Inquietudes, Conocimiento y Experiencias. Una publicación Aceda - Eramis Cruz *******

domingo, 25 de diciembre de 2011

El huevo de la serpiente

Frei Betto (Adital)

No es necesario ser economista para advertir la grave turbulencia que afecta a la economía globalizada. Si frena la locomotora chocan los vagones, impedidos en su avance. Y el Brasil, a pesar de su PIB de US$ 250 mil millones, todavía es vagón…

Cada año, desde 1980, mantengo el maratón de una semana de charlas en Italia. Desde comienzos de este nuevo milenio eran evidentes los síntomas de que la próxima generación no disfrutaría del mismo nivel de bienestar de los últimos veinte años. Ninguna economía podía soportar semejante consumismo y la creciente monopolización de la riqueza. Ahora la realidad lo comprueba. La carroza de la Cenicienta se convirtió en una calabaza. La Unión Europea se traba en el pantano…

Son muchas las causas de la actual crisis económica. Señalarlas con precisión es tarea de los economistas que no cultivan la religión de la idolatría del mercado. Como lego que soy en el asunto, me arriesgo a dar mi opinión. Desde los años 80 la especulación se alejó de la producción. El mundo se convirtió en un casino global. Sin pasaporte ni visa, millones de dólares andan danzando libremente, día y noche, en busca de inversiones rentables. Mientras que el PIB del planeta es de US$ 620 mil millones, el cofre del casino es de US$ 600 billones. La famosa burbuja… ¡Viva el papel sin peso!

La lógica del lucro supera a la de la calidad de vida. La estabilidad de los mercados es, para los gobiernos centrales, más importante que la de los pueblos. Salvar monedas, y no vidas humanas.

Todos sabemos cómo se alcanzó la prosperidad de la Europa occidental. Para evitar el peligro del comunismo se implantó el Estado de bienestar social. Se combinaron el Estado proveedor y los derechos sociales. Se redujo la desigualdad social y las familias de los trabajadores pasaron a tener acceso a la escolaridad, a la asistencia sanitaria, a carro y casa propia. En contrapartida, para no afectar la robustez del capital, se aplazaron las relaciones laborales, se desactivó la lucha sindical, se hundió la izquierda. Todo indicaba que la prosperidad, que llamaba a la puerta, llegaba para quedarse.

No se le dio la debida importancia a un pequeño detalle aritmético: si hay dos gallinas para dos personas, y una de ellas se apropia de ambas gallinas, la otra se queda sin nada… Y cuando golpea el hambre, quien no tiene nada invade el espacio del que acumuló mucho.

De ese modo los pobres del mundo, atraídos por el nuevo Eldorado europeo, se fueron en busca de un lugar bajo el sol. Perfecto: Europa, como los EE.UU., necesitaba de quien, a bajo costo, limpiase oficinas, cuidase el jardín, lavase los automóviles… La onda migratoria se vio reforzada con la caída del muro de Berlín. La democracia política llegó al Este europeo sin la democracia económica. Mientras miles de gentes tomaban el rumbo hacia una vida mejor en Occidente, sus gobiernos creían que para llegar al paraíso era necesario ingresar en la zona del euro.

Europa colapsó. ¿De quién es la culpa? Ahora resulta que el crimen de cuello blanco no ha sido inculpado. ¿Quién fue castigado por la crisis usamericana en el 2008? ¿Los deforestadores del Brasil no están siendo amnistiados por el nuevo Código Forestal?

Existen culpables. Pero ahora todos se esconden bajo el escudo del FMI. Y nosotros, los brasileños, sabemos bien cómo este gran inquisidor de la economía castiga a quien comete herejías financieras: reducción de la inversión pública, garrote fiscal, desempleo, aumento de impuestos, restricción de derechos sociales, castigo a países con déficit público, etc.

Es tanto el descaro, que el paquete del FMI incluye menos democracia y más intervencionismo. Cuando Papandreu, primer ministro de Grecia, propuso realizar un plebiscito para oír la voz del pueblo, el FMI vetó la propuesta, depuso a dicho gobernante y nombró a Papademos, un tecnócrata, en su lugar. También el gobierno de Italia fue ocupado por otro tecnócrata. Como si el fin de la crisis dependiera de una solución contable.

La historia reciente de Europa enseña que la crisis social es el huevo de la serpiente, golpeado por el fascismo. Sobre todo cuando la crisis no es de un país sino de un continente. Poco se gana con que haya movilizaciones en un país; es necesario que se expandan por toda Europa. ¿Pero cómo será posible, si ya no existe un sindicalismo combativo ni partidos progresistas?

Las movilizaciones del tipo ‘Ocupen Wall Street’ sirven para denunciar, no para proponer, si no hubiera un proyecto político. Quien se queja del presente y teme al futuro corre el riesgo de refugiarse en el pasado, en el que habitan los fantasmas de Hitler y de Mussolini.

Frei Betto es escritor, autor de “Conversación sobre fe y ciencia”, junto con Marcelo Gleiser y Waldemar Falcao, entre otros libros. http://www.freibetto.org/> twitter:@freibetto.

http://www.visionesalternativas.com/index.php?option=com_content&task=view&id=55300&Itemid=1

domingo, 11 de diciembre de 2011

Los valientes ignorados de la inmigración

Eramis Cruz

Transición es una palabra que no tiene mucho sentido para un joven inmigrante latino hacia los Estados Unidos. Es tanto lo que hay que aprender en una sociedad tan diferente. Pero uno espera no renunciar a valores propios a cambio de lograr algún progreso. Con los años se descubre que es mucho lo que se pierde y lo que se gana depende de una escala que fluye verticalmente y flota horizontalmente impulsada por la incertidumbre del tiempo y los desaciertos del destino.

Entre los inmigrantes cada uno tiene se propia historia, muchos ya no están para contarla, fueron aquellos que por llegar más rápido nunca llegaron. Luego pusieron de moda los deportados y los extraditados, unos que vienen y otros que van. Otros son los que inician su fábula diciendo tuve la suerte de… o los que fueron rescatados por una hembra solitaria propietaria de una ciudadanía americana para quedarse prisioneros de sus encantos. La distancia puede ser enemigo del amor y la necesidad la madre de las invenciones que obliga a decidir entre lo que se quiere y lo que se puede.

El que llega a un país define una diferencia con aquel que nace en él, esa diferencia es la que le encadena a través de un hilo conductor que determina los sueños maravillosos de las noches que preceden la nostalgia del día siguiente mientras se trabajaba en la factoría de un mafioso italiano. Lo opuesto eran las pesadillas de un regreso forzado por los agentes de la migra.

Para que negar que nunca faltan aquellos a quienes poco les importa el resultado de una empresa improvisada y navegan a la deriva hacia el éxito o el fracaso. Son los mismos que no pierden la esperanza de un día darle un tiro certero al premio de la lotería. Una paradita en la bodega de la esquina para jugar un boleto varias veces a la semana, excepto los viernes cuando prefiere dos paquetes de cerveza para disfrutar en alto volumen una bachata de Juan Luis Guerra en 440. 

Mientras tanto, en el país de origen todo el mundo sabe cómo le fue al amante de Marisol, la hembra tetona de la esquina más caliente del barrio, fue conmovedor verlo en el ataúd durante en velatorio. Cuentan los jugadores de dominó, esos que no faltan a la cita debajo del palo de luz frente a la casa de don Sebastián, que al que le dieron tres tiros mortales fue al hijo de Ramón el cojo, que la familia nunca dijo la verdad de la manera cómo lo mataron porque no quería que la gente supiera que era un traficante en los residenciales públicos de Brooklyn. Ahora la madre de Francis no se le pasa el dolor por haber perdido su único hijo, a quien le iba tan bien en Nueva York que en solo unos años se hizo de grandes propiedades y vehículos de marca.

Pero a nadie le fue peor que Luciano Ramírez, que no llegó a mandar a la familia más que algunos dolores que apenas alcanzaban para hacer la compra de la semana. Todos sus hermanos, inclusive hasta algunos primos, vieron en él a alguien que lo sacaría de la miseria hereditaria circundante de su destino. A su padre lo llamaron un sábado caluroso a eso de la prima noche para informarle que lo habían matado en una esquina de la calle Saint Nicholas del alto Manhattan.  Nadie en la familia lo creía hasta que llamó el compadre Johnny Montalvo para darle el pésame de corazón y decirle que estaba haciendo las gestiones para mandar el cadáver, luego hablamos de los gastos, -le dijo.

Existe las gentes de la diáspora, son los menos conocidos, aquellos que pertenecen al grupo. Esos son los mejores, no se transan, no ceden ni una pulgada, nadie logra convencerles para que renuncien al plan tradicional, eso de trabajar mientras tenga fuerza. Para ellos el calor no es suficiente para una excusa de ausencia al empleo, ni elemento deprimente, el calor es vida y la vida es el amor. No les detienen el frio ni la nieve, ni les detienen un lunes por la mañana para decir presente en el centro de trabajo. Nadie los detiene, se lo han demostrado a los suyos que bien conocen y a los extraños que nunca comprenden, en una sociedad sin punto medio, unos son negros y otros son blancos, los demás son remanentes sin estadísticas específicas. Sin saberlo construyen un pueblo para unir los blancos con los negros.

Estos escuchan más que lo que hablan y hasta se divierten con los mitos descriptivos de personajes excepcionales de los subterráneos de la ciudad de Nueva York cuando le dicen que un día cualquiera te trasporta en un tren ruidoso con un millonario a tu lado luciendo un reloj de diez dólares. Hacen caso omiso a las fantasías que sirven para despejar la mente de los golpeo de una realidad tan política como económica. Un lugar donde se habla el idioma de los negocios, “business is business, sir”. Como el caso de una anciana que llegó al país desde un lugar de Europa con quince dólares y se hizo millonaria gracias a las puertas abiertas del norte y agregan que al morir nadie se sorprendió de que dejara gran parte de su fortuna a una cleaning lady mexicana que limpió su apartamento rigurosamente toda una vida sin disfrutar de vacaciones ni regalías navideñas, una vaina que aquí nadie conoce. 

Esos son los mejores. Hombres y mujeres fuera de sus países, residentes en tierra extraña. Sufren en carne propia la inclemencia de la circunstancia de una sociedad que esconde su flagelo. Pero no ceden una pulgada, años pagando los impuestos, renovando su licencia de conducir, haciendo más rica la compañía de teléfono, mirando turistas en tierra lejana en las fotografías de las revistas. En una ciudad en la que las gentes más amables del mundo trabajan en AT&T o Verizon, siempre quieren ayudarte con algo más, son los más seguros de sus habilidades para justificar las cuentas alteradas contra sus clientes. Así funcionan los consorcios del mundo desarrollado. Queda confirmado que solamente hay una clase con ingresos legales, los trabajadores, los demás existen por añadidura de un mandato divino del capitalismo.

Pregúntenle al más digno de los padres cómo resolvió el problema de la adolescente que dejó la escuela cuando cría que finalmente cambiaría de parecer, pero en cambio se fue con el vago que se divertía de noche y dormía de día. Cómo logró que volviera a la casa después de muchos vaivenes. Era su “niña bonita” y verla crecer fue su miedo más temido.

Y Quién se acuerda de los jóvenes de aquella época, ahora llevan encanecidas sus cabezas. Nadie amaba a su patria como ellos, hombres y mujeres eran cuando echaron vuelo. Aquí la gente les decía que tenían un futuro político en esta nación, aquí podrás hacerte líder de la comunidad, puedes llegar a ocupar un curul en el concilio de la ciudad y quién sabe si hasta asambleísta del estado o congresista de la nación, nada es imposible en la tierra de Lincoln, donde creen que todo el mundo le cree el cuento.

Esos son los otros, soñadores, idealistas, amantes de la utopía, gentes de fe en el cambio inevitable. Son los únicos acreedores de la historia, viven seguros de que tarde o temprano esas leyes de la revolución se cumplen, para que lo vean sus nietos o los bisnietos de los nietos.

Ellos no faltaban a las reuniones, soñaban que un día establecerían una not-for-profit en su país de origen para realizar sus sueños para con una comunidad de gentes marginadas de sus derechos más fundamentales.
Entre ellos hay quien ha logrado algún éxito, una casa vacía en su país, un retiro con algunos dólares y tal vez, una pensión que no alcanza para pagar doctores y medicinas de una persona,  mucho menos de una familia. Al final, estos son los que caen en la cuenta de que “vale la pena esperar, esperar y esperar un suspiro”, y gritar a todo el mundo “yo no me doy por vencido”. Son inmigrantes trabajadores y no tienen espacio para las guayabas podridas de la demagogia politiquera. Cuesta el precio de la explotación de un empresario inescrupuloso para hacer un aporte valioso a la transformación de la historia, existe un trueque injusto con la capacidad productiva de las comunidades trabajadoras, pero no están en desventaja, pueden revertir su suerte al descubrir que ellos tienen los problemas pero también las soluciones.

martes, 6 de diciembre de 2011

Un millón de dominicanos discapacitados es demasiado

Eramis Cruz

Un millón de discapacitados es un número escandaloso en un país donde el estado se limita a determinado intereses, pasando el precio a los sectores más necesitados.

Sin temor podemos afirmar que el subdesarrollo de un país no solo está determinado por su  nivel económico aunque no podemos negar que es el factor principal para demostrar su alcance. Si el desarrollo de la sociedad sucediera en lo material a la par con los valores intrínsecos de la naturaleza humana, la globalización, como concepto de crecimiento, no debería limitarse a determinados países, sino que bajo un concepto internacional, tendría el objetivo de eliminar la pobreza de los rincones más apartado del mundo.
Con el avance tecnológico y las  modificaciones en los medios de comunicación para permitir una interactividad que no solo facilita la información sino la ejecución de transacciones comerciales y negociaciones de convenios multilaterales, parece aceptable una mayor inversión de recursos en las necesidades humanas imprescindibles para la integridad social.
La Republica Dominicana no es una excepción en América Litina, pero no deja de sorprender la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la existencia de un millón de personas discapacitadas en el país. El informe es convincente y realista porque está justificado por citados parámetros sociales, económicos, educativos, políticos y hasta culturales.
Especialmente cuando se refiere a los accidentes laborales, los provocados por los accidentes de tránsito e inclusive en el hogar. Se admite que no existe en el país una conciencia sobre el problema. Eso está demostrado con el hecho de que no hubo una reacción inmediata ni del gobierno ni de sector civil sobre las declaraciones de la OMS.
Todos nosotros tenemos recuerdos de la manera como se trataba en nuestros pueblos a las personas discapacitadas, específicamente aquellas con una condición mental. Lo peor se sustenta en la ausencia de una política gubernamental agresiva para combatir el mal. Debido a que el elevado número de personas discapacitadas está estrechamente relacionado al subdesarrollo económico, el comportamiento de la ciudadanía, y la necesidad de ofrecer oportunidad participativa a las personas discapacitadas. Esto es un indicador de que solamente un esfuerzo mancomunado de toda la sociedad podría resultar positivamente productivo a corto y mediano plazo en la reducción de lo cuantitativo y el acrecentamiento de lo cualitativo a favor de la comunidad discapacitada.

Para comenzar con un enfoque de efectividad habría que comenzar a trabajar para disminuir considerablemente los accidentes de tránsito. Por muchos años ha existido en la República Dominicana una cultura de irresponsabilidad, de irrespeto e indiferencia por la vida por la mayoría de los conductores. Se hace imperante un análisis no solamente sobre el número de accidentes, sino sobre cada circunstancia, el costo que tiene para la sociedad y los efectos en las familias.
Manejar un vehículo de motor en la República Dominicana es un asunto de vida o muerte. En una estadía do dos semanas el conductor y sus pasajeros se convierten en potenciales víctimas de accidentes, cuando no en testigos oculares de imprudencias graves de conductores desafiantes e irrespetuosos de las reglas de tránsito.
No basta con legislar, ni con hacerse signatario de convenios internacionales, en países como República Dominicana, las leyes no se aplican al menos que afecten los intereses de sectores influyentes. La comunidad discapacitadas tiene que ser tomada en cuenta a lo largo y a lo ancho no solo del territorio nacional sino del quehacer diario del país. En cada nueva calle que se construye, en cada calle que se repara, en cada edificio que se levanta, hay que tener en cuenta a la ciudadanía afectada por condiciones físicas, sea a consecuencia de un accidente de tráfico, laboral, o adquirida por determinado factores genéticos.
También hay que tomar en consideración la aptitud de violencia como método de solución de conflictos. La Policía Nacional es un causante de heridos y muertos en frecuentes intercambio de disparos en calles y esquinas de las ciudades. En un periodo de diez años son muchas las víctimas de esas acciones de agentes autorizados para herir o matar.
Pero lo que más demanda atención es crear conciencia, sea por iniciativa del gobierno o por la acción de la comunidad civil sobre una actitud de aceptación y respeto a la persona discapacitada. Hay que incluir esa necesidad en la educación formal y en la orientación social.
Resulta contradictoria pensar que el Estado pueda lograr resolver estos problemas tan delicados al menos que sus recursos se inviertan bajo una política administrativa diáfana, que no permita la desviación de recursos hacia cuenta de particulares. Alguien con grandes necesidades pagará el precio de la corrupción existente de funcionarios inescrupulosos.
En referente a los accidentes de trabajo es un asunto que siempre fue de la incumbencia de las organizaciones sindicales, que no solo negocian clausulas en los convenios colectivos, sino que son los fiscalizadores más efectivos del complimiento de los acuerdos y de las leyes.
Con el nuevo concepto empresarial bajo la política neoliberal, el papel de las organizaciones sindicales ha sido empujado al margen abandonado de lo innecesario.  Sin embargo son los trabajadores los perdedores al ser obligado a renunciar a un instrumento efectivo para sus conquistas.
Un millón de personas discapacitadas para un país de limitados recursos es demasiado si se toma en cuenta que tendrá un impacto en el futuro de la nación.
Sin un sistema de seguridad social integro y un plan de salud preventivo efectivo que procure disminuir el costo económico y las consecuencias morales, será más penosa la consecuencia para el futuro no muy lejano del país en término del sector discapacitado.
No existe un problema social en un país que no demande de una actitud política para ser solucionado, en tal sentido, todos los dominicanos deben de tomar en serio su participación política en las elecciones generales y con una visión de futuro demandar una solución real del problema de las personas discapacitadas y su participación interactiva a todo los niveles de la sociedad.

http://www.listindiario.com.do//la-republica/2011/12/3/213301/OMS-revela-que-hay-un-millon-de-personas-con-discapacidad-en-RD

domingo, 27 de noviembre de 2011

El folklorismo de la campaña política dominicana

Eramis Cruz

La República Dominicana bajo la administración del PLD, e igualmente, bajo la del PRD, es o será un país acorralado al menos que sus ciudadanos reaccionen a tiempo y opten por una opción electoral para elegir un gobierno honesto, como lo ha propuesto Alianza País a través de su candidato presidencial Guillermo Moreno.

Basta con leer las declaraciones de Ramón Alburquerque, quien denuncia la administración del PLD en referente a la manera cómo endeuda el país. En su intento de sacarle capital político a la situación en favor de su partido, Alburquerque expone una verdad hiriente sobre la nación dominicana.
Lo divertido es leer los comentarios de los lectores, algunos un tanto vulgares y otros bastante irónicos, sin embargo, se hace evidente que hoy más que nunca la crisis a la que se induce el país my pronto podría tener el efecto de un volcán.
Lea esta declaración a la prensa nacional del citado político del oportunismo:
“… el crecimiento económico que ha registrado el país durante la actual administración del Partido de la Liberación Dominicana, “está basado esencialmente en el endeudamiento público externo, que se elevó de 9 mil 700 millones de dólares en el 2004, a 25 mil 500 millones de dólares en el 2011, incluyendo las deudas en constante crecimiento de Petrocaribe y el Metro y los más recientes contratos de préstamos aprobados por el Congreso Nacional”.
El pueblo dominicano conoce por experiencia propia esas dos fuerzas políticas. Aparenta ser incompresible que estos partidos todavía se presentan como alternativas en las elecciones del 20 de Mayo del 2012. Pero sabemos bien que la partidocracia dominicana compuesta por el PLD, el PRD y el PRSC, ha invertido grande suma de dinero y recurso en una campaña política que tiene como objetivo claro comprar  votos de la manera que sea posible para escaparse con el poder.
Muchas páginas en los periódicos y medios digitales han sido publicadas haciendo análisis de psicología social sobre la causa del comportamiento de la gente en este país. ¿Se puede comprar el voto con una mísera tarjeta de solidaridad emitida por el gobierno con ese fin? ¿Es posible que un empleado vote contra su conciencia bajo la amenaza de perder el empleo? ¿Es posible apoyar una maquinaria política que el único crédito que tiene es el fracaso cada vez que ha tomado el poder?
Otros son más consecuentes y se documentan en la realidad de un pueblo que aun no se libera de la figura presidencialista, directamente relacionada en la imagen del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina quien gobernó con mano de hierro por más de 30 años.
¿Quién puede ignorar el heroísmo del pueblo dominicano? ¿Quién puede pasar desapercibidos sus sacrificios y muy especialmente la valentía cada vez que la historia le ha exigido hacer afrenta al invasor? Cada etapa ha contado con muchos hombres y mujeres valientes ya fuera en el combate en el campo de batalla o en el uso de la pluma o el discurso para anteponer el valor y el derecho de nuestro pueblo frente a los planes traidores de intereses ocultos en el protocolo o patente en el dominio de potencias internacionales.

Pero también han sido muchos los traidores, muchos años después de Pedro Santana. Traicionar el país es no actuar en consecuencia, es llevarlo a la ruina conscientemente, a sabiendas, porque pueden más los intereses personales, de grupos o de familias en la conciencia de quienes ejercen el poder que los sagrados acápites de la constitución del país.

Por muchos años se han dado esas intentonas por un cambio definitivo para la Republica Dominicana, pero por cada intento ha habido un contra intento, el imperio se ha mantenido al acecho dispuesto a arremeter con fuerza avasalladora contra quienes se creyeran en pleno derecho de contar con país capaz de auto determinarse.

Nuestro origen nos denuncia. ¿Quiénes fueron los primeros descubrideros la isla? ¿De qué manera vinieron como conquistadores? Esa historia de violencia no dio tregua, la miseria del pueblo trabajador, de la clase campesina, nunca fue un afán de los gobiernos que se han sucedidos. De algún lado salió un Ulises Heureaux (Lilis), un Doctor Joaquín Balaguer, y por qué no decirlo, un Doctor Leonel Fernández Reina.

El PLD  será en la historia del pueblo dominicano el peor proyecto político, un trauma en la memoria colectiva del país. Son muchos los que les han mentido al pueblo dominicano, y por eso es que hay mucha gente que se toma la política como si fuera un folklor, una especia de fiesta de carnaval, es una pena, pero es la pura verdad. Grandes mítines de seguidores que no parece que les importe un bledo la no funcionalidad del régimen.
Si gana el PRD las próximas elecciones generales, o si se mantiene el PLD en el poder, no se sabe cuáles serán las consecuencias, especialmente para aquellos que se consideran invulnerables. Olvidan que los pueblos llegan a un punto que se cansan  de que se les engañe.
El único que se cree capaz de presentarse libre de toda culpa es Ramón Alburquerque con sus declaraciones, que a pesar de ser contundentes, no puede presentar como si salieran de la boca de un extranjero, de alguien que nunca tuvo que ver con esa política de exclusión, que no solo pertenece al PLD, sino que también es compartida y aceptada como suya, por el PRD. Sus origines los denuncian, PRD Y PLD son cascara de un mismo palo. Ellos pretenden imponer en la República Dominicana la dictadura del bipartidismo, una fórmula que no funcionará debido el modo descarado del latrocinio de funcionarios de ambos partidos, cada cual a su debido turno.
El doctor Leonel Fernández Reina has estado trabajando incansablemente en el proyecto de regreso al poder, quiere a su esposa en la vice presidencia del posible próximo gobierno, ha trabajado en una nueva constitución, el tribunal constitucional, nuevo código civil, y un conjunto de medidas en pro de la inmortalidad. Los caudillos parecen haber pasado de moda, pero no para alguien que los tuvo como sus maestros.

Le presentamos al lector las declaraciones de Ramón Alburquerque en el Nuevo Diario y los comentarios de lectores ese medio de prensa.

domingo, 20 de noviembre de 2011

El reto de enfrentar la violencia doméstica



Por Dinorah Coronado
Según la enciclopedia cibernética Wipedia, “En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió marcar el 25 de noviembre como el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, recordando el asesinato de las hermanas Mirabal. En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la que se definió la "violencia contra la mujer" como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la liberta; ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada.”

Por otro lado, se explica que las mujeres de todo el mundo son objeto de violación, violencia doméstica y otras formas de violencia, y a menudo están ocultas la escala y la verdadera naturaleza de la cuestión. En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada en algún momento de su vida. Dependiendo del país, entre una y tres de cada cuatro mujeres son maltratadas físicamente en sus hogares de forma habitual. Cerca de 120 millones de mujeres han padecido mutilaciones genitales.
El Día de la No-violencia contra la Mujer debe entenderse como una fecha para evitar ejercer la humillación, la violencia, esclavitud sobre otros seres humanos. Es hora de que todos tomemos conciencia de los diversos matices de la violencia en el hogar y en cualquier entorno social, y comencemos a abrir las puertas de la tolerancia, del afecto libre, de la ecuanimidad, del respeto y compasión hacia el dolor ajeno, y de que agresores y víctimas no se sometan a consecuencias tan funestas como la prisión, muerte a destiempo, traumas psicológicos, destrucción de la gente por la gente.
La violencia doméstica consiste en el maltrato habitual de tipo psicológico, sexual o físico, que una persona ejerce sobre otra en el ámbito familiar, y se ejerce sobre niños, mujeres, hombres y ancianos. No escapan los animales. Es un problema mundial, sin fronteras, según informan organizaciones como las Naciones Unidas y Unicef.
Los malos tratos ocurren en todos los estratos sociales, inicialmente en el noviazgo, siguen en el embarazo y se profundizan con los años. El maltrato físico es el más evidente: golpes, jalones de pelo, de orejas, agresión con objetos. Por lo general se empieza con insultos, humillaciones, menosprecios, intimidación, hasta convencer a los victimarios de que son merecedores de las agresiones, y lo cual le asegura al perpetrador(a) que no se lo va a contar a nadie. Las cicatrices de este maltrato no desaparecen nunca.
La mujer abusada puede tener problemas de autoestima, estar atrapadas por presiones económicas y sociales, tener sentimientos de miedo, impotencia; tiende a aislarse, por imposición del agresor, y sentir culpa y vergüenza. Sufre por dependencia económica: “No puedo mantener el hogar sola); independencia emocional (“Es un buen hombre, siempre me pide perdón.”); no tiene un circulo social de apoyo (teme hablarles de ese tema a familiares y amigos); a veces las creencias religiosas mal entendidas influyen en el mantenimiento de situaciones alienantes (la mujer debe servir al marido).
En ocasiones la mujer justifica la deleznable vida que lleva con razonamientos como estos: “Si se va, le vamos a destrozar la vida a sus hijos; si me voy, me va a encontrar; si se lo cuento a alguien, se empeora la crisis; el juez no me va a creer; me va a denunciar por ser ilegal; o puede contar mis secretos como revancha.”
 Por otro lado, se afirma que más de tres millones de niños son testigos de la violencia doméstica cada año; el agresor siempre hallará una excusa para volcar su agresividad en la mujer y los hijos. Casi siempre está envuelto(a) en problemas de alcoholismo, drogas, desórdenes bipolares, falta de empleo, padres violentos. Los agresores tienden a tener baja autoestima, frustración, dificultad para expresar sus sentimientos; no cambian fácilmente porque no entienden que necesitan ayuda y no reconocen su situación. Generalmente piensan que el problema es de los otros, les falta compasión y autocontrol; tienen problemas con la ley, abusan de drogas, alcohol; han sufrido abusos en la niñez, suelen tener una historia criminal y casi siempre son pesimistas y están enfadados.
Otros reservan la violencia a la intimidad del hogar. Son encantadores en el trabajo, con los parientes, amigos y vecinos; pero en la casa se convierten en tiranos muy agresivos. En el caso del hombre abusado, que oculta sus problemas por temor a ser juzgado “débil”, dado que es víctima del sexo femenino, le recordamos que usted es un ser humano con necesidad de apoyo. No tarde en detener el círculo de la violencia, pues sus hijos y los suyos sufrirán las consecuencias también.
Lo mismo les decimos a las abuelas que aceptan por muchos años una carga familiar, que debió ser muy pasajera: comuniquen sus pesares a los hijos, busquen ayuda y entreguen la carga a los padres de esos nietos, quienes son los responsables de los hijos que engendraron. Si no pueden, por lo menos acérquense a agencias y grupos de apoyo.
El efecto de la violencia doméstica en los hijos es terrible. Se exponen a situaciones de inseguridad física por los golpes, gritos entre los padres y el deseo de intervenir para separarlos; se asustan, se sienten culpables, sufren traumas psicológicos con efectos negativos para toda la vida; esos efectos se reflejan en la salud, bajo rendimiento académico, en su comportamiento social. Pueden mostrar excesivos niveles de timidez, agresividad contra hermanos, madres, amigos; depresión, suicidio, promiscuidad sexual, drogas, delincuencia.
Esos niños necesitan personas que les ofrezcan modelos positivos, actuando con calma, serenidad, consideración; que sean confiables, que no rompan las promesas, que promueva la autoestima de los menores alabando sus esfuerzos y logros, que les haga entender que el abuso nunca es culpa de ellos; que use los cuentos, la poesía, la pintura o manualidades y el drama para canalizar las frustraciones. También pueden esos colaboradores ayudarles a crear un plan de seguridad: no meterse en pleitos, tener números telefónicos de parientes, organizaciones  o amigos adultos para pedir ayuda; un sitio seguro a dónde acudir.
Si usted o alguien que conoce es víctima de violencia,
Además, hay que tomar acción: a largo plazo, o inmediatamente, si se presentan síntomas de violencia excesiva, crueldad contra animales, lesiones físicas inexplicables, dramatización de violencia física o sexual extrema, mientras juegan los menores; aislamiento, temor a invitar a otros niños o menores a su casa.
Para reportar un caso de violencia doméstica, se debe llamar al 911, o a la línea directa (800) 799-7233. Más tarde puede ser peor. Pueden conseguir una orden de protección, que obliguen a los perpetradores a recibir la ayuda profesional necesaria y a recibir terapia familiar, para lidiar con los traumas.
Mujer, antes de agotar esos recursos, recuerden confiar en un miembro de la familia o amigos, consulta tu caso con el trabajador social de una agencia comunitaria, crea un plan de seguridad para salir; reúne los documentos familiares importantes y ponlos en un lugar secreto o guárdalos en otra casa que te inspire seguridad y confianza; guarda algunos ahorros, juguetes y ropas.
Nos queda la pregunta, ¿qué podemos hacer para detener el círculo deleznable de la violencia doméstica?
Evitar los exabruptos, el descontrol, mediante el asesoramiento médico, lecturas y talleres sobre el manejo del estrés.
Desarrollar una filosofía más humana, basada en el amor a la humanidad y en la cooperación; aprender a perdonar y a deshacernos de egoísmos y sentido de posesión. Aprender a retirarse a tiempo de situaciones conflictivas que no se pueda manejar. Sacar tiempo para reflexionar, acercarse a la naturaleza, concentrarse en ser portadores del buen vivir. No encajone su mente, eche alas; conozca a otra gente, llénese de nuevas ideas, lea libros y júntese con gente que le ofrezcan antorchas para alumbrar el camino. No pierda la fe en su familia, sus hijos; pero prepárese para contribuir a su desarrollo con ecuanimidad y conciencia. Si no puede, si ya ha buscado ayuda, aléjese por un tiempo y deje que la vida de los suyos transcurre sin los tropiezos que usted le impone.
Promover la paz, la tolerancia a través de la danza, las canciones, la poesía, el teatro, el cine, los videojuegos, los programas televisivos, los periódicos, y todo lo que sirva como puente para acercar o comunicarse con la gente, y fortalecer el respeto, los buenos valores, el acercamiento amistoso y la expresión libre, pero armoniosa.
Implementar marchas, debates, conferencias en que se transmita la promoción del valor a la vida, a la fe en la humanidad y las sanas interrelaciones, son puentes viables para construir senderos saludables para esta y las futuras generaciones.
Dinorah Coronado: escritora, psicóloga y consejera dominicana, autora del libro “Manual de Relaciones Humanas y Madurez Psicológica” y de las novelas A la sombra del flamboyán, Raquel, Soy campeón, Entre dos mundos y Juanito y su robot. dinorahcoronado@aol.com

domingo, 6 de noviembre de 2011

Educación solución o problema

Eramis Cruz

¿Quién puede ser considerado un hombre o una mujer educada? Era Martin Luther King Jr un hombre educado? ¿Es Fidel Castro un hombre educado? ¿Se puede considerar una persona sin grados académicos educada? ¿Porque hay tantos criminales egresados de la universidades en las cárceles del mundo? Quién era más educado, el presidente Salvador Allende o Sebastián Peñera de Echenique?

No hay dudas de la importancia que implica el nivel educativo de un país, pero hay muchos que aluden a la educación académica cada vez que refieren los problemas sociales contemporáneos en países como República Dominicana, México y el Salvador, entre otros. No se percatan de que el método y el contenido de la educación que se imparte en estos países es parte del problema, no solución.

Hay que ser muy cuidadoso y hacer necesarios análisis sobre los procesos y los valores de la sociedad. Por ejemplo, se puede caer en un error similar al citar referentes al partido Demócrata y al partido Republicano de los Estados Unidos. Uno no siempre fue el peor, el otro no siempre fue el mejor. Por eso es un mito decir que ambos partidos son la misma cosa, especialmente tratándose de una potencia de influencia determinante en el dominio internacional.

Hablar de derecha e izquierda es la mejor manera de entender las confrontaciones políticas de sectores de la sociedad que se bifurcan en intereses encontrados, pero la derecha necesita de la izquierda, y la izquierda no tendría razón de existir sin el ejercicio del poder de la derecha. La mejor manera de poner en la balanza este concepto es utilizando el cambio de ángulo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que fundado como un partido de izquierda ha terminado ejerciendo un gobierno completamente de derecha. La derecha sabe camuflarse. Cambia su pintura y no le importan los términos sino los hechos, son los verdaderos usuarios de la matemática, la historia no le interesa.

Lo que favorece a la derecha es que fue definida como tal por ser poseedora del poder desde el principio, y su trabajo ha sido impedir que la izquierda le desplace del poder utilizando los recursos que el poder le brinda, es decir el estado mismo. La derecha en su interacción con la izquierda adopta muchas de sus conquistas que utiliza para renovarse.

En los Estados Unidos la derecha ha tomado al Reverendo Martin Luther King como uno de los grandes inmortales de ese país. El republicano Ronald Reagan tiene el honor de ser el proponente de un día al año en memoria de este gran líder. El que mejor sabe de esto es el Doctor Leonel Fernández, es el maestro de la maliciocracia, no cree en las masas sino para utilizarla, Juan Bosch fue su maestro y Balaguer su praxis, Juan Pablo Duarte es un símbolo utilizable, el pueblo es una cosa, el estado algo muy diferente, este es el poder, el pueblo solo le sirve para llegar a él, y nada más.

Cuando se habla del el gran flagelo que representa la alta criminalidad social en los países de América Latina, en los análisis más intenso suele llegarse a la conclusión del que el problema radica en la falta de educación de los sectores mas desventajados de la sociedad. Se cae en el mito de que los pudientes no comenten crimines, y que los pudientes son todos educados. Alguien dijo que el dinero lo compra todo, hasta la decencia.

¿Cómo se explica que un niño pase diez años asistiendo a una escuela y luego termine en una de las llamadas pandillas o gangas? Hay estudios sociales que se llevan a cabo bajo la óptica de lo que se quiere que sea la sociedad. Lo mismo sucede cuando se culpa a los padres de los fracasos educativos de sus hijos. Dicen que el problema está en el hogar, pero si eso se ha estado diciendo por los últimos 30 años, y no da resultado, entonces no sirve como solución al problema. Es el mismo circulo vicioso, el positivismo de los escritores y su énfasis en el crecimiento personal, el sueño que no pasa de ser una alucinación que tiende a desaparecer con el despertar al golpeo de la realidad. “La vida es un sueño”, “del polvo viene y al polvo volverás”, “hay que nacer de nuevo”, Jesús crucificado en la imagen de un hombre blanco. Era que el verbo flotaba sobre el agua y separó las tinieblas, fue el verbo, era la palabra, principio fundamental para los impostores de la historia.

El problema del sistema de educación es el la misma educación, claro que la derecha se niega a reconocerlo, a la derecha le ha dado buenos resultados, sus hijos no tienen que ser profesionales para ser exitosos. Pero desde un punto más crítico, debemos reconocer que el sistema educativo establecido se enfoca directamente en el individualismo, en la persona en particular, el enfoque es el niño, su cerebro. Ir a la escuela es lo mismo que ir al ejército, se asiste y se insiste en un programa piramidal, igual que la sociedad en que vivimos. Claro que cada sociedad también depende de su sistema de educación, y el sistema no cambia sino cambia lo educativo y viceversa.

Los males sociales que concluyen la criminalidad social, los robos, los asaltos y las muertes de inocentes ciudadanos en barrios marginados e inclusive en residenciales con un mayor desarrollo urbanístico, es un problema que radica en la marginación económica, en el desempleo, en la desesperación de grandes sectores de nuestros países.

De lo contrario como se explica que con un mayor crecimiento económico, un descenso en el alfabetismo, según las estadísticas oficiales, se registre un crecimiento en la criminalidad social. El nivel de la criminalidad en los residenciales públicos de las grandes ciudades de los Estados Unidos ha experimentado un incremento, a pesar de los esfuerzos de las autoridades civiles y policiales. Se han adoptado políticas para ofrecer los apartamentos vacantes a familias con mayores ingresos económicos bajo un sistema de prioridades con la mira de que alargo plazo se logre una estabilidad en el ámbito social de las viviendas públicas.

A lo que no se prestan los expertos del sector civil u oficial es a reconocer que existe una relación directa ente las demandas de éxitos económicos de los sectores empresariales, la política económica de los países desarrollados y las restricciones de las políticas educativas globales. Si en realidad se quisiera, si sinceramente se mostrara voluntad en la educación de la población, esto conllevaría a cambios importantes en las empresas de los medios de comunicación, en las producciones llamada de entretenimiento de Hollywood y otras centros cinematográficos, en la industria del teatro y los video juegos que afecta el comportamiento de la juventud y de los niños.

El libertinaje triunfante en la sociedad que deriva en crimines dolorosos es un condicionante, un mal necesario, porque así lo necesitan quienes ponen en práctica patrones de consumo sin tomar en cuenta cómo afectan la moral y la ética de la sociedad, un problema que si es relativo a la educación de las personas, no está necesariamente determinado por esta, (ipso facto).

Creemos que la educación en una sociedad equilibrada con primicia en los intereses colectivos de la mayoría, debe verse como medio y método para desarrollar la capacidad de la persona en relación con el grupo social, educar para aprender conceptos preconcebidos es una cosa, otra cosa es la realización integral con mira a la convivencia y el respeto mutuo. Si en realidad hay algo que cambiar en nuestra sociedad, esa debe ser la educación, pero es algo que la derecha no está dispuesta a pagar.


Rememorando el tiempo de los cacahuales


Eramis Cruz
   
Cuando la vida no se parecía a lo de estos tiempos, solíamos seguir a Ramona el campo de Hatillo. Recuerdo el caudal del río Jaya, bajando por la calle Billini, allá más abajo de la tenería. Caminábamos entre fincas rasgadas por las alambradas, sin temor a un asalto, ni a las fatalidades de las balas perdidas. Cuando Ramona dejaba de hablar, comenzaba a pensar, nosotros le escuchábamos el pensamiento, era poseedora de un rostro muy expresivo. Así era cuando caminábamos rumbo al campo de Hatillo.

Entonces uno vivía tan cerca de la naturaleza, era el tema del que más se hablaba, nadie era indiferente al jardín de la casa, uno sabía donde vivía fulano de tal, sus apremios y sus desgracias. Todas las cosas estaban llenas de vida, todos los sonidos tenían ecos para los recuerdos.

Era mi modo de ver las cosas, entendía que los campesinos venían al pueblo a algo más que diversión, algo así como a vender sus productos, en cambios nosotros íbamos al campo a divertirnos. Por un extremo de la ciudad íbamos a Mata Larga cruzando un puente que saltaba una especie de quebrada de agua contaminada. Por el otro extremo íbamos a Hatillo, un viaje para cruzar aquel río cuando su caudal era tan hermoso y exuberante. Nuestra familia procedía de uno y otro extremo, una familia se inicia cuando se atan los cabos sueltos de las casualidades por culpa de una mirada o la picardía de una sonrisa mágica. 

Luego de un leve descenso, se llagaba a la casa de Matilde, un casón al estilo campestre. Era para nosotros el lugar ideal por el entorno dinámico definido por sonidos y movimientos. Alrededor del rancho la tierra estaba pelada por el vaivén de los becerros, la manada de gallinas, los marranos inquietos y siempre hambrientos. Aquí no había flores como en la casa de Luisa en Mata Larga, ni el hedor de las pocilgas tenía aquella intensidad que desafiaba el olfato.  En Hatillo la casa de Matilde y su marido, apopado Nene, el espacio exterior de la casa, y el piso de tierra de la cocina era espacio libre para gente y animales.

Matilde estaba siempre allí, rodeada de sus muchachos y protegida por su marido, casi no le recuerdo sin una barriga de ocho meses, ni tampoco le recuerdo en medio de la sala de la casa, siempre estaba atizando los fogones en la tibieza de la cocina. No era mujer grande, pero muy fuerte y firme para llevar a cabo su faena, y ocuparse del papel de madre de una numerosa familia.

Llegábamos a esa hora de medio mañana, cuando el desayuno ha sido servido, y comienzan los preparativos para la próxima jornada. Muchos detalles nos eran desapercibidos, como el caldero de agua hirviente, el ave había sido atada en un rincón de la cocina, más exactamente debajo de la barbacoa, nos fascinaba la habilidad de aquella mujer de movimiento rápido. Nos llamaba la atención el pataleo del ave levantando el polvo de la tierra, en poco tiempo era desplumada con la asistencia del agua hirviente.      

Pasando la casa, luego del amplio patio, comenzaba aquel terreno de cacao y café, decorado por los naranjos. De camino al río, o de regreso, uno se podía detener a disfrutar de aquellos cítricos deliciosos. Entonces éramos un grupo de muchachos dispuestos a devorar los informales manjares del menú familiar. Comer era entonces tan divertido para nosotros, a pesar de las advertencias de algunos para que los adolescentes no consumieran frutas, eran mitos y cábalas de aquellos abuelos centauros. 

Nada podía compararse a la hora de la comida, regresamos hambrientos después de horas nadando en el riachuelo que corría en los márgenes de los cacahuales. Allí comparábamos las piedras, buscando las más apreciadas, llamadas piedras de rayo porque, según decían, eran los reductos destructivos de las palmeras cuando las tormentas partían el espacio. Y es que el rayo era el tormento de mucha gente, no había peor noticia que aquella de alguien calcinado por un rayo en medio de la sabana. El relámpago iluminaba los ranchos en la oscuridad de la noche, seguido por el estruendo desafiante, tan aterrador como divertido.

De alguna manera, éramos exactos cuando llegaba la hora de la comida, no solo nosotros, sino también los gatos y los perros, seguidos por los puercos, los patos y las gallinas. Cada cual tenía que defender lo suyo por su cuenta, especialmente los niños, aquellos animales eran socialistas, que gustaban de compartirlo todo, sin dejar remanente para el futuro.

Nunca supimos que hacía Nene cuando se desaparecía por el amplio cacahual, era como un fantasma que sabía mejor que un brujo cuando estamos maltratando sus floridos naranjales, pero él no decía nada, y feliz a veces nos ayudaba en la recolección civilizada de aquellas jugosas y dulces frutas. Cuando no lo hacía seguían indiferente su camino, y se perdía hasta la campanada de su instinto que le avisaba la hora familiar del almuerzo exactamente al medio día.

Ramona y Matilde no se callarían hasta después de la despedida cuando el día rallaba la noche. Las dos mujeres contaban con el coro de las señoritas de la familia, con las cinco hablando al mismo tiempo era difícil que algunos de nosotros pudiera ser escuchado, al menos que surgiera la imperiosa necesidad de un reproche o un “búscame una ramita de yerbabuena”.

Nene no era muy conversador que digamos, pero tenía la gracia de hacer reír a la gente con sus comentarios, nos daba la impresión de que a pesar de ser tan discreto en un medio tan limitado, donde todo el mundo conocía a medio mundo, tenía cosas muy particulares que contar. Cualquier reclamo de Matilde a su marido, era motivo de risas para Ramona. Ya dijimos que nunca vimos molesto a Nene que sabía encontrar vida en la soledad del campo y en la magia de su sombrero preferido.

A distancia de un gran perímetro, Matilde no tenía vecinos y tal vez por eso nos sentíamos en medio del paraíso cuando veníamos a su fundo. La magia comenzó a desaparecer con la llegada del hombre a la luna, algo que tuvimos que aceptar porque era mejor creerlo que averiguarlo, perdimos la inocencia para comenzar la guerra de las ideas de la parte final del siglo.

De regreso a la ciudad, que para ese tiempo era más parecida al campo, excepto por sus luces, las calles pavimentadas y la comodidad del acueducto, llegábamos cansados por el afán del día con un dulce sueño garantizado hasta despertar de madrugada con el cantar de los pájaros desde los patios aledaños.

Matilde nos resultó una mujer de hierro, vivió para ver la era digital y nos ha convencido de que uno se muere cuando le da la gana, si es que aprende los secretos de la vida sin temor a la muerte.

Aquella era la felicidad de nuestras vidas, con muchas limitaciones materiales, pero vivíamos más acorde con lo que la naturaleza nos ofrecía, aunque para muchos la pobreza era un destino, la esperanza por un  mundo mejor trascendía los disparos de las injusticias humanas. Pero como oíamos decir a los viejos, “unas son de cal y otras son de arena”, ellos a pesar de sus penas, sabían ocultar lo intolerable para dejarnos crecer y descubrir casos y  cosas a su debido tiempo. Es que éramos niños sin conciencia real de la falta de libertad de nuestros padres, eso hacía cambiar con el tiempo la manera de interpretar nuestros más anhelados sueños. Ese tiempo nos llena de melancolía y nos enseñó el valor de la vida sencilla, la hermosura de compartir la vida, sin la vanidad de lo que no perdura.







   

 
  

lunes, 31 de octubre de 2011

El Gran Corruptor

http://www.acento.com.do/index.php/blog/2104/78/El-Gran-Corruptor-1-6.html



Era la primera legislatura del presidente Fernández, un entusiasta y dinámico secretario de Estado encargado de los análisis de la prensa y otros menesteres, almorzaba conmigo en Madrid en un restaurant vegetariano. Yo invitaba. En la conversación amena y amistosa, recuerdo que me expresó que de los dirigentes del PLD el que tenía más sentido político era el presidente.

Eso se me quedó grabado ya que reconocía en mi interlocutor una prolongada experiencia política. Cierto que la misma había sido, hasta ese momento, en la oposición. Pero desde allí también se aprende a conocer a los políticos y además hay que hacer aún, si cabe, más política, ya que casi la única arma de la oposición es la persuasión.

Mi amigo parece que tenía razón ya que con el paso del tiempo el señor Fernández Reyna ha demostrado tener buenas dotes para la política. Tanto así que reforzando el criterio ya citado, y hace apenas dos meses, un muy experimentado en cuestiones del poder, amigo mío, al que considero uno de los estadistas más sabios en cuestiones empíricas del funcionamiento del Estado en Santo Domingo, me hacía un símil en una conversación privada que cito de manera no textual:

"Leonel Fernández tiene las cinco cualidades necesarias para ser un buen pelotero: batea, atrapa bien la pelota, tiene un buen brazo, corre, y tiene vista para otear el campo y el juego del contrario. Esto lo extrapolaba a la política para señalar que tenía muy buenas condiciones para la misma. Pero, su problema es que se ha pasado de la raya...

Mi amigo, sabio, experimentado, que ha conocido y tratado de tú a tú a todos los gobernantes dominicanos, con excepción de Trujillo, y que a pesar de haber estado –como dicen en España-, montado en un coche oficial con chofer, desde que apenas tenía 21 años, y haber desempeñado puestos durante casi 40 años, en algunos de los cuales se hubiera hecho multimillonario, si fuera un corrupto, es apenas, a sus sesenta y pico de años, un señor de "clase media-media-alta".

No sólo esto sino que sigue siendo un gran defensor de lo público y de los bienes del Estado. Aunque nunca ha sido marxista, ni se ha llenado la boca de grandes frases sobre el socialismo, la lucha de clases, ni la liberación nacional. Mientras otros, con ese perfil "revolucionario" lo que han hecho es privatizar esos bienes y de paso hacerse con una fortuna personal.

Simplemente ese amigo es una persona formada en los principios de la búsqueda del bien común, de una política y economía humanista y, de que al Estado se va para servir los intereses colectivos y no los particulares (sean personales o de un grupo de adeptos o de adictos).Es, en dos palabras, un político ético, no es un santo caído en esta tierra de pillaje sino alguien que es muestra de cómo deben ser los políticos decentes, y de paso, que se puede ser político y ser decente a la vez.

Leonel Fernández era un marxista que citaba a Marx, a Poulantzas, aunque en esos escritos, leídos con la distancia que da el tiempo, tienen el aire de algo formalista, un ejercicio de escritura escolar, con citas incluidas, donde falta el impulso de la autenticidad, de lo que se asume vital e intelectualmente. Agradezco a la minuciosidad y al rigor de investigador y documentalista de José Antinoe Fiallo, a la par que a su generosidad, la remisión de algunos de esos trabajos en formato digital.

Leonel Fernández es un político que tiene cualidades para el ejercicio de ese "oficio", el de la política, tratar de negarlo es de tontos. Otra cosa es que tenga esas cualidades excelsas que incluso antes de ser elegido por primera vez se les atribuían. Hay que recordar que fue elegido gracias a Balaguer y a otros personajes que no cito, pero que están en la mente de todos y que también se declaraban marxistas. Esa alianza entre "marxistas" o marxofagos y Balaguer es un asunto que da materia para muchos análisis y para infinitas hipótesis de trabajo de análisis político y social.

Recuerdo que entre las amistades muy íntimas y queridas de mi familia hay unos que poseen un gran patrimonio, personas ricas y que como casi siempre ocurre, son de derechas y con una alta conciencia de clase (aunque ellos no lo sepan, ni falta que les hace). Eran balagueristas furibundos y como corresponde a ello, anti perredeístas iracundos, pues bien, me di perfecta cuenta del giro que haría Leonel Fernández y el PLD, antes de que lo ejecutaran, por el fervor Leonelista de esta familia.

¿El motivo para esa certeza? La derecha nunca se equivoca en su elección política. Una mujer y un hombre de derecha jamás darán su voto por error o por llevarse de una falsa imagen, por la persuasión o la manipulación informativa. Cuando una persona de derecha de verdad, es decir, la que une un ingente patrimonio y los valores propios de su estamento social, vota o escoge a un político como "suyo", es porque saben muy bien que éste es realmente de los suyos. Alguien que está en su esfera de influencia, un satélite al servicio de sus intereses, aunque también busque los suyos personales.

Esto es justamente lo que, al contrario, hacen las personas que viven de su trabajo o que intentan vivir del mismo, que están tremendamente estratificadas y divididas en función de sus ingresos, de sus lugares de residencia, de su nivel educativo, de sus ideas políticas o de sus percepciones de la sociedad y de sí mismos

                                               ***2/6***

Los sectores de asalariados, de trabajadores manuales o de otro tipo, de profesionales autónomos, no tienen esa unidad de percepción de su situación real en el mundo que tiene la gente de derecha. Están divididos por pequeñeces y sufren las consecuencias de su falta de sentido de identidad, de sí mismos y de los otros. Es la perfecta "masa de maniobra" de todos los politiqueros en busca de "idiotas útiles", es decir, de votantes acríticos y desmemoriados.

El señor Fernández Reyna confesó una vez a un amigo fraterno, que él aprendía rápido en el Palacio Nacional y como ocurre a la gente práctica como él –aunque venda su imagen de "conceptualizador" para consumo de distraídos o de interesados en aceptar, por conveniencia, ese estereotipo-, se buscó un "modelo" a imitar.

Obviamente, Juan Bosch no le servía. Para un pragmático educado en los esquemas del utilitarismo americano menos sofisticado, que emplea como elemento clasificador de personas, en 20 segundos, el binomio de opuestos de "winner" y "loser", don Juan Bosch era un "perdedor". ¿Y qué escalador de la pirámide política y social va a utilizar de modelo a un político que apenas se mantuvo en el poder unos escasos siete meses y que se fue del poder sin ninguna fortuna personal o familiar?

El modelo que era menester utilizar si se quería permanecer en el poder era el de dominicanos que hubieran permanecido en el mismo durante años. Los más próximos eran Trujillo y Balaguer. Sociológicamente hablando eran los que respondían más a la supuesta idiosincrasia dominicana o al llamado "carácter nacional" dominicano.

Más aún cuando con la emigración masiva de haitianos se tiende a una haitianización en ciertos aspectos de la vida social que no tardarían en llegar a la política y que tienden a acentuar las prácticas más nocivas de la politiquería de ambos lados de la frontera. Todo ello confluía en una acentuación del autoritarismo-personalista, el clientelismo, la compra vulgar de votos por un plato de comida, la distribución de regalos en ciertas fechas claves, el asistencialismo generalizado, la política del "dao" como sustituto de una política social racional.

La generalización de la corrupción, la patrimonialización del estado por un grupo minoritario pero muy cohesionado alrededor de su persona (el presidente), y unido a todo ello, el desprestigio sistemático de todo lo público y de lo estatal, percibido como elemento perverso, negativo, y apto solo para la privatización al servicio de los intereses de los que mandan (en lo político y en lo económico).

La falta de institucionalización de hecho es la consecuencia de todo ello, aunque se dicten leyes para poder citarlas ante los organismos internacionales, aunque sin la más remota voluntad de ponerlas en ejecución. Es la "modernización" en la versión de Leonel Fernández. Algo así como conceptualizar sobre las escuelas con ordenadores aunque en la realidad concreta nos encontremos que no hay energía eléctrica para los mismos.

La construcción de escuelas a cargo de programas de ayuda de la UE o de otros organismos, donde el funcionario internacional que va a supervisar la obra se encuentra que si habían pagado por puertas de metal, las mismas son de "playwood", que los lavabos y los inodoros no funcionan y, ante las quejas del mismo por esos hechos, el funcionario dominicano del organismo correspondiente le dice que deje eso así, que "la mafia" es muy peligrosa.

El funcionario internacional se va indignado –algunos, créanme, se toman en serio su trabajo-, se lo cuenta a su superior del organismo internacional y éste le dice que las cosas de este país son propias de Macondo, pero ahí queda todo, no se hace nada, y así sigue marchando la espiral de corrupción más impunidad, propia, esencial, del funcionamiento del régimen de Leonel Fernández.

Hay otros modelos para mantenerse en el poder que suscitan también su atención, además de los aportes criollos, básicamente de la "hiena" Trujilllo y del "zorro político" dominicano (Balaguer), como lo ha descrito Leonel Fernández en uno de sus últimos discursos. ¿Cómo olvidar siendo vecinos y teniendo entre un 10 y el 20% de población haitiana viviendo en el país, el duvalierismo?

Eso de los Ton Ton Macutes es demasiado "pesao" ("so heavy"), para aplicarlo, cuando uno aspira a ser reconocido como un demócrata y recibido como tal, aunque la democracia que se pone en marcha es un decorado de cartón piedra, una escenografía para calmar a los propios y narcotizar (aunque sea previo costosos lobbies, dádivas y sobornos, a los supervisores foráneos).

Pero siempre hay algo a retener y esa idea de "presidente vitalicio" no es de desdeñar, aunque se vaya a ella por etapas, en función de las reticencias que se encuentren en la sociedad nacional e internacional, hasta ver si se llega a la coyuntura favorable. Nunca se sabe, y además, si ganan los del "Tea Party", un gobierno autoritario y al servicio total de ellos, no sería visto como contraproducente en esta región del Caribe.

No hay que negar que otro de nuestros vecinos también puede ser una fuente de constante inspiración para los que se han puesto como meta la permanencia continuada en el poder. Más aún si uno –"pecadillos de juventud"- se haya declarado marxista y lo tenga por escrito. Los Castro: ¡Qué tentación! ¡Nada menos que 51 años de poder ininterrumpido!

Además, sin tener a un partido opositor como el PRD incordiando, sin sindicatos que estén pidiendo alzas de salarios, bajada de precios de la gasolina, sin un PRSC que aporta pocos votos y exige demasiados puestos, casi un puesto en el Estado por voto aportado. ¿Cómo no fascinarse, cómo no tener esa que llaman algunos "tentación totalitaria" ante esa muestra de saber permanecer en el poder?

Y por otra parte, allí, en Cuba, la Policía si funciona. No suelen robar y persiguen a los delincuentes. Los militares están con el régimen y no se dedican a actividades ilícitas y cuando lo hacen los juzgan, los encarcelan e incluso los fusilan, aunque sean antiguos camaradas y compañeros íntimos y de la misma procedencia social de los Castro, como los hermanos de la Guardia.

Pero claro, seguir el camino cubano no es práctico. Está mal visto. No lo recibirían en ciertos lugares de América y de Europa. La UE y otros le negarían ayudas. Y además, ¿para qué sirve el poder, con todo el desgate psíquico y físico que produce, si no se compensan tantos sacrificios con varias decenas de millones de dólares y de euros en cuentas suizas, en bancos americanos, españoles y franceses, en las islas inglesas de paraísos fiscales?

El modelo cubano no le sirve porque es válido para los que les interesa el poder por el poder, o porque creen que con él realizan sus sueños milenarios, porque se tiene devoción ideológica y nacionalista. Esas son cosa propias de "iluminados" y de gallegos transterrados con espíritu numantino y actitud tozuda. El poder está para lo que está, para gente de la estirpe a la que me refiero: para satisfacción personal, para obtener estatus social, para acumular riquezas, para ensalzar los egos y la vanidad personal. Y también para dar parte del botín a los que se declaren de palabra y de hechos seguidores incondicionales, fieles a seguir los caprichos, al menor rugido del "León".





                                              *** 3/6***

No olvidemos otro modelo a tener en cuenta. El amigo venezolano. Gracias a un tal Miguel que una vez se lo encontró semi perdido en Santo Domingo y le hizo un recorrido turístico salpicado de disgregaciones "marxistas-leninistas", Hugo, se hizo amigo del actual Embajador y Secretario de Estado del Ministerio de Relaciones Exteriores, nombrado con el fin de que haga "los mandados" con el ya Presidente Comandante.

Ha sido tan eficaz en esas labores que hasta un periodista izquierdista, de esos "rockeros que nunca mueren", ha dicho públicamente que hay que alabar todo lo que ha hecho Miguel por la izquierda dominicana. Aunque sesudos investigadores siguen buscando que ha sido lo que ha hecho por ella, además de, según otras fuentes, desprestigiarla más de lo que está. Tarea, según otros, casi imposible.

Fuentes generalmente bien informadas –que no debo citar por deontología profesional, algo que se practica cada vez menos por los comunicadores en el régimen fernandista -, me dicen que una de las tareas cumbres en las relaciones dominico-venezolanas durante los gobiernos de Leonel Fernández fue cuando Carlos Dore se inventó y montó muy eficazmente, el llamado "Diálogo Nacional" –que muchos mal intencionados, agregan que ha sido un diálogo de sordos, por sus resultados a mediano y largo plazo.

Chávez se interesó por el mismo debido a que su puesta en ejecución le proporcionó a Fernández un valioso respiro político en un momento de muchos conflictos sociales en las calles dominicanas. El vivía allá una situación parecida y quería ver si utilizando ese formato desinflaba las protestas en Caracas. Presto, veloz y solidario, mi querido y entrañable amigo Carlos Dore iba a ceder al gobierno venezolano el "know-how" del Diálogo Nacional y se prestaban a enviar a Miguel a hablar con su "panita" Chávez.

En eso surge uno de los sabios políticos del régimen de Leonel Fernández, un ministro en ese momento todavía no era "ministro de Estado" como lo sería posteriormente, y dice que de ceder gratuitamente el "modelo del diálogo nacional", nada de nada. Que eso tenía un costo financiero que había que rentabilizar. Y así se hizo.

Se le informó a Chávez que la metodología tenía un valor económico. Quien esto escribe no sabe si el gobierno venezolano pagó o no por eso, lo cierto es que, pasado el tiempo los conflictos allí siguen, y más aún ahora que se acercan las elecciones.

La cuestión a reflexionar es: ¿Cuál es el acendrado interés que tiene Chávez en que Leonel Fernández siga en el poder en Santo Domingo? Nos entrega petróleo a precio político, por debajo de los precios del mercado. Cosa que se le han agradecido todos los gobernantes dominicanos, sea Hipólito Mejía sea Leonel Fernández. Ya tienen la propiedad de la Refinería. Existen en el país varios grupos pro la Revolución Bolivariana que propagan la bondad de su liderazgo, y ni el PLD ni el PRD, fomentan ni estimulan movimiento alguno activo contra el chavismo.

Sin embargo, Chávez se ciega con Fernández. Parece un "amour fou" inexplicable. Creo que nadie en el mundo ha tenido la osadía de proclamar y alabar como lo ha hecho Chávez a Leonel Fernández diciendo que es el continuador de Tavarez Justo, de Caamaño y de todo lo digno y decente que existe en nuestra historia patria.

De manera que, si se sigue un pensamiento lógico, uno no sabe ya si Leonel es un seguidor de Chávez o Chávez un seguidor de Leonel. Si ambos son iguales, aunque con estilos diferentes, o simplemente se trata de que Chávez esté mal informado, debido a que sus servicios de Inteligencia política están analizando pesimamente los datos sobre la situación dominicana. O existen intereses de otro tipo que son un arcano. En todo caso, las relaciones privilegiadas Hugo Chávez –Leonel Fernández, siguen siendo el secreto mejor guardado del Caribe.

No sería desdeñable que en vez de estar haciendo actos para enaltecer una de las raíces étnicas dominicanas, que son al menos de tres árboles diferentes y no de uno sólo, como cualquiera sabe, ciertos grupos pro chavistas se dedicaran si no a criticar al Comandante Presidente –cosa impensable en nuestra cultura política de lealtad a toda prueba a aquél que se erija en nuestro promotor o "sponsor"-, al menos, a informar al Embajador venezolano aquí, y a sus patrocinadores allá en Caracas, que el pueblo dominicano está un poco harto de que se inmiscuyan en su soberanía, aunque esta vez no sea el imperialismo yanqui quien lo haga.

Hay que fortalecer aún más las relaciones dominico-venezolanas, pero si el gobierno venezolano quiere cooperar con el pueblo dominicano debe invertir sus fondos en ayuda al desarrollo gestionada por una entidad independiente del Gobierno de Leonel Fernández y no dedicarse a subvencionar, presuntamente, la continuidad en el poder de un aliado a todas luces tímido, inestable y cambiante, como se ha demostrado en muchas ocasiones. Pero así como el sueño de la razón produce monstruos, los sueños del irracionalismo producen saltimbanquis políticos de actos impredecibles a la luz de la lógica.

Más le valiera a Chávez fortalecer las relaciones con el PRD, con Alianza País y con otros partidos serios, y viceversa, para asegurarse unas relaciones entre Estados sin traumas y que siga una continuidad sin sobresaltos entre los Estados venezolano y dominicano, sean cuales sean sus respectivos presidentes. Porque RD y Venezuela se necesitan mutuamente y está en nuestra tradición política mantener una relación cordial con el gran vecino sudamericano.





                                                ***4/6***

¿Hay otros modelos de continuidad y de permanencia en el poder que puedan haber suscitado el interés del pragmático presidente dominicano además de los señalados?

No tengo ninguna certeza pero otro amigo viejo, Pablo Mariñez, flamante embajador de la República durante el reinado de Fernández, por muchos años en México y ahora en Chile, un seguidor de Bosch de larga data desde sus años en Madrid, donde a través de él proporcioné a don Juan algunos libros de Marx y Lenin (en esos momentos de difícil localización en España durante el franquismo), que le sirvieron como fuente bibliográfica, entre otras muchas, para la redacción de los libros que Bosch escribía en Benidorm. Seguro que Mariñez le habrá informado a Leonel Fernández sobre las características de la bien llamada por Vargas Llosa " dictadura perfecta" del PRI.

Ese modelo fue complejo y fue evolucionando pero se basaba en la continuidad en el poder del PRI con la fórmula (que es rechazable para Fernández, sin ninguna duda), de que los presidentes no repiten y tienen un mandato de cinco años. La continuidad no está en el hombre está en el partido en el poder. En terminología de Gramsci, el "principe moderno" en México era el partido, el PRI, no el presidente de la República.

Para un cesarista como el presidente dominicano ese modelo no le conviene. En el esquema de Fernández el partido es él, el Príncipe, es él. El partido en su concepción profunda es un instrumento para ser usado y utilizado a conveniencia. Si no que le pregunten, en la intimidad y sin micrófonos, a Danilo Medina, que ha tenido que pagar y sigue pagando la osadía de retarle el puesto de candidato a Presidente y de líder del partido.

Si se hubiera seguido la fórmula del PRI quizás el PLD estuviera más tiempo en el poder del que los dominicanos nos merecemos, pero gracias a Dios, esto no entra en la obsesión política patológica por el poder de Fernández. Su lema político es "yo o el diluvio", "yo o el caos", "yo o que se hunda la isla".

Sería una gran injusticia negar que Leonel Fernández haya tenido la inteligencia política de renunciar a la herencia trujillista de la eliminación física de los opositores irreductibles. Trujillo, es sabido, tenía dos obsesiones, captar y nombrar a personas de cierta valía en los puestos públicos para de esa manera ganarse su lealtad política, y eliminar a través del asesinato a los que se resistían a servirle.

Balaguer fue en cierto modo más "populista" o populachero en materia de nombramientos. Obligado a ganar votos, aunque en última instancia necesitase el uso del fraude electoral para imponerse, las más de las veces, no se limitó al nombramiento de notables y personas de valía en los puestos públicos, ya que habiendo la posibilidad de ejercer una oposición –aunque en ciertos periodos con muchas limitaciones-, y estando la "clase política" dividida, tenía menos libertad de movimientos en materia de nombramientos, es decir, necesitaba "agentes electorales" venidos de sitios muy diversos y de diferente catadura.

Además, Balaguer servía a la clase dominante pero, a la vez, era característico de él, tener un cierto desprecio muy pequeño burgués, por la tradicional oligarquía dominicana y por los notables. Y junto a su casi incondicional política de servir a sus intereses se manifestaban sus rabietas de hijo de "clases subalternas", con sus expresiones del tipo: "Esta gente es insaciable, lo quieren todo".

Si se hubiera seguido la fórmula del PRI quizás el PLD estuviera más tiempo en el poder del que los dominicanos nos merecemos, pero gracias a Dios, esto no entra en la obsesión política patológica por el poder de Fernández. Su lema político es "yo o el diluvio", "yo o el caos", "yo o que se hunda la isla"

Rabietas que no tenían ninguna expresión política relevante, aunque es justo decir, que en muchas ocasiones ejerció un "bonapartismo político", que lo hacía creerse autónomo de los detentadores del poder económico. Y claro, cuando era necesario, se acudía al asesinato político selectivo, que sumando muertos alcanzó una cifra elevada. Fue nuestro versión criolla de Thiers post Comuna de París en la coyuntura post revolución de abril.

Balaguer captó para el Estado a parte de los notables conservadores, a algunos técnicos y políticos gestores de calidad, pero infló el aparato burocrático del Estado con una pléyade de inutilidades a todos los niveles, a los que, además, les pagaba una miseria en relación con el coste de la vida. Famosa es su frase que no necesitaba subir los sueldos de los servidores públicos "porque ellos saben cómo defenderse".

Una proclamación de su idea de un estado poco gastador, junto a una indiferencia absoluta y dejación de su responsabilidad como jefe de estado. Control del gasto y del déficit, por un lado, aunque era manifiesta su política de "dejar hacer" en materia de todo tipo de corrupciones: comisiones por obras, contratos a dedo, sobornos a cambio de resolución de gestiones administrativas, tráfico de influencia, robo de bienes públicos, etc. etc. Todo esto se ha copiado y magnificado durante los años de los gobiernos del señor Fernández.

Cuando Leonel Fernández habla de modernización administrativa, sus palabras son sensatas y certeras, cualquier técnico de organismo internacional la puede hacer suyas, repite, con su estilo, lo que se dice en el Banco Mundial, en la ONU, en la UE, en la OEA, lo que querría el Departamento de Estado. Buenas palabras no le faltan. También aquí no le tiembla al pulso al firmar leyes de carrera administrativa, de modernización y transparencia de la gestión pública, de persecución de la corrupción.

Sus actos, empero, son una continuidad de las peores prácticas del pasado, pero con un "aggiornamiento", una puesta al día porque los tiempos han cambiado. El gran mérito de Fernández ha sido decir: no se mata a ningún político opositor, mejor que eso, se le compra. Ya lo dijo el general Porfirio Díaz: No hay nadie que no sucumba a un cañonazo de un millón de pesos... o de diez.

Quizás no sabremos nunca si Leonel tiene como Balaguer un sueño de Gobierno que tuvo cuando niño, pero lo que si sabemos, es que en casi doce años de Gobierno ha tenido tiempo para realizar bastante de sus sueños. El balance de su gestión parece que se puede saldar con un notable o aprobado alto en materia financiera según todos sus apologetas.

La moneda dominicana no se ha derrumbado, todavía. Las macro magnitudes económicas crecen, y no todo ello es consecuencia del lavado de activos de procedencia dudosa, sino de la inversión directa en el país. Tanto es así que en un "delirium tremens" de fernandismo un seguidor ciego nos decía que todas esas inversiones se la debíamos a los viajes del Presidente y que era una mezquindad decir que esos viajes eran onerosos. Gracias a ellos teníamos tantas inversiones extranjeras directas.

Me contaron que un humorista político, al estilo de Álvarez Guedes, al oír ese comentario dijo: Chico, los dominicanos van a patentar el mejor invento de promoción de las inversiones extranjeras que se ha conocido, van a tener un Presidente volante que estará 365 días viajando por el mundo para obtener inversiones directas. El interlocutor le replico que eso era disparatado, además de muy caro, y el humorista le contestó: Que va, el gasto es una nadería, un séquito de 30 o 40 personas, aviones privados, suites como las del Ritz en Madrid o el Plaza en Nueva York, unas pequeñas compras en Dior, Vuitton, Armani, ¿qué es eso ante los miles de millones de dólares en inversiones que se esperan?

Y además, como el Presidente Dominicano es el eje de la economía y las finanzas, se suprimirían todos los entes económicos del gobierno, salvo un grupo de gestores en el ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (ates Técnico de la Presidencia). Si el Presidente es todo en materia económica, los ministerios económicos sobran. Chico, le darán el Premio Nobel de economía. Han descubierto la clave de bóveda del crecimiento sostenido...desde un avión ¡Qué grandes son esos dominicanos!

La ficción, a veces, se queda pálida ante la realidad, de la misma manera que la naturaleza suele imitar al arte.





                                                                ***5/6***



El "modelo" puesto en marcha por Fernández en la gestión estatal ha sido llevar hasta sus últimas consecuencias el clientelismo. En la primera legislatura se acusó al PLD y a su líder de ser unos "comesolos". A partir de esa experiencia se aprendió rápido y se rectificó en el sentido siguiente: nosotros comemos más y mejor, pero damos de comer a todos los que quieran o a todos los que nos interese.

La contrapartida es ponerse al servicio del Presidente, abjurar del PRD, ya que siendo este el único partido que en la realidad actual puede desplazar a Leonel Fernández, la consigna es tratar de quitarle todos sus activos políticos, y tratar de que en la masa de pequeñas notabilidades, más o menos izquierdistas, centristas y conservadoras, no puedan pescar, no logren conseguir seguidores o aliados, los perredeístas.

Es cierto que la alianza con el PRSC es muy cara. Estos políticos no se andan con remilgos de ningún tipo, cuanto me das si te apoyo. Nada de disquisiciones ni de palabras para encubrir la realidad. Queremos puestos, bien pagados, con mucha gente para poder nombrar, presupuesto para poder repartir hacia abajo y hacia arriba, y manos libres para hacer política. Es decir, comprar votos. Con ellos las reglas de juego son prístinas.

Más difíciles son las relaciones y las adquisiciones de personal de izquierda en sentido super amplio, es decir, desde aquél que "hubo una vez" que militó, simpatizó, cooperó, o tuvo alguna veleidad en un partido, movimiento, comité, asociación, centro, etc. que se tachara de izquierda. A éstos se les contacta con una persona de su misma procedencia política y no se les habla directamente de cargos sino de la gran ayuda que puede prestar en el proceso de modernizar, gestionar, hacer más transparente o más ética y eficaz la administración.

Una vez así ablandado se le habla del gran papel que puede jugar como director de, subdirector de más allá, asesor, e incluso de consultor nacional, internacional, lo que quieras...Como el Mercado de trabajo es reducido fuera del estado y estar sin ingresos fijos desgasta mucho. Ante la falta de perspectivas, acceden a cooperar: "Eso si, como técnicos..."

La consecuencia ya se sabe, es la llamada "revolución pasiva", no criticamos al poder, no escribimos contra el poder, no opinamos en público contra el poder...pero eso si, en el fuero interno: "Seguimos pensando lo mismo que antes" (¡sic!). Claro que eran los mismos que antes hablaban de la unidad dialéctica entre teoría y praxis y etc. etc. Si un pato nada como un pato, vuela como un pato, y croa como un pato, es muy difícil creerse que es, digamos, un águila, aunque se obstine en querer demostrar que si lo es.

Derecha, izquierda y villega y todo el que llega o quiera...o casi, es objeto de una operación de compra-venta. Esa es la política de reclutamiento del gobierno dominicano bajo Leonel Fernández. Y ello provoca un crecimiento desmedido del gasto público, un aumento del déficit, un alza del endeudamiento. Pero como la política entendida como politiquería de búsqueda de beneficios personales y grupales es lo primero, lo esencial para ello es mantener el poder, mantenerse en el poder, y después ya veremos cómo se va arreglando la economía.

En definitiva se gobierna por y para un tercio más o menos de la población, el resto, las clases peligrosas, la subclase, los depauperados, no interesan. Para ellos se montan comedores gratis, se les reparten alimentos básicos, se les da funditas, se le pone un sobre con varios cientos o miles de pesos en la mano y mañana ya se verá. Y si se rebelan, palo con ellos, o algo peor. Ya lo dijo aquél sabio chino, al pueblo hay que mantenerlo en la ignorancia y si trata de rebelarse garrote, esa es la regla de oro del arte de gobernar, de algunos.

Un fenómeno que no por sabido debe omitirse de cualquier análisis es la generosidad inmensa, saudita se podría decir, del Presidente. Si algo ha demostrado es que no peca por modestia. Le gustan las grandes obras. En materia de construcción, metro, paso a niveles, túneles. Nada de acueductos para puebluchos que nadie admira, nada de asfaltado de calles llenas de barro en barrios y pueblos que nadie visita, nada de construir miles y miles de modestas viviendas que hagan la vida menos penosa, por no decir, digna. Eso no es propio de quien aspira a la gloria perpetua y, además, y esto puede ser lo más importante, tampoco las pequeñas obras permiten una gestión más fluida de los activos y de las comisiones. La cantidad de dinero invertido y las comisiones son menos golosas. La gloria sí, pero a través de la "pasta".

El tiburón se moja pero salpica. ¡Y cómo!... La selección de los agraciados del régimen es amplia a derecha e izquierda. Hay familias muy de clase media tirando a baja que se han encumbrado en estos casi doce años de festival y despilfarro del dinero público. No es solo que hayan mejorado en función de su trabajo, ahorro e inversión inteligente, es que se han colocado en posiciones imposibles de lograr mediante tales vías como profesionales honrados en tan poco espacio de tiempo.

Simplemente debemos reconocer, con modestia y admiración, que el fernandismo ha parido centenares o millares de magos de las finanzas. Individuos y familias enteras que harían la envidia de muchos corredores de bolsa de Wall Street y del mismo Warren Buffet. Y todo eso gracias a una actitud: la adhesión sin reservas al gran timonel. Un gran mérito, sin duda, para enriquecerse al vapor.

Alguien me sacaba las cuentas de una familia ni rica ni pobre, más bien acomodada, que ahora ha colocado a toda la familia en el Estado: La madre, pongamos por caso, es una comunicadora muy conocida por sus criticas acidas a los gobiernos y que como consecuencia de ello recibe numerosos anuncios del estado y de agencias públicas, ello permite unas sumas elevadas de ingresos. Pero la cosa no se queda aquí.

El marido es un altísimo cargo, uno de los 28 viceministros de un ministerio cualquiera, la hija está destinada en una embajada con ingresos muy altos, admitamos que tanto como su coeficiente intelectual, lo que ocurre es que compatibiliza ese trabajo con sus servicios pagados a grupos económicos exportadores y a otros negociantes, otro miembro de la familia recibe en su empresa pedidos del gobierno sin concursos previos, es decir, a dedo, etc. etc.

¿Excepción o regla? Ese es el lugar común de muchas familias en el poder del fernandismo. El estado convertido en un medio de acumulación de riquezas. Por tanto en República Dominicana es más rentable ser político que ser empresario. Pero como la apropiación de los bienes y recursos financieros del estado no crean riqueza y ser empresario deja de ser un oficio rentable y los emprendedores no tienen muchas perspectivas, salvo que se enrolen a la maquinaria estatal, vamos rumbo al abismo.





                                                               *** 6/6***

“La maquinaria propagandística y de relaciones públicas del sistema de Fernández ha tenido como lema fundamental para justificar y tratar de manipular a la opinión pública y tener adormilada a las "clases medias", la consigna de la buena marcha de la economía nacional y el crecimiento económico de la República Dominicana”.

“Se pasa por alto que al abrir su economía al mercado mundial y disminuir las trabas a las inversiones extranjeras, reducir los impuestos a éstas inversiones, y permitir una liberalización de las repatriaciones de beneficios, en una coyuntura económica favorable para toda América Latina, como ha sido la de éstos últimos once años, era muy difícil impedir que nuestra economía creciera”.

“Habría que ver si se hubiera podido crecer aún más si no hubiera habido y sigue habiendo tantas coacciones a los inversores para que ofrezcan comisiones. Un tanto por ciento para la "alfombra roja", un tanto por ciento para el partido, un tanto por cierto para "mí"...Parece que ahora hay más sobornos que nunca antes”

“Lo dicho podría parecer exagerado si todo el mundo no supiese que esto es así. Salvo los que no se enteran de nada o los ciegos interesados en negar la realidad de las cosas, por puro interés”.