo que se pierde, excepto el tiempo mal invertido, o lo que se deja para después de la muerte.

Después de la tormenta, casi se paraliza la ciudad, del cielo cayeron toneladas blancas de nieve congelada, los fuertes vientos hostigaron todo cuando se movía esa noche de diciembre. Cinco días más tarde todo volvía a la normalidad, entonces volvió a caer un lindo rocío cuando la gente plácidamente dormía, la naturaleza pintó de blanco los arboles desojados de los parques de la ciudad. Un manto blanco y sereno era el terreno en la quietud de un amanecer que exhibió sus colores con el devenir de la luz. Sentí un deseo inmenso de detener el coche en medio del tráfico de la avenida y tomar una fotografía de aquella tarjeta navideña plasmada en el panorama.

Quisiera saber si pasé un día entero dormido, a los siete u ocho años de edad uno no es tomado en cuenta por los adultos con relación el tiempo, estos creen que un muchacho a esa edad es un proyecto para el futuro, y que se pasa la vida postergando su existencia para un mañana, del que no se duda con crecer. Todo es diferente cuando el crecimiento se detiene, hasta que comienzan esos cálculos naturales de capacidad decreciente o conciencia retroactiva. Lo de aquel día debió ser como una ilusión, una especie de nomenclatura química que rompió la línea divisoria entre la noche y el día. Con un sueño pesado, el niño se dejó caer sobre la cama, con la agradable temperatura del cuarto cayó vencido por varias horas, despertó con el bullicio de la gente que servía la cena de la familia, tratando de recordar la hora que se durmió o el día que le precedió. Con los años llegó a la conclusión de no pudo ser posible dormir todo un día después de una noche normal. Debió llamar la atención de alguien quien debió creerlo muerto durante el sueño, sin embargo nunca despejó la duda.

Es una sensación extraña, se parece a un viaje a un país lejano, con muchas horas de diferencia, uno cree que pierde un día. Pero perder un día no es lo más importante. Lo más importante es ganarlo, y para ganarlo hay que estar consciente, consciente de uno y de lo demás, uno no es nadie sin lo demás. Imaginaste solo en el mundo, sin un ser como tú con quien compararte, sin nadie para compartir lo que tienes o lo que no tienes. Lo que no tienes es tus sueño, tu anhelo, tu aspiración que también puede ser compartido y vivido con el otro y con los otros. Todos en este mundo somos pobre de algo, y ese algo es lo único que nos quita el sueño e intenta hacernos perder los días.

Que significa ser rico y vivir como pobre, no tanto, porque no disfrutas de lo que tienes, tienes temor que se terminen tus ahorros, y el miedo a perderlo no te dejas gastar lo que te mereces para compensar tu esfuerzo y el esfuerzo de que los explotasteis de alguna manera. Es difícil hacerse rico solo, si te hiciste rico, seguro que de algún lado sacaste tu provecho, dinero es trabajo acumulado, nos puedes trabajar más de lo que te es posible físicamente, de modo que si tienes más que los demás, seguro que los demás de te lo facilitaron. Si eres pobre, podría vivir como rico, la felicidad no está limitada por el dinero ni la riqueza, la felicidad es una estado espiritual. Todo depende de cuál es tu punto de enfoque. Hay gente que cuida muy bien de su salud, otra de las razones de sus luchas, otra pinta, canta, vive pendiente de sus amores, de esos panoramas insólitos de la naturaleza. Uno puede vivir, uno aprende a vivir, uno enseña a vivir, uno puede comprender como se puede vivir y aunque se pierda un día, se pueden ganar décadas reservadas para la eternidad. Es sabio no dejar al pretérito las prioridades, ni decir que es mejor tarde que nunca y creer que brinda mejor beneficio no dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

domingo, 2 de enero de 2011

Para decir gracias

Eramis Cruz

Con el comienzo de este año, sinceramente te doy las mil gracias porque de alguna manera mantuvimos esta comunicación durante el año pasado. Fueron muchos los mensajes que fueron y vinieron y muchas las veces que nuestros dedos golpearon el teclado. Gracias por respetar mi opinión, espero que este año expreses tus ideas y pareceres sobre esos temas que nos atañen a todos. El silencio nos hace cómplices de lo mal hecho, eso no es bueno para ti, ni para mi, ni para nadie porque hace creer a los desgraciados que estamos de acuerdo con sus diabluras.

Tú no sabes que a alguien se le ocurrió una idea genial, pero no te dijo que fuiste tú el origen de ella. Recuerdas que hay que trabajar, hay que vivir, hay que reír, hay que ser feliz, hay que levantarse con una canción a flor de labios. Si, el amor es para darlo. Tenemos que mirar el mundo de un modo diferente cada días para renovar nuestra fe y admiración en la grandeza de la naturaleza que nos permite vivir rodeado de maravillas.

No preste atención a los amargados que deambulan por ahí, mal educados y sin dulzor en su vida. No te dejas influir por los impotentes que culpan a todo el mundo de lo que les sucede, ni de aquellos que nunca dan las gracias, ni los buenos días, ni del jefe que nunca reconoce un trabajo o asignación bien ejecutada, que llega al trabajo con el diablo encima como si fuera víctima de un cuerno. Ni del hablador que nunca cierra la boca, ni del vendedor de porquerías que te quiere pasar gatos por liebres.

Hay que vivir despierto y caminar de prisa, hay que mirar lejos o te pierdes al doblar de la esquina, hay que dejar de ser pendejo. Tú no vales por los que tienes, pero si no tienes nada, a mucha gente no le importa.

Cuídate de quien te ofrece el almuerzo gratis. Todo el mundo tiene una doble personalidad y cada cual muestra al publico la mejor de las dos, pero hay una tercera, huidiza y tímida, el yo ideal, que se refleja de tantas maneras en cada cual, no es perfecta pero esta demarcada por nuestras percepciones y los estereotipos.