Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

lunes, 31 de mayo de 2010

El pueblo dominicano respondió al PRD

Todo parece indicar que el Partido de la Liberación Dominicana continuará disfrutando de los beneficios que le brinda el Estado. Fue por eso que renunciaron a los principios de la doctrina de esa agrupación política. En otras palabras, el PLD está destinado a continuar una dictadura ilustrada en su condición de heredero del Partido Reformista o está destinado a desaparecer dentro de un tiempo no muy largo como una consecuencia de sus propios pecados, no originales, sino estratégicos. Los prepotentes líderes del PLD están indispuestos a escuchar a nadie, han encontrado su propia liberación, esto para nadie es un secreto. De manera que uno no escribe para ellos, uno escribe para aquellos dominicanos conscientes o potenciales para la transformación que ha de venir en la República Dominicana. El pueblo siempre se salva a sí mismo, un recurso que usa como última alternativa por razones obvias.

Para nosotros, los que nos confesamos fieles a Juan Pablo Duarte, está claro que lo que determina la marcha de una sociedad son los intereses económicos, y las elecciones del 16 de mayo 2010, fueron dirigidas y manipuladas para garantizar los intereses de quienes ejercen el monopolio económico y para nadie es un secreto que su mejor garantía en el poder ahora y para el futuro es el PLD. El fraude electoral cometido con el uso y el abuso de los recursos del Estado y otras trampas y mañas es el artificio más barato a disposición del partido en el poder, es más barato que un golpe de estado, o medida de fuerza para prolongarse en el poder. El fenómeno Manuel Zelaya en Honduras anima el fraude en América Latina y Leonel Fernández desempeñó su papel en ese golpe de Estado favoreciendo la política del presidente de Estados Unidos Barack Obama o más bien del Pentágono.

El pueblo dominicano ha demostrado su sabiduría en estas elecciones, le ha dicho al PRD que es un partido hueco, sin carisma y sin propósito, comprometido con el gobierno de su opositor. Aquellos pactos que hicieron públicamente Miguel Vargas Maldonado y Leonel Fernández Reyna, previo a la aprobación de la nueva constitución, fue un error garrafal del PRD desde la óptica estratégica de una organización que se dé a respetar y que no considere un montón de estúpidos a la ciudadanía dominicana.

Los de esa minoría que votó por el PLD, todos sabemos quiénes son, son los mismos que votaban por Balaguer. Aquellos que tienen un primo trabajando y no quieren poner en riesgo su empleo, aquellos que reciben dádivas de un influyente, pero sobre todo, aquellos que venden su voto porque lo consideran una basura, convencidos de que nada cambiaría si no hay otro partido por el cual votar.

¿Acaso la gente no sabe quién es Miguel Vargas Maldonado? ¿Y qué garantiza que el PRD bajo su mandato haría un mejor gobierno que el Presidente Leonel Fernández Reyna? Todos sabemos que cuando Hipólito Mejía fue electo presidente, el pueblo dominicano hizo un intento sincero por rescatar el país, sin embargo ese pueblo fue defraudado inmisericordemente por los mismos componentes de esa organización política. Lo grave del caso es que esa organización no redefinió su posición, al contrario, se contaminó con el microbio de la división. Si sus dirigentes tuvieran vergüenza estarían llorando, pero quienes lloran son los fieles seguidores de base del partido, traicionado por sus dirigentes máximos, porque lograron lo que querían: dejar a Leonel Fernández en el poder. Si Balaguer debió tener un hijo legítimo, ese debió ser Leonel Fernández porque a pesar de no serlo terminó siendo su más fiel y legítimo heredero político sin necesidad de cambiar de partido. Ningún otro líder político en América Latina saborea mejor el elixir capitalista de esta era que el Doctor Leonel Fernández. De su boca no sale una mínima crítica a la élite dirigencial norteamericana, es como si los intereses de la República Dominicana fueran mancomunados con los de Estados Unidos.

Los partidos políticos en la Republica Dominicana están sufriendo de una enfermedad endémica en lo que en el país se denomina debilidad institucional, las instituciones son esqueletos manejados por hombre y mujeres de comportamiento caudillistas y caóticos. Mucha gente se vende, y vende lo necesario para garantizar su sobrevivencia frente al despilfarro y la inmoralidad.

Por eso el PRD es un partido fracasado, a pesar de sus reclamos de que sucedieron fraudes en las elecciones. El panorama político dominicano sigue hundido en el descredito, pero muy ajustado a la política y exigencia de los Estados Unidos de América, algo demostrado con los más recientes acuerdos en el campo minero.

Aquellos líderes de la sociedad dominicana, que lucharon y envejecieron, siguiendo una ley natural, ya no son los que eran cuando el brío de la juventud era la energía que motorizaba sus principios, terminaron convencidos de que la nueva generación tiene un papel que desempañar, una gran responsabilidad con la historia. Estas elecciones serán una gran lección para esa generación de la necesidad de un movimiento nacional para cambiar y terminar con la podredumbre y ventajismo que se ha advenido sobre la República Dominicana.

Decimos esto porque el PRD no es la única organización que ha participado de manera tibia en las recién pasadas elecciones congresionales y municipales. Muchos de esos partidos políticos que participaron en alianzas ni siquiera el pueblo sabe que existen. Muy pocos vieron sus nombres en los medios.

Todos reciben su tajada del presupuesto nacional, los partidos registrados en la Junta Central Electoral, los senadores y diputados reciben sus millones para sus organizaciones sin fines de lucro que nadie sabe que hacen ni cómo se gastan esos millones, y todos aquellos que disfrutan de que se les facilite el medio. El medio para el narcotráfico, el medio para lavar su producto, el medio para obtener vehículos de lujos exonerados, el medio para mantener un programa de televisión con acceso a la noticia, el medio para seguir operando una empresa que no cumple con las regulaciones ni las leyes. Cuando el medio no se les facilita, entonces viene el chantaje y el crimen. ¿Cómo y cuándo se podrá llamar a un gobierno así una democracia? Cuando el pueblo se convenza de que tal democracia no existe ni tiene oportunidad, lo que existe son los intereses y es tiempo de que el pueblo defienda los suyos. La democracia siempre ha sido un medio de organización política y principios utópicos usados por los poderosos para engañar a las grandes mayorías explotadas y marginadas, cosa que logran con la confabulación de instituciones y partidos que se venden a cambio de que se les garantice sus privilegios, sus inversiones y cuentas bancarias. Ejemplos típicos: Miguel Vargas Maldonado y Leonel Fernández Reyna. No más preguntas, su señoría.

Autor: Eramis Cruz

lunes, 24 de mayo de 2010

FLOR DEL DESIERTO

video

Este es un llamado en defensa de millones de niñas y mujeres mutiladas en el mundo, una práctica despiadada y ofensiva contra la dignidad humana.

domingo, 23 de mayo de 2010

Lecciones de las Elecciones


20 Mayo 2010, 11:15 AM
Lecciones de las Elecciones
Escrito por: R. Osiris De León
Compartir:

El recién concluido proceso electoral, congresual y municipal, se encuentra en su fase final de cada cómputo provincial y municipal, y ya se escucha una amplia variedad de celebraciones, explicaciones, justificaciones, y hasta impugnaciones, lo cual es muy normal en todo proceso de elecciones, y aunque en cada esquina hay múltiples visiones, lo cierto es que se pueden extraer múltiples lecciones.

Como era de esperarse, los primeros en manifestar sus positivas versiones y alegres celebraciones fueron los dirigentes, voceros y simpatizantes del partido de gobierno, quienes de inmediato manifestaron que habían obtenido un triunfo arrollador, el cual, según ellos, es fruto del liderazgo absoluto del presidente Leonel Fernández, definido y aceptado dentro de los peledeístas como el único conceptualizador con que cuenta ese partido y esta nación.

Sin embargo, si usted se coloca en la acera del observador, podría decir que no hubo tal triunfo arrollador, porque el PLD ha obtenido alrededor del 51% de los votos emitidos, pero los votos emitidos en las principales ciudades representan alrededor del 40% del padrón electoral, lo que indica que el PLD ha recibido el apoyo del 20% de la población votante, otro 20% votó a favor del PRD y el restante 60% se abstuvo de votar por no sentirse atraído por la propuesta electoral.

Otro observador independiente dice que el PLD no ganó en buena lid, porque el PLD no presentó ninguna propuesta social interesante, y sólo se limitó a utilizar todos los recursos del Estado para comprar candidatos, ciudadanos pobres, cédulas, votos de indecisos y hasta opositores, repartiendo tarjetas de solidaridad que multiplican la mendicidad y presionando al millón de dominicanos, que ya tienen esa tarjetita de mendicidad, para que votaran obligatoriamente por el “PLD de la moralidad”.

En las últimas horas previas a las votaciones se vio al partido de gobierno muy desesperado asfaltando calles de barrios pobres; repartiendo electrodomésticos, raciones de comidas, y miles de millones de pesos públicos entregados por los impúdicos. Y no es lo mismo ganarse el amor y el favor del pueblo, en base a un buen estilo de gobernar, que comprar a la gente al bajo precio del hambre estomacal. Pero con todo y eso, en muchas provincias el PLD ganó en vuelo rasante y para ellos es preocupante.

Los analistas más ácidos dicen que en muchas mesas electorales el PLD perdió en las boletas, pero ganó en el conteo, y que para no dejar evidencias botaron las boletas luego de comerse el redondeo.

Y dicen que un actual senador peledeísta se promocionaba en la radio diciendo que “en Pedernales esa pela va”, ofertando una pela a su contendor, en lugar de ofertar una pela a los apagones, al desempleo, al barrilito y a la corrupción, y que por tal razón la pela la recibió él en la votación, y que fue necesario que en Oviedo molieran el álgebra de Baldor para poder declararlo ganador. -105+119=+14.

Otros analistas dicen que este resultado no expresa una victoria del PLD, sino una derrota del PRD y del PRSC, porque en este proceso electoral no hubo oposición a la mala gestión gubernamental, y parece ser así porque ni el PRD ni el PRSC se opusieron a la cementera que contaminaría las aguas subterráneas de los Haitises, ni se opusieron al contrato estafa de la Barrick Gold que le quita a la población cerca de 50,000 millones de pesos en los primeros seis años de operación, y que en lugar de hacerle oposición a ese contrato que estafa la nación, los partidos mayoritarios se pusieron de acuerdo para aprobar esa aberración, pues el joven empresario santiaguero es una estrella en la conexión.

Muestra fehaciente de que los tres partidos mayoritarios siguen defendiendo el contrato estafa de la Barrick Gold es que la mayoría de los diputados que se opusieron a ese contrato o que públicamente han apoyado nuestra propuesta de revisión o de anulación han sido víctimas de bloqueo y oposición a su reelección, lo que indica que los intereses del pueblo y los de los partidos se separan en la bifurcación porque hay una confabulación entre la empresa, el gobierno y la oposición.

El PRD dijo que había que avanzar en el 10 para ganar en el 12, y aunque el PLD se impuso con dinero y con trampas, lo cierto es que la justificación dada por el PRD, de que ha logrado avanzar en el 10 para alcanzar su objetivo en el 12, no la ha creído nadie, ni siquiera los perredeístas ortodoxos, porque cómo puede usted decir que ha avanzado en el 10 si todo el mundo sabe que durante muchos años el PRD mantuvo el control absoluto del senado y la presidencia de la más importante cámara legislativa, y hasta ahora no ha obtenido ni un solo senador, al margen de las trampas y al margen de la repartición.

Un ejército que va al frente de batalla debe saber que sus enemigos pueden ser capaces de utilizar cualquier tipo de armas para obtener la victoria, porque en la guerra lo único que cuenta es el triunfo y sólo los triunfadores viven para narrar la batalla, y el PRD sabe bien que el engaño forma parte de las estrategias perversas de la guerra política y que por tal razón el estratega precavido debe tomarse un antídoto antes de sentarse a cenar con sus enemigos, pues de lo contrario le envenenarán.

Y eso es lo que le ha pasado al PRD, cuyos dirigentes permanentemente se han estado sentando a cenar con la cobra real gubernamental y ahora alegan que la cobra oficial los ha mordido y envenenado y quieren abrirse las venas, pero las neurotoxinas y las hemotoxinas son muy rápidas y en los hospitales no hay nada de nada, y menos antídotos. Por eso la esperanza del viejo PRD muere lentamente.

El PRD sabía que el gobierno también utilizaría los gases tóxicos del dinero público para ganarle la batalla en todas las provincias, y aun así, no adquirieron máscaras antigases para resistir y vencer, y muy por el contrario, prefirieron competir lanzando gases parecidos, y quien trate de competir, de igual a igual, contra el dinero del poder, sólo le queda el camino de perder. Al campeón hay que noquearlo para derrotarlo, y en política eso no se logra con dinero, sino conquistando el amor del pueblo entero.

Cuando el pequeño David tuvo que enfrentar al gigante filisteo Goliat lo primero que vio fue la gran fortaleza de su adversario, las sólidas armaduras metálicas que revestían al gigantón y una larga espada que no permitía el acercamiento de ningún pequeño bufón, y fue entonces cuando inteligentemente entendió que no podía pelear cuerpo a cuerpo pues moriría al acercarse, y que la pelea debía ser desde lejos, entonces buscó un tirapiedras, le dio una contundente pedrada en la cabeza y el resto es historia. El PRD no asumió una estrategia opositora para pelear desde lejos y le han vuelto a apagar el jacho.

El otro gran perdedor es el Partido Reformista, succionado totalmente por un oficialismo corrompido que sólo le ha repartido las migajas de un pan podrido, y aunque algunos dirigentes ya dicen que el PRSC ha resultado un triunfador, la verdad es que la representación congresual obtenida le coloca en situación peor, pues aunque alrededor de un 33% de la población sigue siendo fiel al balaguerismo, los balagueristas honestos no quieren nada con el partido oficial y se niegan a ser comparsa del carnaval.

Fueron muchos los reformistas que se creyeron que el alacrán oficial les conduciría río abajo hasta el congreso nacional, y bajo el clímax de la emoción adularon tanto y tanto al benefactor que se olvidaron que el alacrán aguijonea por intuición. El método es simple: te elogian, te atraen, te compran, te desacreditan, te anulan y te botan como basura inmunda. Luego no vales nada.

Son muchas las lecciones de estas elecciones, pero la principal lección es que la población se resistió a la manipulación, y que la población sabe que no hay oposición y que el único camino que le queda es la construcción de una nueva propuesta política que aglutine a todo lo sano de la nación, y así encausar una revolución contra el hambre, contra el desempleo, contra la corrupción y contra un nuevo intento de reelección que se diseña a escondidas detrás de esta elección, y con el apoyo de toda la oposición.

Para integrarse a esa nueva propuesta no importa el partido político al que usted pertenezca, lo que importa es su vocación de servicio a la nación, ya que se buscan dominicanos progresistas, revolucionarios, reformistas, socialistas, sindicalistas, idealistas, ambientalistas, liberales, profesores, estudiantes, empresarios honestos, trabajadores, artistas, comunicadores, y cristianos, capaces de levantar sus voces hasta empoderar a la población y producir los cambios que amerita la nación.

La única condición es tener fe en que los buenos dominicanos podemos vencer la frustración que hoy embarga a la nación.

viernes, 14 de mayo de 2010

FIDEL CASTRO HABLA A HARLEM 1995

ADELANTE presenta una secuencia de 8 segmentos de la presentacion de Fidel Castro en Harlem, Nueva York en 1995. Estos videos coleccionados de Youtube son una oportunidad para recordar ese intercambio historico del lider cubano en la America Latina con la comunidad de ese importante sector de la Ciudad de New York.