Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

domingo, 24 de abril de 2011

Observaciones básicas para lidiar con los códigos secretos digitales

Eramis Cruz

Tu código secreto y el seudónimo de usuario (user name) es lo único que acredita tu inscripción al sitio de un proveedor de servicios en el Internet. Algunos proveedores pueden ayudar a restaurar estos cuando se olvidan o se pierden. Con la experiencia negativa y los tropezones uno aprende a lidiar con este problema. He perdido documentos importantes, cuentas recién abiertas y otros trabajos durante los años que he usado computadoras desde 1984.

En los empleos actuales nada se hace sin la computadora, hay diferentes programas con los que trabajamos y hay que recordar al menos unos tres códigos secretos y otros nombres de usuarios durante la rutina diaria. Por razones de seguridad la PC se hace inaccesible cada vez que no la usa por determinados minutos. Las compañías evitan que personas no autorizadas puedan intentar actos dañinos mientras el empleados se ausenta del escritorio aun sea para ir al sanitario.

En muchas empresas el sistema requiere que tú cambies tu código secreto cada tres meses o algo así, y por razones de seguridad estos no pueden ser parecidos a los anteriores y requieren seguir algunas recomendaciones, deben tener letras mayúscula, minúscula e incluir algún digito numérico. El sistema te anuncia algunos 10 o 15 días antes en qué fecha se expirará el código secreto.

Se recomienda que cuando registras tu código secreto medites bien antes de hacerlo y que utilices algo que se pueda recordar con facilidad, pero que no sea algo que la gente sabe o pueda investigar como fecha de nacimiento o el número de la casa, o el nombre de familiares o mascotas. Todo depende de qué se trate, algunos servicios puede ser menos restrictivos por tratarse de asunto no tan serio como lo es una cuenta bancaria.
Yo tengo mí propia técnica que tal vez a usted le pueda ayudar:

La seguridad comienza en el mismo momento de registro de su código, no cambie esa página por nada del mundo ni la cierre, siga las instrucciones con cuidado y escriba todo lo que haces. No deje evidencia sobre lo que hizo en un pedazo de papel. Se trata de un código secreto.

En algún lugar tengo escrito mis nombres de usuarios y mis códigos secretos, es arriesgado pero qué no tiene riesgo en la vida, para ellos tomo mis medidas de seguridad, no se recomienda que se dependa de una sola fuente, por si acaso se extravía o sufre daños. Esto también puede ser como mantener una pequeña lista en la que se escribe la fecha de los códigos. Si me hacen preguntas para seleccionar también deben ser escritas, como cuál es el nombre de su madre o cual fue su primera mascota.

No use en el código secuencia de números como 1,2,3, son fácil de adivinar (Tiara123).
Busca la manera de inventar un código secreto que lo puedas introducir con una sola mano en el teclado, es más trabajoso si tienes que usar las dos manos (Bertae2323).
Uno no puede ser tan obsesionado con códigos difíciles sin tener la necesidad. Muchos sistemas de proveedores cancelan tu código secreto si fallas más tres veces tratando de entrar al sistema.

En mi empleo no cambio mis códigos secretos los viernes, es probable que después del fin de semana lo olvide, especialmente durante el verano que uno está más envuelto en actividades sociales o familiares.

También se debe escribir en algún lado el teléfono del proveedor ya que ellos pueden ayudar a obtener un código temporal que luego uno puede cambiar para el uso de rutina. Muchas compañía te pueden enviar un nuevo ID para que con ese ID entres al sistema y obtengas un nuevo código temporal que luego puedes cambiar.

Hay que tener presente que muchos números de cuentas funcionan como código secreto y hay que tener la misma prudencia y precauciones para su uso.

No escribas tus códigos secretos para nadie, no se los digas a nadie, los códigos secretos son para mantenerlos en la mente. Existen programas que sirven para mantener los códigos secretos, pero muy poca gente los usa.

No se recomienda usar códigos secretos en computaras ajenas donde pueden quedar registrados, ni tampoco se recomienda checar la cajilla que dice “recordar código secreto”.

No use el mismo código secreto para diferentes fuentes o proveedores.
No es recomendable cambiar los códigos secretos con frecuencia, seis meses parece razonable.

También muchas compañías y proveedores utilizan tu E-mail como nombre de usuario y se debe tener presente en caso de que se cambie el E-mail o haya sido cancelado.
También deben observarse los mismos criterios cuando se compran productos en la red, como software o programas de computadoras. El numero de ID del producto es la única garantía para su instalación y además para “upgrade” o poner al día, sin costo a veces, en el Internet. Por ejemplo los “antivirus” los venden hasta para tres PC’s, pero si se pierde el numero de ID se hace inservible. Siempre este número es largo, de hasta 16 dígitos y viene impreso en la caja o envoltura, no debe ser confundido con número de serie del producto el cual también puede ser requerido en muchos casos para verificación de propietario certificado o registrado y también para devolución de dinero.

Si no hay manera de recuperar o recordar un código secreto o “password” entonces es necesario abrir una cuenta nueva. En el caso de los correos electrónicos o “E-mails” no se podrá usar el mismo correo electrónico porque se recibirá un mensaje indicando que esa cuenta ya existe a nombre de alguien.

Muchos de estos criterios pueden ser utilizados u observados cuando se escriben documentos o se reciben documentos en la computadora que tienen que ser guardado porque son de mucha importancia para uno. Además, uno no quiere dar la impresión de ser descuidado o de no prestarle importancia a algo que realmente lo amerita.

Recuerde, la primera ve uno se puede equivocar por error o ignorancia, la segunda ya será por negligencia, la tercera es la vencida. Las computadoras siempre tendrán un área de trabajo volátil definida memoria temporal (RAM, etc.) y otras que son las memorias fijas (disco duro, etc.).

Evite la concepción, muy común, de que es la computara la que manda, todo lo contrario, es usted el que manda y da las órdenes de ejecución. Un código secreto es un dato estrictamente personal.

sábado, 16 de abril de 2011

El auge del analfabetismo virtual en la nueva civilización

Eramis Cruz

Siempre admiré la sabiduría de los abuelos. Hasta puedo decir que para muchos de nosotros fueron nuestros primeros maestros, de esos que perduran en la memoria larga. La mayoría de esos tipos de abuelos ya no viven sino en nuestros recuerdos. Ellos si sabían lo que significaba ser un analfabeto. Era estar excluido, y en muchos casos discriminados del único medio disponible, la escritura y la lectura.

El analfabetismo no ha desaparecido, al contrario se ha incrementado, la diferencia es que en nuestra época de la virtualidad, muchos de los analfabetos virtuales son personas educadas y hasta con títulos universitarios, los que no los son no se pueden distinguir cuando escriben usando incorrectamente las reglas gramaticales y los principios de la composición. Lo que no hace mucho tiempo concebíamos como una falta de delicadeza, se ha vuelto un patrón de la informalidad social cibernética.

Debemos dar reconocimiento a todos aquellos que saltan la barrera de sus propias limitaciones y se lanzan desafiando lo que sea para no quedar fuera de la interactividad entre vecinos, amigos, familiares en las ya famosas páginas sociales. Esto es muy distinto a los que con dejadez y a pesar de su capacidad actúan y crean un perfil cuestionable y perjudicial al entorno de la sociedad.

Nadie se sorprende de recibir un mensaje de texto en su celular que apenas pueda entender, pero descubre la misma situación cuando recibe una carta electrónica en el ordenador. Esto pasa en el mundo informal, no es lo mismo cuanto se trata de la vida empresarial.

Se predice que para los próximos años habrá más empleos de baja remuneración, actualmente en los Estados Unidos las empresas privadas están pagando salarios más bajos que las entidades públicas, mientras muchos estados intentan modificar las leyes para disminuir la capacidad de los trabajadores para negociar contractos colectivos conteniendo cláusulas sobre salarios, condiciones de trabajo y planes de pensiones, sin las restricciones que imponen las leyes estatales, el mejor ejemplo es el Estado de Wisconsin.

Nos referimos a un conjunto de elementos que hará más difícil la competencia por el empleo. El dicho de “comes en tu casa como en la casa del rey para que cuando comas en la casa del rey comas como en tu casa” adquiere sentido en este referente. Si se hace un mal habito de lo incorrecto luego será más difícil corregirse. No andes como “Vicente que va para donde va la gente”.

No se trata solamente de saber leer y escribir, se trata de poder expresarse por escrito de un modo que pueda ser entendido. Yo creo que en los tiempos en que la escritura era el medio predominante, la gente escribía para la eternidad, como dice la biblia “lo escrito, escrito esta”. En el contemporáneo se ha hecho popular la tecla “delete” o borrar, que en el teclado se abrevia DEL, o como sucede en lo virtual, parece que desaparece, pero todavía está allí. La transformación del lenguaje escrito es una cosa, su destrucción es algo muy diferente y desastroso.

Aunque nadie quería leer un periódico de ayer, podía hacerlo si quería, en las páginas virtuales los periódicos no se borran, están disponibles para largo tiempo, aunque el analfabeto virtual no lo comprenda. Las vacuencias que se escribe allí, no se reciclan, te las guardan para conocerte mejor si llegas a ser persona de poder o influencia contra definidos intereses.

Cuando uno se dedica a perder un poco de su tiempo explorando las páginas sociales, se da cuenta de una realidad que te pega fuerte en la cara, como una bofetada de alguien que realmente tiene miedo. Lo importante es que cuando tu andas en busca de algo sustancial, porque tienes inquietudes de superación, termina sacando provecho de cualquier cosa de este mundo. Sucedió que después de acumular tanta basura nos dimos cuenta que la basura no es tal, lo que pasó fue que no teníamos cómo invertirla o revertirla.

Simplemente hay verdades que no importa cuántas veces se nieguen, no dejan de ser verdaderas. La materia no desaparece sino que se transforma. Fue por eso que se inventaron programas para el reciclaje de los desperdicios y desechos humanos.
El problema ahora es cómo reciclar la basura que abunda en el internet, pues nada, esa es una basura de propiedades diferentes, terminará auto-reciclándose como consecuencia de la desvergüenza. En la ciudad de Nueva York no se puede recoger basura de las calles, esta es propiedad de la ciudad y te pueden multar por tomar algo que crea pueda servir para algo.

Dicen que lo que “está a la moda no incomoda”, pero no se trata de una moda, se trata de un facilitador que permite a cada cual expresarse con destreza y de mantener algún control de la banda que utiliza. Tenemos respeto por la gente, y uno se siente motivado con el poder que brinda la tecnología.

Eva Ekvall –28 años, Miss Venezuela 2000, es ejemplo de una mujer de gran valor, es mucho lo que ha hecho aun después de su cáncer. Hoy se enfatiza tanto en las vanidades y se dejan de lado tantas cosas importantes. Pero es bueno que por doquier hay gente que se esfuerza por un mundo algo mejor aun sea exponiendo su propio dolor o amargas experiencias.

Muchas veces he borrado mis propios párrafos en referencia a aquellos que gastan tanto tiempo en nimiedades, mostrando una falta de empeño por ofrecer algo a tantos que esperan por una razón que les ayuden a aprender y a comprenderse. Evito no ofender la sensibilidad de alguien que no sabe de otra cosa, sino de una “bachata o un pasito duranguense”, no importan las letras, suena bien y la canta un famoso. Pero siento que de alguna manera amo a la gente para quien escribo por razones muy humanas.

Es una situación compleja especialmente en cuanto el respeto que nos merece todos y cada una de las personas con quienes nos relacionamos. Un principio importante es que nadie está obligado a leer o a opinar sobre determinado tema, pero tampoco podemos pensar que es moral exponer a los demás a los que nosotros mismos sabemos premeditadamente que son vacuencias, peores que las novelas de la televisión.

Espero que ningunos de nosotros sea material de reciclaje, nuestros hombres y mujeres están supuestos a poseer el oro y el diamante, no al revés. No llegaremos a ser como el diamante sin un esfuerzo por ser cada vez mejor, comencemos por no ser analfabetos virtuales ni ridiculizados por el protocolo de las monarquías de los maestros del reciclaje del intelecto.

lunes, 11 de abril de 2011

Advertencia sobre los medios de comunicación

Eramis Cruz

En todas las sociedades, especialmente los sistemas que han sobrevivido más tiempo, existe una élite que pretende pensar por los demás. Hoy el mundo arriba a una nueva civilización que avanza a través de un hilo conductor vulnerable a la burbuja de la economía. Se infla tanto que puede estallar creando una catástrofe internacional con efecto megalómano. Sin los medios de comunicación y procesadores de la información no hubiese sido posible llegar a esta dimensión del control de la sociedad.

El otro problema es que se corre el riesgo de que la democracia ceda su lugar a la tecnocracia determinada por la era digital que permite el intercambio comercial y la comunicación interpersonal, y es al mismo tiempo interactiva. La historia demuestra que muchos cambios sociales suceden dejando al margan una mayoría que se asume objetiva, pero sigue excluida de los grandes beneficios. Cada vez el espacio que separa a los más ricos de los más pobres registra una mayor incrementación.

Hace algún tiempo se usaban las palomas mensajeras, y mucho más tiempo que el correo se hacía a caballo, luego Johannes Gutenberg inventó la imprenta, su trabajo de mayor connotación fue la impresión de la Biblia. Ya sabemos todo con respecto al telégrafo, el teléfono, la radio y la televisión. La última maravilla de nuestro tiempo es el internet. Sin embargo, todos esos medios de comunicación fueron producto de la necesidad, como todos los inventos, incluyendo el arte y la ciencia ficción, se tenía el propósito de romper con la distancia. Paradogimente las guerras son inclusive y no están divorciadas de los acápites de naturaleza económica, por demás es decir que son motivo causal, nunca casualidad.

El diseño de artefactos más avanzados es simultáneo al avance de la ciencia y viceversa.

Si a eso vamos, tenemos que mencionar la navegación, el automóvil, la aviación y no podemos dejar atrás la comunicación vía satélite. Sin embargo hay una comunicación más antigua que todas las antes mencionadas, que es la habilidad de comunicación del ser humano.

Nosotros poseemos la maquina más compleja para comunicarnos, no solo con otras personas, sino con nosotros mismos y con los demás elementos naturales. Expertos en la materia confirman que tenemos un sistema de comunicación llamado telepatía, no se lee el pensamiento pero se percibe a la persona mucho antes de llagar a nuestra presencia o uno cree haber establecido una comunicación directa. El problema de siempre es que tenemos muchas distracciones e interferencias que nos impiden una mayor concentración para estar conscientes de esos procesos más avanzados que los informales que obedecen a un protocolo de codificación y decodificación.

Los Medios de comunicación pueden ser usados por la gente con fines políticos u otros fines como la protección del consumidor, pero los medios no pueden convertirse en un fin en sí mismos, hay una expresión que dice que el fin justifica los medios, esta es una verdad relativa, pero no se puede decir que el medio justifique el fin. Es como decir el fin era bueno per el medio fue inapropiado.

Otra cosa es lo que sucede con las empresas de la prensa escrita y las empresas del mundo de la televisión y la radio, estas son empresas capitalistas que en los grandes países manejan billones de dólares, y por lo tanto dejan de cumplir sus postulados de imparcialidad y se alinean a favor de sistema de gobierno con ideología que garantice sus intereses (desarrollo sostenido).

La mejor ilustración de los medios de comunicación en conflicto de interese políticos con determinado gobierno es la posición adoptada por las compañías tradicionales de la comunicación de capital nacional y extranjero en Venezuela luego de llagar el gobierno el presidente Hugo Chaves Frías. Como Univisión transmitió las noticias del conflicto ha sido completamente parcializada y manipulada. Simplemente porque se trataba de sus propios intereses. El público aparece sin derecho de consenso, y se le falta el respeto a sus facultes intelectuales para establecer la diferencia.

Muchos usuarios de los nuevos medios comunicación como Twitter no tienen experiencia, ni son versados en asuntos de comunicación. Por ejemplo un periodista es una persona acreditada para trabajar en medio de comunicación por su aval académico y su experiencia profesional. El usuario de una página social como Myspace o Facebook podría no entender las implicaciones jurídicas, las consecuencias en término de la reputación personal, y el precio de las indiscreciones hechas públicas en un medio de telaraña mundial. Muchos no saben cómo manejar la fuente de la información ni las implicaciones en caso de una demanda civil. Creen que por estar protegidos por el derecho a la libre expresión del pensamiento, las leyes y las regulaciones no les aplican.

Mucha gente no sabe que detrás de esas páginas inocentes están empresas que generan billones de dólares sin la obligación de compartir sus ganancias con los registrados. Muchos registrados no saben qué se hace con sus datos personales, sea su nombre real o no, eso no importa, lo que importante es que usted es un usuario que se ofrece como instrumento generador de beneficios a cambio de algo que tiene la apariencia de ser gratuito. Pero usted no solo se ofrece, también es un puente de conexión hacia otras personas en iguales condiciones y con el potencial de continuar la rede.

En el caso personal, al usar de las páginas sociales como Facebook, uno tiene que saber que la gente está manifestando su cara pública, el yo ideal, no el yo interior. No dejarse engañar cuando cree en alguien que le pareció sincero en una página de la red. Lo que hay que hacer cuando uno tiene un encuentro con alguien que pretende ganar nuestra confianza, es usar otros medios que nos puedan facilitar conocer realmente a esa persona, de lo contrario que ahí muera. Todavía persiste la costumbre de aceptar lo escrito como legal y acreditado.
En la intimidad suceden mayores frustraciones y la gente culpa al medio si le va mal en una relación o una transacción de negocio. El medio no es la razón, uno no debe de matar al mensajero por el simple hecho de convenirle el mensaje. El método fue inapropiado o los fines fueron distorsionados.
Ya lo hemos dicho, no pase información personal de carácter confidencial en el internet, tampoco anuncies tus actividades, como vacaciones, ausencia del hogar o cualquier otra información que pueda ser aprovecha por alguien con fines dañinos, sea en el presente o en el futuro.

Cuando se trata del crimen, el problema es que por lo general la mayoría de las personas piensan que las cosas les pasan a los demás, que ellos serán víctimas al azar, ese es el error número uno, es mejor evitar que tener remediar, es sabios tomar las debidas precauciones y estar siempre alerto de cualquier requisito suspicaz.

En las páginas sociales se pueden detectar patrones, costumbres y creencias de los usuarios. También se pueden descubrir con facilidad rasgos que determinan la personalidad y otros aspectos que pueden afectar la carrera laboral o profesional. Un factor de mayor interés son los patrones de consumo para concentrar campañas comerciales hacia ciertas áreas urbanas o grupos sociales.

Todavía hay usuarios que no saben que detrás de su computadora conectada hay otra parte, no necesariamente una persona, puede ser otra computadora equipada de programas sofisticados que con su información crean base de datos que se usan y se venden, se abusan. Sigue siendo como el teléfono, comunicación de dos vías pero que por carecer de voz tiende a ser más sutil. El otro peligro agravado por la percepción de que conexión significa cable o cablería, no más, la comunicación inalámbrica terminó con esa limitante. Existen programas más sofisticados para romper los códigos secretos no solo para tener acceso a su computador sino para dar seguimiento a su información mientras lo crean necesario.

Los grandes robos de hoy son digitales y no se publican en los medios nunca para evitar el pánico bancario. Usted que usa este medio podría ser la próxima víctima, al menos que tome sus precauciones y proteja sus intereses. No deje su equipo conectado cuando no lo usa, no sea tan confiado en las páginas sociales. Por los demás no se preocupe, los tontos útiles sufren de una sordera endémica o se curan con un remedio que se llama “tropezones digitales”. Después de todo, el sistema tecnocrático es tan sofisticado en el proceso de exclusión y manipulación que muchas de sus víctimas ni cuentan se dan cuenta de las violaciones de sus derechos y ni que son desprovistos de sus intereses. Ser “usuario” de los medios vienen a ser sinónimo, en este referente, de ser “usado”, cuando no, “abusado”.

sábado, 2 de abril de 2011

Cuatro menos tres

Eramis Cruz

No sé si usted lo ha pensado como yo pero no dudo que estamos de acuerdo en cuán importante es la familia. En el ambiente en que nos criamos la primera generación de estos tiempos había un concepto de familia que se concebía la comunidad como una familia compuesta de familias, fuera el campo más lejano o en el barrio de la ciudad. Uno viaja desde Nueva York hacia su país natal y nadie logra convencerle ni sale del asombro, de cuanto cambiaron las cosas y que penoso es tener que admitirlo. Y uno cree que tal vez sucedió porque nos fuimos de allí dejando a otra generación el lugar que nos correspondía.

Nuestra emigración hacia otras urbes rindió mayor beneficio alos  dos lados, a muchos que allí quedaron, para quienes fuimos ejemplo de valentía, por cruzar los mares arriesgando caer en las fauces de los tiburones o de morir sediento en medio del agua salada mientras se flota a la deriva de una balsa destartalada símbolo de un sueño que de sueño tiene poco. El otro lado son los hijos y los nietos a quienes no tuvimos que abrirles las puertas, ya estaban abiertas cuando nacieron, y si no entraron por ellas fue porque no les dio la gana, y se confundieron por seguir los falsos mensaje de ficción de Hollywood o las desviaciones que ofrecen los caminos fáciles.

Cuando decidí dejar mi país para venir al norte, no lo hice como los otros, aunque admito que terminé como ellos, me refiero a los mejores de los mejores. Llegamos a empujar las puertas y los hicimos con energía y determinación, un calor de diablo en el verano, húmedo y pegajoso, alergia en primavera, un bendito frío hasta los huesos en el invierno y otra vez alergia en el otoño. Quién sabe dónde está el punto que interrumpe ese círculo recurrente de los fenómenos naturales. Todos siempre terminábamos pensado que no había mejor remedio que el regreso, el problema siempre fue cómo.

En los Salones del Colegio Comunal Eugenio María de Hostos conocí tres campeones “tumba puertas”, Edgar Escobar es colombiano, Jorge Reyes es ecuatoriano como el otro del grupo Jorge Guevara y Jacinto y yo somos dominicanos. Somos cuatro menos cero hasta el día que Dios quiera como dirían las cuatro menos tres. Pasamos al otro nivel por reconocer desde un principio que estábamos a prueba y no llagamos a trabajar para el gobierno con apuro de competencia sino de eficiencia indiscutible frente a quien tuviera el valor de desafiarnos. Cuando ni la ley ni la razón estén de parte porque algo o alguien con artimañas no lo permite, recuerdas que nada inspira más respeto que la valentía sin perder la cortesía.

No llegué a este país un noviembre de aspecto invernal motivado por un sueño, no, nunca aprendí a soñar por no creer que eso se aprende, para mí dormir fue siempre una necesidad, no una opción de vagancia o holgazanería. Tenía conciencia del papel del trabajo en la sociedad y de la misión del trabajador según aprendimos en los tiempos de la llamada guerra fría, una “vaina” muy parecida a lo que pasa ahora, cuando los gobiernos tratan de hacer la guerra a los fantasmas que ellos mismos crean, dicen sentirse amenazados por esos duendes y lazan misiles según ellos para defender a los civiles, a esos a quienes les niegan los seguros médicos, los aumentos de los salarios y hasta cupones de Sección 8 y estampillas de alimento. Pero en verdad a los que les tienen miedo es a otra gran depresión como la que ocurrió en 1929 que fue como una maldición para el gran capital de los ricos.

Lo que traje en mi maletín fue una lista de deudas, y otra lista de frustraciones, más bien me echó las pesadillas del gobierno del doctor Joaquín Balaguer. Nunca creí en su eslogan expuesto en grandes posters “Gobierno que trabaja, país que progresa”. Y que nadie me diga como quedan las manos de un ayudante de albañil que carga los blocks de cemento sin contar las hileras que suben desafiando el radiante sol del Caribe. Ahora parece trabajo más atractivo para inmigrantes haitianos que del mismo modo sufren el látigo del infortunio que no conoce fronteras.

Te cuento de aquellas cuatro mujeres de un barrio típico de San Francisco de Macorís, las cosas de allí no cambiaron, se transformaron para adaptarse a los nuevos tiempos. Ellas terminaron siendo madres de hijos emigrantes, sus hijos vinieron para compartir el mismo espacio en Washington Heights.

Allá, al otro lado, en una calle zanjeada por los efectos de los aguaceros, se desciende hasta otra calle perpendicular y paralela al río Jaya. La casa de Iluminada está separada de la casa de Vía por un callejón convertido en camino improvisado a conveniencia de los transeúntes. La casa de Vía esta justo al frente de la casa de Ramina y la casa de Ramina y Estervina están separadas por la casa de la vecina de ambas. Ellas lo comparten todo, hasta aquella estrofa que dicta que “veinte años no es nada” y como nada fue que crecieron sus hijos, hechos hombres y mujeres, dando vida a otra estrofa que dice “para llegar a los dioses es suficiente mirarle cuando sutil se desliza como la espuma en el aire”. Ellas nunca le fallaron a su Dios, creo que sucedió lo contrario.

Con el transcurrir del tiempo uno se da cuenta que solo hay dos razones para viajar a su país, por urgencia y por emergencia. De urgencia porque hay que volver a los que se aman, con ellos comenzar lo que fue un sueño desde antes de partir, levantar una casa en un rincón del pueblo, no será la misma casa, ésta tendrá la apariencia de una cárcel por el temor a los bandoleros urbanos de Leonel Fernández que colectan celulares para su campaña de reelección. Con la duda si podrá vivir en ella sin la amargura de un desliz con el espacio que te sobra. Cuartos vacíos de hijos y nietos que reniegan de un regreso a un país que ya ni se parece al que dejaron sus padres. También descubres que no cruzaste mares en busca de sueños, sueños fueron lo que dejaste atrás el día de la despedida. Las emergencias son más fáciles de explicar aunque más difíciles de contener, fue por las emergencias que ellas terminaron siendo cuatro menos tres, el factor cero no queremos ni siquiera mencionarlo por un asunto de sensibilidad.

Ramina viajó a Nueva York no para trabajar después de un retiro sin paga como trabajadora doméstica en su país, sino para convivir con los suyos en la ciudad de los rascacielos. A Iluminada nunca le interesó negociar las cuatros paredes de su rancho por agua caliente y trenes saturados de gente que viajan como vacas civilizadas, María Francisca de Lara cariñosamente Vía no tenía posibilidad por haber sido madre de indocumentados destinados al regreso voluntario. A Estervina le negaron la visa por no saber mas que el apodo de su yerno y le impidieron viajar all país de los superdotados por no pasar la prueba de una entrevista dirigida por quien tiene la última palabra. Al final hasta se lo agradeció, porque al final de sus años poco tenía que ir buscar al menos que tuviera curiosidad por ver con sus propios ojos el descenso de la nieve.

En unos años fueron cuatro menos tres, a diferente hora pero en el mismo lugar les tocó responder al llamado y marchar al verdadero sueño, aquel del pocos saben algo y del que parece que no se despierta nunca. Pero como dije en otro artículo a mis lectores “uno no se muere mientras exista alguien que lo recuerde”.

viernes, 1 de abril de 2011

Tu felicidad depende sólo de ti

Eramis Cruz

El camino hacia la felicidad no existe, la felicidad no se busca como
una moneda perdida, si así fuera entonces la perderías de la misma manera que llegaste
ella, depender de alguien para ser feliz es una manera errónea para obtenerla,
de ser así, el día que ese alguien te la niega regresarás a la infelicidad
porque no estaba bajo tu control sino de alguien con derecho a echar vuelo a
conveniencia. Tal vez sea necesario primero definir lo que se entiende por
felicidad y ese lugar muy especial en la que puede existir. Lo primero es que
no existe un procedimiento para llegar a ella, ni un banco donde se pueda
depositar con seguridad.


Cuando a uno le muestran en los medios a una persona feliz, se valen de
una imagen sonriente, o a alguien que se acaba de ganar un boleto de la
lotería, o tal vez una persona recién casada, el nacimiento de un bebé, o el
momento de la llegada de un ser querido que regresa de lejos. El mensaje es
claro, se trata de algo positivo que nos hace sentir gratificados o
correspondidos.


No existe la menor duda, podemos ser felices, esto es muy importante
para ser ignorado con facilidad. Podemos aprender a ser feliz en cualquier
parte, en todos los tiempos y en medio de toda la gente. Algo diferente ocurre
cuando la persona no sabe cómo, no sabe lidiar con los factores que interfieren
con la felicidad.

Creo que el error principal es creer que la felicidad se resume en el
alcance de un sueño, uno sabe que detrás de eso que la gente llamada “buscar un
sueño”, existen factores enajenantes que se comunican con predeterminados
objetivos o intereses escondidos. La vida no es una ilusión ni puede serlo. La
vida es simplemente maravillosa y esa maravilla no necesita de la creación de
duendes que solo existen en la imaginación ya que puede ser reconocida en los
aspectos simples y complejos que dan razón a nuestra existencia.

No podemos negar que en el proceso progresivo del universo somos parte
de una cadena de reacciones evolutivas que no conocen de retroceso. No importa
si nuestro aporte sea considerado un granito de arena, lo importante es que de
granito de arena se forman las grandes orillas de los océanos.

No podemos entender la felicidad y mucho menos ser feliz al menos que
uno se conozca como individuo existencial en un ámbito grandioso y con ello
reconocer y distinguir acciones, factores y fenómenos de los cuales controlamos
algunos mientras muchos escapan a ese control.

Una persona feliz es la única en capacidad de facilitar la felicidad a
otro. No podemos hacer feliz al otro, solo podemos ser facilitadores, la
felicidad es algo personal que está determina por cada cual según sus propios
conceptos y percepciones de la vida.
La felicidad existe en tu interior, en ese espacio que solo tu ocupas,
allí nadie puede entrar al menos que tu se lo permitas, depende de cuáles son
tus condiciones y restricciones, si tienes algunas. Se trata de la esencia de
tu ser. Tú no eres una separación entre cuerpo físico y alma espiritual, a
pesar de que muchas religiones y filosofías enfrascadas en la metafísica así lo
crean, no tienen manera de comprobarlo. Ser dueño de un alma que se condena,
nacer con la culpa del pecado original, vivir amenazado de ser echado el
infierno aun después de la muerte, no son buenas primicias para la felicidad.

Mucha gente acepta llamar a las personas pobres como infelices y se
crean miles de patrones teóricos que asocian la posesión de riqueza con la
felicidad. También se asocia a la felicidad el poder social, político o militar
y parece que entre más alto escalas en la pirámide de las sociedades
contemporáneas más feliz puedes ser. Todo parece a la vez conspirar para
distanciar la felicidad del ámbito o parámetro que está bajo nuestro control
como persona.

Con respecto a la facilidad estamos de acuerdo de que existe mucha gente
con buenas condiciones de salud y los medios necesarios para cubrir sus
necesidades básicas o elementales, pero que no se considera feliz. Y es que no
se puede ser feliz cuando la felicidad es pospuesta hasta la consecución de
determinados objetivos.
Si como una persona de grandes perspectivas te lanzas en la búsqueda de
lo que más quieres en la viada, será más fácil lograrlo si te esfuerzas como
una persona feliz. La persona feliz es más radiante, mas emprendedora, más
convincente, y con mayores potencialidades. Nadie quiere emplear en su empresa
a una persona que refleja el carácter de la infelicidad y la perturbación. La
gente cree que un colega o una colega feliz ofrecen mejores posibilidades de
éxitos en cualquiera iniciativa que una persona víctima del fracaso y sujeta a
la incertidumbre.
Jurídicamente está establecido que todos los hombres y las mujeres son
iguales, con los mismos derechos y deberes en el marco de la vida social, como
ciudadanos, como individuos en el mundo entero. Y a pesar de los desafueros y
las discriminaciones por razones raciales, políticas, y económicas entres
otros, ser feliz debería ser para nosotros una motivación en el esfuerzo para
combatir esos prejuicios.

Durante las fiestas religiosas en honor a la Virgen de Guadalupe,
patrona de la fe de los mejicanos, los medios exhiben imagines de mucha gente
pobre caminando de rodillas o martirizándose físicamente, muchos para lograr
ser perdonados, otros purgando una penitencia auto impuesta como una promesa y
el logro de algún favor obtenido con la intervención milagrosa de su patrona.

Estas dramáticas imágenes no son exclusivas de ese país sino que desde
el lejano oriente hasta muchos rincones de nuestra América se hacen
compartibles. Por encima del respeto que nos merecen hay que reconocer que
existe una concepción fatalista impuestas por las creencias religiosas
especialmente cuando con ellas se admite que la felicidad no es posible en esta
tierra.
Todas nuestras razones convergen para dejar claro que la felicidad no está
necesariamente sujeta a las condiciones externas que determinan el éxito o el
fracaso de nuestras empresas o proyectos personales. Al contrario, la felicidad
debe ser el motor de arranca para superar los fracasos y lanzarse en la
búsqueda de mayores logros.
La vida es corta pero es maravillosa, con ella avanzamos tras diferentes
etapas o escalones, estos se suben y se bajan, hay una razón para bajar tan
válida como subir, lo importante es saber y estar consiente porque sucede lo
uno o lo otro, sin dejar de ser feliz. La alegría, la tristeza, la melancolía,
el enojo, reír y llorar, ganar amigos, perder amigos, a veces se pierde hasta
la libertad, todo esto le sucede al humano como tú y como yo porque hay muchas
cosas que controlamos y otras que no, sin embargo podemos sobreponernos a todas
las condiciones si nos los proponemos con felicidad.