domingo, 21 de junio de 2015

Lo que no se ve en el Día de los Padres



Eramis Cruz



Todavía no hemos superado el machismo. Y como le dije a una de mis amigas un día que el machismo no es solo cosa de macho, las mujeres tienen un rol en este asunto que tiene que ver cómo influyen en la crianza de sus hijos que serán los padres y los maridos del mañana. Macho y padre tiene connotación cuando usamos un referente crítico que salga de lo afectivo y emocional para entrar a un marco social del modus vivendis que llevamos.
Ya la gente se ha tomado este día con un poco más de seriedad, no hace mucho que este día era referido como día de los perros. Después de todo, el término no era tan ofensivo como se oye, ya que los perros no solo son muy buenos consigo mismos sino que son calificados como los mejores amigos del hombre. Se sabe que los días de los padres y de las madres obedecen más bien a la promoción comercial para aumentar las ventas de los grandes comercios y para que continuemos siendo víctimas de la adición al consumismo o nos hagamos compradores compulsivos. Por esta razón debemos ser cuidadosos y no ser tan altisonantes.  ¿No sería igual dedicar un día a los padres que hacerlo para las suegras? Me pueden decir que es mejor hacerlo divertido, pero no creo necesarios eso de no vivir sino es en un estado de distracción o de alucinación en lo que todo parece virtual o robótico, ¡queda prohibido pensar!
Con la dedicación de un día para los padres de los 365 que tiene el año parece una manera de equis en el calendario del olvido. Le confiero al lector que yo no recuerdo a mi padre en el día de los padres, ese hombre no era uno más del montón, nunca intercambió regalos con sus hijos, para ese tiempo teníamos otra manera de demostrarnos el afecto, era la convivencia, la mirada tierna, el aprecio oportuno, sin Facebook ni fotos digitales.
¿Usted cree que los tiempos han cambiado? Claro que sí, pero los padres y las madres siguen siéndolos de la misma manera. Se entiende que muchas cosas de este mundo no cambian de la noche a la mañana y muchas de ellas parece que no cambian nunca, simplemente porque son la base o piedra angular de la sociedad. Al contrario, en los últimos cincuenta años, nuestras familias han sufrido un deterioro moral de gran proporción, y por eso los grandes males que afectan ya no solo a las grandes metrópolis sino también barrios y campos de un país cualquiera.
Que nadie venga a decir Feliz Días del Padre, al menos que se despoje de su sarcasmo, especialmente a esos hijos que los padres no pueden llamarles a la atención sobre nada, porque se los quieren tragar por sus fauces de desobediencia y desconsideración. Hijos insensibles que rápidamente olvidan el seno que los amamantó y devuelven con prepotencia y vanidad el desagradecimiento, no el respeto que debiera ser tan oportuno como habitual. Hasta en la biblia esta ese mandato: Honrara a tu padre y a tu madre. La deshonra consiste en la decepción que sufre los padres de familia con hijos que hacen del crimen y el zanganear por lo indebido una rutina de vida de barrios, calles, callejones, burdeles, paginas sociales y el desafueros de lo que es la decencia y el sentido común.
No nos hagamos los chivos sin ley, ni actuamos como el avestruz que esconde la cabeza ante que buscar una solución a los que nos afectas.
Ningunas de estas palabras libran a un padre abusador, aquel que no cumple con la manutención de sus vástagos, obligación que no es solo es económico sino moral para reguardar el futuro de quienes serán los pedestales de la sociedad.
Si usted no puede ver bebida alcohólica e ingiere latas y botellas todas las semanas, entonces usted es una persona alcohólica, eso es una enfermedad, usted necesita asistencia de Alcohólicos Anónimos y punto. No importa si usted es mi padre, mi hermano o mi sobrina, la realidad es que tenemos un problema y la solución a ese problema podría ser el mejor regalo para todos. Nadie puede ser un buen padre ni una buena madre sin la sanidad mental requerida para llevar adelante hijos, hijas y muchas veces a sus padres cuando conviven en el mismo hogar.
¿Y qué pasa al final del día? ¡Una llamada desde Moroco o Afganistán! Posiblemente un regalo cualquiera de un hijo que tiene tal delicadeza. Uno piensa que la actitud y la intención es la que cuesta y la que cuanta. Lo bueno de este asunto es que aquí el que es padre es porque primero fue hijo o hija, así que a otro con el sarcasmo o la hipocresía.
Conozco como la palma de mi mano casos muy peculiares de hijos e hijas amorosos, dedicados en todos los sentidos, buenos hijos y buenos padres. De todo modo y generalizando, ¿qué puedo decir a un padre que no me lo diga a yo mismo? Nadie sabe que esperar de los hijos luego que toman su redil, simplemente ellos son dueños de su vida y deben saber qué hacer con ella.
Para nadie es un secreto que debido a todo el estiércol de este mundo, hay padres que explotan a los hijos y hay hijos también que se aprovechan de los padres, y para eso ellos no está mal un día especial para descargar su conciencia. Para algunos de nosotros eso no funciona, nos gusta las cuentas claras. No es el día el que vale, es la oportunidad. ¿Cuándo tuviste la oportunidad de demostrar con una buena actitud tu amor y no lo hiciste? Quien no recuerda aquella afirmación: ¡Es un tipo mi viejo! Parece un clamor a un hombre acabado frente a un hijo conmovido y tal vez hasta impenitente frente al tiempo irrevertible.
El desequilibrado medio ambiente creado por la campaña comercial mediática ha dejado un producto de padres y madres a destiempo, niñas teniendo niñas, y niños engendrado niños a un alto costo para todos. No hay familia sin algún caso peculiar. Hay estudios que demuestran que las niñas desarrollan senos a edad más temprana que antes por lo que un cambio físico debería conllevar a una concepción sicológica para creer una coherencia entre la concepción social y el comportamiento individual. Esto no siempre está al alcance de un padre de limitadas relaciones en medios más intelectuales. Ser padre o ser madre no es quistión de un día.
El día del padre no pudo nunca existir si no fuera por la indiferencia de tantos durante 364 días del año. Excepto para aquellos que verdaderamente saben hacer de la convivencia una práctica honesta. ¿Cuántos son los padres y las madres que en la ciudad de Nueva York, como en otros lugares del mundo metropolitano viven en la soledad en centros para ancianos, en clínicas y hospitales, luego de que sus hijos carecen del tiempo para una visita oportuna a quien le ofreció no solo la vida si la oportunidad de una carrera acorde con los tiempos?

Nota: este es un escrito general, no alude ni a mí ni a nadie en particular.

Es mejor precaver que tener que lamentar

Estar atento, caminar de prisa, transmitir que vas para algún lado, son ingredientes para evitar ser víctima del crimen callejero. Los ...