martes, 15 de enero de 2019

¿Qué no hay quien lo dude?


-->

Eramis Cruz

No hay diferencia entre una mentira garrafal y un sofisma. No hay dudas, para muchos, creer en Dios les resulta mejor negocio. Otros están destinados a creer por obligación moral, por tradición o por desconocimiento del mundo de las ideas. Siguen los que recorren en silencio un camino lejos del cielo y cercano al infierno, adheridos al símbolo de la cruz, estuvieron muertos antes de nacer, y para borrarles los pecados de sus propios padres, han sido bautizados aún sin saberlo, y luego siguen viviendo hostigados por los sufrimientos terrenales o los avatares del un infierno que arde de cabeza en cabeza de los hombres ingenuos.
No muy lejos, hay una mayoría que no cree en nada porque le resulta mejor que vivir de rodillas, estos son los que esperan el momento crucial para unir fuerza en contra del impostor y pasan de oprimidos a redimidos por la fuerza de su propio proceder. Al contrario de los soñadores esta masa silente guarda en su haber anónimo la semilla que hacer germinar los cambios sociales.

Dios quiso hacerlo todo bien, ¡benditas sean sus buenas intenciones! especialmente porque no tenía a otro dios que lo hiciera mejor que él. Su mejor invento fue la imperfección del hombre, éste usa su imaginación para ver su propio desastre, no tiene salida sin un dios poderoso, si no existe en la realidad, lo inventa usando la ficción para obtener un poder que sobrepase los limites de su ignorancia.
Todos vivimos sujeto a la historia, no importa si esta ha sido mal contada, es parte de la naturaleza del humano indagar en busca de la verdad, porque esta no tiene sentido sin los intereses en conflictos. Sea por Dios o por la razón, la verdad es una fuerza de choque, por eso el poder trata de ocultársela a las masas.

Los imposibles de Dios son los posibles del hombre. Es difícil admitir que a Dios se le olvidara que el diablo no era su único contrincante, sino una serie de vividores que en su nombre inventaron religiones y teologías. Según la leyenda, existe un diablo que se reinventa, que ha vivido bien en todas las épocas, es tan tenaz que se reveló contra el mismo cielo, y fue enviado a la tierra porque aquí vivían muchos desquiciados, desde entonces, él ha tenido mucho éxito. En la actualidad su última vestimenta se llama modelo neoliberal y tiene como pasarela a la gente que produce con su trabajo y consume con su salario hasta lo que es necesario.
Restan los hombres libres y pensadores, sin otra convicción que una verdad que nunca es la misma. Cargan con ellos el peso de la erudición y la praxis de su trabajo, pero son los únicos que saben que el mundo lo dirige el hombre o la mujer que piensa. Son los atrevidos que hacen enunciados desafiantes, dicen que Dios nunca no fue digital sino tridimensional, súper inteligente, tolerante y paciente, sabe que a los pobres hay que llevarlo de espacio.

Da la percepción de que a Dios no parece molestarle la corrupción del poder, y por eso pasó por alto el gobierno de las prostitutas de Vaticano, iniciado por Teodora y Marozia en el centro del mismo centro de la ciudad de San Pedro. Tuvieron papas de marido he hicieron reyes a sus hijos bastardos en el siglo X. ("La influencia de dos prostitutas, Marozia y Teodora, se fundaba en su riqueza y belleza, sus intrigas políticas y amorosas. A los más vigorosos de sus amantes los recompensaban con la mitra romana"(...), apuntó Edward Gibbon, historiador del siglo XIX).

El potencial de la mente humana aún pende por verse, pero no serán posibles los grandes logros, al menos que nos conozcamos nosotros mismos y adoptemos una actitud de ser prácticos y consecuentes con nuestra propia naturaleza, que la vida requiere ser vista como un todo, esencialmente humana. La historia demuestra que lo hombres se liberan juntos o se ven compelidos a vivir condenados. Dios nos ayuda en la misma medida de nuestro compromiso y esfuerzo.
El hombre no tiene mayor y más noble aspiración que lograr que todos sus congéneres puedan vivir con la dignidad que le es proveída por su propia naturaleza y el equilibrio del universo.




==========================


Los Estados Unidos no puede con Venezuela

Eramis Cruz Los Estados Unidos no puede con Venezuela, a pesar de que, según Donald Trump y sus vasallos, Nicolás Ma...